Con una tasa creciente de 178.000 hectáreas deforestadas en 2016 y 220.000 hectáreas en el último año, de acuerdo con cifras del Ideam, el país ambiental urge frenar este flagelo que se concentró en la Amazonía y que, según información del minambiente saliente, Luis Gilberto Murillo, tiene que ver con mafias, que mueven grandes capitales y que están interesadas en apropiarse de la tierra en esa zona.

En contexto: América Latina es una de las tres regiones del mundo donde sigue la deforestación: FAO

Carlos Castaño Uribe, actual Director Científico de la Fundación Herencia Ambiental Caribe, quien fue director de Parques Nacionales Naturales por varios lustros, dijo que “se están llevando por delante la Amazonía” y que si hay un reto prioritario para Lozano es frenar la deforestación. “No es un tema de colonos. Estamos ante manos oscuras con capitales muy fuertes. El cambio ha sido dramático, especialmente en la Macarena. La deforestación acaba con el agua, la biodiversidad, la cultura milenaria de nuestro país… Son demasiados factores al tiempo”, dijo el experto.

Coincide con el tema Ángela Andrade, Presidenta de la Comisión de Manejo Ecosistémico de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), también vinculada desde hace varios años a Conservación Internacional. “Sin duda, el principal y más duro reto que le espera al nuevo Minambiente es el de frenar la deforestación”.

Entre las prioridades que la experta observa está también la articulación de la política ambiental con lo sectorial asociado al Cambio Climático y a la conservación de la biodiversidad.

Puede leer: Posconflicto en Parques: recuperar lo que nunca fue nuestro

Un reto adicional para Andrade es el de lograr la sostenibilidad de las ciudades frente al Cambio Climático. De otro lado y en materia de gestión, la experta cree que el nuevo Minambiente debe fortalecer la gestión de los institutos de investigación del sector ambiental.

Hernando García, Subdirector Científico del Instituto Alexander von Humboldt, piensa, de una parte, que se requiere fortalecer la institucionalidad ambiental en el país: “algo muy útil para el gobierno entrante”, y que el freno a la deforestación y al avance de los cultivos ilícitos debe darse en un contexto en el que el país logre trabajar en economías que permitan hacer posible vivir de los bosques de manera sostenible.

Para la directora de la Fundación Natura, Elsa Matilde Escobar, entidad que está cumpliendo 35 años al servicio del tema en el país, el nuevo Minambiente tiene la capacidad para lograr la participación de todos los actores posibles a la hora de frenar la deforestación.

Le sugerimos: El bosque o la comida: el dilema de los campesinos del Yarí

“Conocimiento local, experiencia de las instituciones, empresas y organizaciones… es el momento en el que todos debemos aportar a un tema tan crítico como la deforestación”, dice Escobar quien agrega que urge fortalecer estrategias complementarias de conservación, especialmente las experiencias de las regiones.

Seis puntos clave

Sandra Valenzuela, Directora de Planeación y Financiamiento de la World Wildlife Found (WWF) Colombia, opina que, además de la deforestación, los retos del nuevo ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible se pueden resumir en seis puntos:

1. Promover mecanismos financieros públicos y privados para fortalecer el Sistema Nacional Ambiental (Sina), en particular para el caso del Sistema de Áreas Protegidas. Esto es, impulsar proyectos como Herencia Colombia como un mecanismo a largo plazo, el cual será incorporado en el reporte voluntario de país de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en Nueva York, el día de mañana.

2. Lograr que el desarrollo económico de bajo carbono incluya la dimensión intersectorial, la gobernanza incluyente y la resiliencia al Cambio Climático, involucrando actores públicos y privados de manera activa.

3. Promover la agenda de energías renovables incluyendo transporte urbano menos contaminante y promover la interconexión de áreas no conectadas con infraestructura de bajo impacto.

Puede interesarle: La paradoja de la paz: cuatro historias de destrucción ambiental tras el acuerdo con las Farc

4. Generar y desarrollar una estrategia de consumo y post consumo responsable logrando la reducción de desechos y desperdicios de comida.

5. Fortalecer la agenda de manejo ecosistémico integrando los países fronterizos tanto a nivel terrestre como marino y acuático, integrando variables de Cambio Climático.

6. Preparar las negociaciones post 2020 tanto para Cambio Climático como para la nueva agenda de biodiversidad integrando la dimensión de la agenda de los ODS promoviendo el rol de Colombia en dichas negociaciones.