;
AFP

La desestabilización de los océanos y de las zonas heladas del planeta debido al cambio climático tendrá graves efectos para la humanidad, con cientos de millones de desplazados, según el borrador de un informe clave de la ONU obtenido por AFP.

La subida del nivel del mar podría provocar 280 millones de desplazados en el año 2100, si el mundo se calienta 2 ºC respecto a la era preindustrial, según el borrador del informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC). Además, los ciclones podrían convertirse en un fenómeno corriente a partir de 2050 en muchas megaciudades, y entre 30 y 99% de la superficie del permafrost podría derretirse en 2100 al ritmo actual de calentamiento.

De esta forma,  los mismos océanos que contribuyeron a la evolución del ser humano acabarán aportando miseria a escala global si no se reduce la contaminación de CO2 que está dañando el entorno marino.

Los cambios destructivos que están en curso pueden hacer declinar fuertemente las reservas de peces, multiplicar por mil los daños causados por los ciclones (también conocidos como supertormentas) y dejar sin techo a cientos de millones de personas por la subida del nivel del mar, según el informe. 

Le recomendamos: El G20 logra acuerdo marco para reducir desechos plásticos en el mar

En el año 2050, muchas megaciudades situadas a poca altitud y pequeñas islas-naciones experimentarán "eventos extremos" anuales relacionados con el nivel del mar, incluso si se dieran los escenarios más optimistas de reducción de emisiones, según el informe. En 2100, los daños anuales debidos a las inundaciones se multiplicarán en una horquilla de 100 a 1.000.

"Incluso si son 100 o 50 millones, sigue suponiendo un gran problema y mucha miseria humana", según Ben Strauss, presidente de Climate Central, un grupo de investigación de Estados Unidos, que pone de relieve la "inestabilidad política que ya implican los niveles relativamente bajos de migraciones actuales".

Estos son los principales puntos del borrador del informe clave del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático de la ONU sobre océanos y zonas heladas obtenido por la AFP, cuya publicación oficial está prevista para el 25 de septiembre en Mónaco.

¿Qué ha sucedido con los océanos?

El océano absorbió una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por el hombre desde los años 1980 y 90% del calor adicional generado en la atmósfera. Como resultado, este es ahora más caliente, más ácido y menos salado.

Oxígeno: La concentración de oxígeno en el medio marino cayó 2% en 60 años y perderá entre 3 y 4% adicional para 2100 con los niveles actuales de contaminación de CO2.

Le puede interesar: A finales del siglo el color de los océanos no será el mismo

Olas de calor: La frecuencia de las olas de calor marinas como las que devastaron la Gran Barrera de Coral de Australia se duplicó desde los años 1980, así como su intensidad y envergadura. Los corales, de los que dependen 500 millones de personas para alimentarse y protegerse, seguramente no sobrevivirán a un calentamiento de la superficie de 2 ºC respecto a la era preindustrial.

El Niño: Se espera que la frecuencia de este fenómeno climático que puede ser extremo se duplique si no se reducen las emisiones.

Nivel del mar: Comparado con finales del siglo XX, el nivel del mar subirá unos 43 cm para 2100 si el calentamiento se limita a 2 ºC y 84 cm con la tendencia actual (+ 3 o 4 ºC). Los daños anuales causados por las inundaciones se multiplicarán por entre 100 y 1.000 en 2100.

En el siglo XXII, el ritmo de aumento del nivel del mar se multiplicará seguramente por 100, pasando de 3,6 mm anuales hoy en día a "varios centímetros".

Alimentos: La cadena alimenticia de las aguas tropicales poco profundas podría declinar 40% en 2100 debido entre otros fenómenos al calentamiento y a la acidificación.

Adaptación: El aumento del nivel del mar forzará a todas las regiones costeras a adaptarse y las poblaciones más pobres podrían convertirse en refugiados climáticos. Sin adaptación, unos 280 millones de personas se verán desplazadas con un aumento de 2 ºC. Muchas islas-naciones y megaciudades a baja altitud experimentarán ciclones (también conocidos como supertormentas) anuales a partir de 2050.

Pantanos: Estos desaparecerán entre 20 y 90% en 2100, según el aumento del nivel del mar.

¿Qué pasa con la criósfera? 

Casquetes polares: Los casquetes polares de Groenlandia y la Antártida perdieron más de 430.000 millones de toneladas de masa anuales desde 2006, convirtiéndose en la principal causa del aumento del nivel del mar.

Glaciares: El deshielo de los glaciares montañosos continuará y empezará a declinar en 2100. En el mundo, más de 2.000 millones de personas dependen de los glaciares para abastecerse en agua. Los glaciares de baja altitud como en Europa Central, el Norte de Asia o Escandinavia habrán perdido más del 80% de su masa en 2100.

lea también: Si los océanos no existieran la temperatura hoy sería 10 veces mayor Christopher Sabine

Permafrost: Entre 30 y 99% de la capa superficial del permafrost - con una profundidad de unos tres metros -, podría fundirse con el ritmo de contaminación actual, soltando potencialmente una bomba de carbono. 

