La Secretaría de Ambiente, junto a la Dirección de Protección y Servicios Especiales de la Policía Nacional y la Policía Ambiental y Ecológica de Bogotá recuperaron cinco ranas venenosas que iban a ser comercializadas de manera ilegal en la capital.

Estas ranas pretendian ser comercializadas en Bogotá. Foto: Sec. Ambiente Bogotá

Adicionalmente, dos ranas arlequín (Oophaga histrionica) y tres ranas dardo (Oopaga sylvatica) fueron incautadas esta semana en Bogotá cuando pretendían ser comercializadas. Estas dos especies se encuentran catalogadas en peligro crítico (CR) de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Es importante recalcar que estos anfibios recuperados solo tienen distribución en el Chocó biogeográfico, zona del Valle del Cauca, y en Ecuador.

Durante la última semana lograron recuperar cinco ranas venenosas que iban a ser comercializadas de manera ilegal en la capital. Foto: Sec. Ambiente Bogotá

Los animales fueron llevados al Centro de Atención de Fauna donde se les prestan los cuidados necesarios para posteriormente regresarlos a su hábitat natural.

Puede leer: Un campesino de Choachí destinó su finca para proteger a la rana arlequín

De otra parte, este sábado fueron liberados en el Aula Ambiental Soratama, en el norte de Bogotá, dos búhos rayados que permanecieron por más de 10 meses en el Centro de Fauna Silvestre del Distrito mientras salían de sus respectivos procesos de recuperación y rehabilitación.

Una de las aves, de edad adulta, ingresó al Centro de Fauna en junio del año pasado con graves heridas en su ojo derecho. Luego de atenderla fue trasladada al Instituto de Protección y Bienestar Animal para su rehabilitación.

La otra ave también ingresó el año pasado. Era muy joven y necesitaba aprender a cazar. En este proceso estuvo junto a la lechuza mayor. Los dos animales superaron la rehabilitación y regresaron a la libertad este sábado en Bogotá.

Pero no todas las historias tienen final feliz. De hecho, un porcentaje importante de los animales que son rescatados del tráfico ilegal bien porque los capturan muy pequeños o bien por el daño que se les hace, difícilmente pueden volver a la libertad. Entonces deben pasar el resto de sus día en zoológicos, reservas o centro de atención.

Ojo con los perros sueltos 

Actualmente, por el confinamiento, muchas especies animales se han acercado a los centros urbanos donde hay baja presencia de humanos. Por esta razón la Administración Distrital hizo un llamado a la comunidad con el fin de que protejan y conserven la fauna silvestre en esta época de cuarentena.

La última semana, de hecho, fue recuperada una paca de montaña que al parecer fue atacada por unos caninos en el norte de la ciudad, cerca de los cerros orientales donde es muy frecuente la presencia de fauna silvestre.

Esta especie, que es típica de la región andina, presenta hábitos nocturnos y cumple una función ecológica como la dispersión de semillas de varias plantas en las montañas de la ciudad. El especimen se encuentra amenazado por la fragmentación de los paisajes y la cacería.

La semana pasada fue recuperada una paca de montaña que al parecer fue atacada por unos caninos en el norte de la ciudad. Foto: Sec. Ambiente Bogotá

Así mismo la Secretaría de Ambiente invitó a todos los ciudadanos para que no dejen sueltos los perros y controlen sus salidas ya que estos pueden representar un riesgo para aves y especímenes silvestres, especialmente en las zonas cercanas a los cerros de la ciudad.

Cualquier riesgo o amenaza para los animales silvestres puede reportarse a los teléfonos 3174276828, 3188277733, 3183651787, o 3187125560. Un equipo técnico de la Secretaría de Ambiente está disponible en esas líneas para atender cualquier emergencia.