Desde hace dos años Semana Sostenible en alianza con diferentes organizaciones ha traído la Cumbre de Sostenibilidad. Un espacio para compartir conocimiento y construir en conjunto acciones que en pro del país y del planeta. 

María López Castaño, presidenta del Grupo Semana. Foto: Guillermo Torres

Esta año no fue la excepción. Conmemorando los 200 años del Bicentenario de la Campaña de Independencia llegó al Movistar Arena con invitados nacionales e internacionales que buscaban poner sobre la mesa temas de altísimo interés: crisis climática, ciudades sostenibles, finanzas climáticas, producción y consumo sostenible y economía circular, entre otros. 

Con la intervención de la presidenta del Grupo Semana, María López, se abrió esta jornada. López en una pequeña introducción llamó la atención sobre lo que está sucediendo en el Amazonas brasileño y boliviano, y le cedió su espacio a Francisco von Hildebrand, director de la Fundación Gaia Amazona y a Alexandra Gómez, directora de comunicaciones de WWF Colombia. Ellos hicieron un llamado a la acción frente a los incendios de los que hemos sido testigos. 

“Es mentira que la protección de los recursos naturales va en contra del desarrollo”, dijo von Hildebrand haciendo alusión a lo que sucede en la Amazonia brasileña en donde las políticas gubernamentales han llevado a que se expanda la frontera para el desarrollo de actividades económicas como la agricultura y la ganadería, en detrimento de una región que es clave para la supervivencia de la humanidad. 

Por su parte, Gómez afirmó que más allá de la pérdida de especies lo que está en juego  es la vida de los seres humanos, pues se está acabando el banco de carbono más grande del planeta. 

Lea también: 

Otro de tema clave que hizo parte de la agenda fue el consumo responsable, un punto que nos toca a todos, porque todos somos consumidores. El encargado de ponernos en contexto fue Ignacio Gavilán, director de Sostenibilidad Ambiental del Consumer Goods Forum, quien comenzó su intervención diciendo que el cambio climático se metió en  las vidas de todos y por ello es necesario reaccionar: “los gobiernos, la iglesia y los consumidores. Estos últimos también deben aportar y hacer parte de la revolució”, dijo. 

En su intervención, Gavilán manifestó que son muy altos los volúmenes de comida que se desperdician en el mundo, la cual podría ser aprovechada no solo para alimentar a un número importante de personas, sino para generar energías renovables. “Con lo que se desecha en Colombia se podría alimentar a Bogotá 365 días. Esto genera un alto impacto  ambiental", agregó Gavilán.

El cambio climático, sin duda, se convirtió en el centro de este evento. Ethan Spaner, director internacional de Climate Reality Project y Mathew Boms, director para proyectos en América Latina también de esta organización creada por el ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, llamaron la atención sobre la importancia de tomar acciones en este momento. Es real la crisis, pero hay que hacerle frente con transformación en las energías y en el estilo de vida de cada persona. 

Al respecto, Juan Pablo Bonilla, gerente del Sector de Cambio Climático del BID, indicó que es necesario pensar en los recursos naturales y el desarrollo rural para alcanzar una verdadera sostenibilidad.

La Cumbre de Sostenibilidad contó, además, con la presencia del padrino de la biodiversidad, Thomas  Lovejoy. Un hombre aclamado por los ambientalistas y claro en sus postulaciones. Por ejemplo, llamó la atención sobre la cifra de deforestación en los Parques Naturales, pidiendo que esta sea cero. “Las áreas protegidas deben ser mantenidas", dijo.

Carolina Urrutia en conversación con Thomas Lovejoy. Foto: Esteban Vega 

También le puede interesar: El presidente de Chile defiende a Bolsonaro y dice que no es responsable de la crisis en la Amazonia

Al referirse al tema de la Amazonia, dijo sentirse complacido con el nivel de atención que ha registrado esta problemática, y se mostró confiado en que se va a continuar avanzando para encontrar soluciones. pa este experto, es necesario lograr avances, pues esto no es solo un problema de Brasil, sino que otros países que se ven impactados dado que se afectan los ciclos del agua y el sistema hidrológico.

Lovejoy, por supuesto, hizo referencia a las oportunidades que brinda el Amazonas en materia de biodiversidad. Habló de Perú como un país ejemplo en el tema. Y, finalmente, llamó la atención sobre la necesidad de procesos de cooperación para salvar el planeta. 

Del reciclaje y la economía circular 

Joaquín Caraballo, gerente de Waste2Worth Latam fue el encargado de introducir el tema con una presentación que puso en contexto cómo está el país en temas de rellenos sanitarios, residuos sólidos, manejo de basuras y reciclaje.

Pero, Caraballo no fue el único en hablar del tema. La viceministra de Ambiente, María Claudia García, manifestó que Colombia trabaja en este tema, con el fin de cerrar el ciclo de los procesos productivos y de esta forma lograr la reutilización de productos como el plástico. 