Metales pesados: Con el deshielo de los glaciares y del permafrost, el agua potable tendrá una mayor presencia de mercurio tóxico y otros contaminantes.

Nieve: Las montañas perderán buena parte de sus capas de nieve, con impactos sobre la agricultura, el aprovisionamiento de energía y el turismo.

Casquetes polares y glaciares montañosos

Por otro lado, el texto señala que los casquetes de Groenlandia y la Antártida perdieron unos 400.000 millones de toneladas anuales de masa en la década hasta 2015, lo que corresponde a un aumento del nivel del mar de 1,2 mm cada año.

Pero los glaciares de las montañas perdieron también 280.000 millones de toneladas de hielo anuales en el mismo periodo, contribuyendo a un aumento suplementario de 0,77 mm al año.

"En el último siglo, el 35% del aumento global del nivel del mar provino del deshielo de los glaciares", indicó a la AFP Anders Levermann, profesor sobre clima del Instituto sobre el Impacto del Cambio Climático de Potsdam. Agregó que el futuro aumento del nivel del mar procedente de este fenómeno no excederá los 30-50 cm puesto que la cantidad de hielo es limitada. 

Le sugerimos: El océano el tercer pulmón de los humanos

En comparación, hay suficiente agua helada en Groenlandia y la Antártida para elevar el nivel del mar hasta varias decenas de metros. Aun así, "la contribución de los glaciares montañosos a la subida del mar es significativa", según Levermann, que no participó en el estudio.

La Tierra contiene unos 200.000 glaciares y sus relativas dimensiones comparadas con los casquetes polares los hacen especialmente vulnerables al alza de las temperaturas.

Su retroceso impactará seguramente en las comunidades del interior de todo el mundo que dependen de esa fuente para proveerse en agua. Por ejemplo, los glaciares de los Himalayas son indispensables para 250 millones de personas que viven en los valles aledaños y además alimentan los ríos de los que dependen otros 1.650 millones para alimentarse, obtener energía y como fuente de ingresos.

Un estudio citado en el informe del IPCC advierte de que los glaciares de las montañas altas de Asia podrían perder más de un tercio de su hielo, incluso si se recortan las emisiones y se limita el calentamiento a 1,5 ºC.

De continuar como ahora, con las energías fósiles alimentando la economía global, se podrían perder dos tercios. "Beber agua será un problema, la agricultura será un problema, y estamos hablando de millones y millones de personas", dijo Harjeet Singh, responsable de clima de la ONG ActionAid.

El resumen del IPCC señala que las áreas centrales y del oeste de los Himalayas ya están haciendo frente a una caída importante del agua para irrigar los cultivos.

Reservas de glaciares

El resumen también alerta de que en las regiones con poco hielo, incluida Europa Central, el Norte de Asia y Escandinavia, los glaciares se reducirán probablemente en un 80% para 2100.

Otro estudio realizado este año por científicos en Suiza advirtió que las emisiones podrían acabar con más del 90% de los glaciares alpinos para fines de siglo. Harry Zekollari, de la Universidad de Tecnología de Delft en Holanda, señaló que la mayoría de la gente no es consciente de hasta qué punto estas estructuras de hielo gigantes son cruciales.

"Un glaciar es una reserva. Un glaciar sano se derretirá en verano y crecerá un poco en invierno. Esto significa que cuando la gente más necesita agua, la obtiene de ahí", dijo a la AFP Zekollari.

Lucha por el agua en el mundo

El derretimiento de los glaciares también tiene otros impactos. Los habitantes de La Paz obtienen hasta 30% del agua de los glaciares andinos durante los meses secos de invierno.

Le puede interesar: Solo el 13 del agua de los océanos permanece virgen

En 2016, la ciudad se secó. "Alrededor de un centenar de barrios estuvieron sin agua durante más de un mes, fue como una película de terror sobre el futuro. La gente luchaba por su agua", dijo a la AFP Marcos Andrade, director del Laboratorio de Física Atmosférica de la Universidad de San Andrés de La Paz.

Además de este claro ejemplo de lo que puede suceder cuando el glaciar deja de ser una fuente de aprovisionamiento de agua, Andrade dijo que el deshielo también es una mala noticia para la agricultura.

"Ahora tenemos más agua de los glaciares porque se están derritiendo" y por lo tanto para los agricultores "la cosa va mejor. Pero una vez el agua llegue a su máximo escaseará y seguramente será algo por lo que habrá enfrentamientos".

El informe del IPCC señaló que el deshielo de los glaciares seguramente seguirá aumentando a corto plazo antes de empezar a declinar a fines de siglo, produciendo más deslaves, avalanchas y agua contaminada.