Más de 700.000 hectáreas fueron deforestadas en la Amazonia brasileña entre enero y septiembre, una cifra alarmante a pesar de ser un 10 por ciento inferior a la registrada en el mismo período de 2019.

Los datos oficiales del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) revelan que en septiembre se talaron 96.400 hectáreas, un 34 por ciento menos que en septiembre del año pasado, cuando la deforestación superó las 145.000 hectáreas.

El nivel de deforestación en los nueve primeros meses del año se ubicó igualmente por debajo de las 787.000 hectáreas registradas en el mismo período de un año atrás. Gran parte de lo que sucede con la amazonia, sus talas y sus quemas se le atribuyen a las políticas del presidente Jair Bolsonaro, un escéptico del cambio climático que de manera permanente abre la posibilidad a que la selva amazónica sea expuesta a actividades mineras y agropecuarias.

Los focos de incendios han sido frecuentes en la Amazonia brasileña. Foto: Greenpeace

Pero la superficie talada en los primeros nueve meses de 2020 ya supera el total registrado en los años previos: 495.000 hectáreas en 2018, 355.000 hectáreas en 2017, 603.000 en 2016 y 219.000 en el año 2015. 

Cifras muy altas

"Las cifras de deforestación siguen siendo altas e inaceptables. En septiembre, una superficie equivalente a dos canchas de fútbol fue talada, por minuto, de forma ilegal", advirtió Marcio Astrini, secretario ejecutivo de la ONG Observatorio do Clima. 

Aunque las cifras de la deforestación son inferiores a las de 2019, la cantidad de incendios en la Amazonia aumentó 61 por ciento en septiembre en relación al mismo mes del año pasado, con 32.017 focos identificados por los satélites del INPE. 

En los primeros nueve meses del año, se registraron 76.030 focos, frente a los 66.749 entre enero y septiembre de 2019, un aumento de 14 por ciento. 

Le sugerimos: ¿Qué es Pantanal y cuál es su importancia para el planeta?

Al sur de la Amazonia, en el Pantanal -un gigantesco humedal rico en biodiversidad-, los incendios batieron todos los récords: con 8.106 focos, septiembre fue por lejos el peor me desde que el INPE inició la serie estadística, en 1998. 

La apertura de carreteras es frecuente en las Amazonia de Brasil. Foto: AFP

El récord anual, que databa de 2005 (12.536 focos) fue más que superado en los últimos nueve meses, con 18.259 focos de incendio desde enero. 

Contrariando las críticas de ambientalistas y especialistas, el gobierno afirma que no ha fallado en su política de combate a los incendios, que atribuye a la fuerte sequía que afecta a ambas regiones. 

La importancia de Pantanal

La biodiversidad y riqueza ecológica de Pantanal es incalculable, pero las llamas están acabando con vastas áreas. Reconocido como Reserva de la Biósfera por la Unesco y santuario de una rica fauna nativa, este humedal posee una extensión superior a 170.500 kilómetros cuadrados, según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Este ecosistema cubre áreas en Brasil, Paraguay y Bolivia. Aproximadamente el 62 por ciento del mismo está en el centro-oeste de Brasil, en los estados de Mato Grosso y Mato Grosso do Sul. En Paraguay hay un 20 por ciento y en Bolivia el restante 18 por ciento, en la región conocida como el Chaco.

Incendios han consumido miles de hectáreas en el Pantanal. Foto: AP

Le recomendamos: 7 impactantes imágenes de los incendios en el humedal más grande de Sudamérica

Según WWF, el Pantanal alberga 656 especies de aves, 159 de mamíferos, 325 especies de peces, 98 de reptiles, 53 de anfibios y más de 3.500 de plantas. Muchas especies amenazadas en otras regiones de Brasil se hallan en número considerable en el Pantanal, como el pájaro gigante jabirú, también llamado tuyuyu.

Datos de la organización WWF Brasil indican que el Pantanal representa alrededor del 3 por ciento de los humedales de todo el mundo y ha sido uno de los menos alterados. Sin embargo, este año esta situación ha variado por cuenta de los incontrolables incendios.

*Con información de AFP