Con esta herramienta de visualización de datos los gobiernos, empresas e investigadores tendrán una mayor cantidad de información que podrá ser aprovechada a la hora de tomar decisiones que busquen conservar estas especies y sus hábitats.

La plataforma ‘Delfines de río’ es el resultado de 20 años de trabajo científico en seis países -Colombia, Brasil, Venezuela, Perú y Bolivia-, enfocado a la conservación. Contiene un storymap con información clave sobre el tamaño de las poblaciones actuales, datos específicos sobre la genética de cada especie y las amenazas que enfrentan en las diferentes regiones en donde viven. La plataforma es parte del trabajo de cooperación internacional llamada Iniciativa de Delfines de Río de Suramérica (Sardi, por sus siglas en inglés)

Le puede interesar: ¿Qué está pasando con las toninas en Arauca?

“Uno de los puntos que sobresalen a partir de esta recopilación, es que es vital asegurar la buena calidad de los ríos y el equilibrio de las poblaciones de peces, no solo para los delfines, sino para los casi 34 millones de habitantes que ahora viven en la Amazonia”, destacó Marcelo Oliviera, especialista en conservación de WWF-Brasil y coordinador de Sardi.

Por su parte, Mariana Paschoalini, Ph.D. en Ecología e investigadora del Instituto Aqualieen Brasil e integrante de Sardi, explica que la información está organizada en mapas con varias capas que permiten visualizar diferentes variables y agrega que: “Cuando las capas se mezclan, vemos por ejemplo que, en las áreas protegidas persisten las presiones. En ellas vemos que los delfines son utilizados para la pesca del pez mota. Además, podemos hacer seguimiento a las poblaciones afectadas por la contaminación con mercurio. Esto es importante porque la salud de los ecosistemas refleja nuestra salud. Si el delfín rosado tiene mercurio en su organismo, tanto el ecosistema como las comunidades locales están en peligro. Incluso, en las ciudades, donde se consume pescado proveniente de estos lugares”

Le puede interesar: En video: Así se produjo rescate de deflín rosado en Arauca

La plataforma revela las principales presiones para los cetáceos de agua dulce como las represas hidroeléctricas, que interrumpen la conectividad de los ríos y causan aislamientos entre sus poblaciones; la contaminación del río con mercurio, producto de la minería ilegal; y el conflicto con actividades pesqueras como la captura incidental y la pesca de mota (Calophysus macropterus), que utiliza carne de delfines como carnada y fue objeto del documental ‘Río abajo’.

La plataforma revela las principales presiones para los cetáceos de agua dulce. Foto: Fundación Omacha.

Resultados de dos décadas de investigación

Durante 20 años varios grupos de investigación realizaron 42 estimaciones de poblaciones en 47.000 kilómetros de cursos de agua en la Amazonia y Orinoco, en expediciones realizadas por las cuencas de los ríos Amazonas y Tocantins-Araguaia (Brasil); y Orinoco en Colombia y Venezuela.

“La herramienta permite visualizar nuestro conocimiento y vacíos de  nuestras poblaciones de delfines de río, y a nivel regional, nos permite concertar mejor las soluciones para disminuir sus amenazas. Además, es una muestra del trabajo conjunto que se requiere para garantizar la supervivencia de estas especies y la salud de sus hábitats en las cuencas de Amazonas y Orinoco”, argumentó Saulo Usma, especialista en agua dulce en WWF Colombia.

Le sugerimos: Trancón de delfines rosados por bajo caudal de ríos dela Orinoquia

Aunque la información recopilada en la plataforma está bajo análisis de los científicos, se conoce que las poblaciones de delfines de río varían de acuerdo al lugar que se estudie. Algunos conteos de especies, por ejemplo, determinaron que había 7.000 delfines de río en Amazonas y 9.000 tucuxi en el río Purús, según la evaluación de 2012. Mientras que en el río Caquetá se registraron 240 delfines rosados y 70 tucuxi en una evaluación de 2015. Los científicos continuarán haciendo seguimiento para determinar  si estas poblaciones aumentan, se mantienen o disminuyen y así mejorar las estrategias de conservación.

“Es muy grato que un gran grupo de científicios haya decidio compartir sus datos, para configurar este escenario sobre la situación de la conservación y los delfines de América del Sur. Nuestro obejtivo es que las personas, empresas y gobiernos comprendan qué problemas enfrentan las especies y qué debemos abordar para asegurar su conservación”, dijo Miriam Marmontel, investigadora del Instituto Mamirauá e integrante de Sardi.

Sardi es  la Iniciativa de Delfines de Río de Suramérica es una cooperación creada en 2017 que reúne a científicos e instituciones de seis países para el desarrollo de acciones de conservación de delfines en América del Sur.

Las siguientes organizaciones forman parte de SARDI: Faunagua de Bolivia; Fundación Omacha de Colombia; Prodelphinus y Solinia de Perú; el Instituto Mamirauá y el Instituto Aqualie, de Brasil. WWF participa en esta iniciativa a través de sus oficinas en Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.