Es que el problema no es menor. Pablo Montoya, jefe de Sostenibilidad del Grupo Éxito, afirmó que muchos de los atributos que le brindó el plástico a la industria en el pasado hoy se convierten en sus principales inconvenientes, por lo que se hace necesario trabajar en el logro de objetivos comunes entre empresas y consumidores, para que estos materiales no terminen afectando al medioambiente.

Por más ciudades sostenibles

El Banco Interamericano de Desarrollo, BID, mandó la parada en este tema. Ramiro López, jefe de operaciones de esta entidad en Colombia mostró como es fundamental pensar en ciudades sostenibles para alcanzar no solo el ODS que tiene que ver con el tema, sino en general para lograr cumplir con la Agenda 2030. 

Foto: Alejandra Orjuela

Así mismo, las empresas hablaron de la necesidad de construir territorios sostenibles de la mano con las comunidades como una forma, también, de viabilizar la operación de sus negocios. El trabajo de la mano con las comunidades es clave, dijo Luis Alejandro Camargo, presidente de ISA Intercolombia, y agregó “si no hay viabilidad de territorios, tampoco hay viabilidad empresarial”.

Vea también: Urbanización y transformación de la naturaleza en 200 años

Por su parte, Astrid Álvarez, presidenta del Grupo de Energía de Bogotá, manifestó que es importante regionalizar los negocios contratando gente de las comunidades y tener una comunicación directa y transparente con sus habitantes.

Finalmente, llegó el Centro de los ODS, CODS, adscrito a la Universidad de los Andes para hablar de los mínimos que se requieren para que una ciudad sea saludable, accesible e inclusiva. Jorge Bonilla, profesor de los Andes dijo que la movilidad es un tema clave para poder hablar de que un territorio es sostenible. “La movilidad, no sólo en términos de lo que aporta salud al impactar o no la calidad del aire, pero también en términos de tiempo. Una persona que gasta grandes periodos de tiempo para desplazarse no tiene bienestar”, afirmó.

Por su parte, Germán Andrade, profesor y experto ambientalista habló de Bogotá y de la falta de planificación en la capital del país. “La complejidad política de Bogotá la ha dejado sin plan de ordenamiento territorial”, afirmó.  Un gran reto para los nuevos mandatarios. 

La Bogotá de los próximos cuatro años

La Cumbre cerró con broche de oro. Los candidatos a la alcaldía de Bogotá Claudia López, Carlos Fernando Galán, Miguel Uribe y Hollman Morris plantearon sus propuestas para la capital del país en materia de sostenibilidad: calidad del aire, movilidad, la Reserva van der Hammen, residuos y reciclaje y su legado.

María Jimena Duzán, Miguel Uribe, Claudia López, Carlos Fernado Galán y Hollman Morris. Foto: Esteban Vega

La discusión arrancó con calidad del aire. Frente a esta pregunta, el candidato Miguel Uribe planteó la siembra de un millón de árboles, cambiar la flota del SIPT y estimular la movilidad eléctrica particular.

Por su parte, Claudia López, mostró un mapa y habló de la conectividad ecológica. La importancia de preservar los páramos para mantener una buena calidad del aire. Asimismo, hizo énfasis en la necesidad del metro y su extensión en toda la ciudad. 

Carlos Fernando Galán se refirió a la necesidad de migrar hacia una movilidad sostenible de forma progresiva. “Eso no se logra de la noche a la mañana”, afirmó. Dijo que un buen aire en Bogotá depende también de desincentivar el uso de los vehículos particulares y fortalecer el transporte público cada vez menos contaminante. 

Hollman Morris le apuesta al metro subterráneo, de hecho es el legado que espera dejarle a los bogotanos. 

Y fue el tema de la Reserva van der Hammen el que prendió la discusión. Urabanizarla, preservarla, reforestarla, mantener su conectividad fueron propuestas que salieron a la luz. 

Frente al tema de residuos y rellenos de cara a una apuesta por una economía circular, salió a flote la necesidad de claudicar el relleno sanitario de Doña Juana. Todos coincidieron en incentivar la cultura ciudadana del buen manejo de los residuos en los hogares. 

Y finalmente, en el legado que cada uno de ellos le dejaría a Bogotá, Morris insistió en el metro subterráneo,  López en el elevado y en el cumpliento de todos los ODS en la ciudad, así como que en 2030 haya un metro y un tren de cercanías que le den calidad de vida a los bogotanos. 

Galán quiere ser el alcalde que acabe con la polarización. El alcalde que le devuelva la ciudad a los bogotanos, y se convierta en la capital mundial en el uso de la bicicleta.

Finalmente, Uribe quiere que la Candelaria sea la localidad que cumpla con los 17 ODS, además descontaminar el río Bogotá al cien por ciento. 

Otro tema que fue muy debatido fue el Plan de Ordenamiento Territorial, clave para lograr que Bogotá sea la capital de la sostenibilidad.