En momentos de cuarentena a causa de la covid-19, el uso de las redes sociales se intensificó y pareciera que todo lo relevante gira en ellas: lo comercial, lo empresarial, lo político, lo cultural, lo periodístico e incluso lo académico. En el mundo medioambiental las redes son una herramienta poderosa que permite denunciar daños ambientales, mostrar la biodiversidad del planeta,  divulgar esfuerzos regionales, conectar diferentes colectivos e iniciativas ambientales, realizar conferencias sobre diversas temáticas e incluso visibilizar a los líderes de las zonas más apartadas del país. 

Sin embargo, algunos creen que también que son canales donde se mueve mucha información falsa o que solo se buscan clics. SEMANA SOSTENIBLE consultó a diferentes expertos acerca de si las redes sociales importantes para proteger el medioambiente y podrían ser usadas como una herramienta que aporte a la solución de los problemas ambientales del país. Esto es lo que piensan.

“Requieren pedagogía y paciencia”

Brigitte Baptiste
Rectora de la EAN

“Las redes sociales son muy importantes para la defensa del medio ambiente, pero todavía una gran proporción de su contenido son noticias falsas, propaganda interesada o afirmaciones gratuitas y carentes de fundamento. Aún así, la libertad de expresión y la circulación de opiniones e información son el punto de partida de un proceso de maduración que requiere pedagogía y paciencia, como en cualquier medio de comunicación masivo. La curaduría y el establecimiento de códigos de ética, buenas prácticas y otros mecanismos que den lineamiento a los participantes es esencial, así como la formación de audiencias para cada una de ellas. Para empezar, habría que insistir en que nunca serán aceptables la censura ni otras restricciones, salvo que inciten directamente a la violencia o utilicen agresiones verbales directas contra una persona o institución”.

“Son expresión de participación civil”


Rodrigo Botero
Director Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible

“Las redes han permitido un acceso amplio a diferentes fuentes de información que, dependiendo de su rigor, precisión y profundidad, permiten conocer diferentes visiones y problemáticas ambientales, que sirven para confrontar las informaciones gubernamentales, empresariales y comunitarias. El público en general se puede formar una idea de las diferentes tendencias y formas de interpretación. En esencia, es un fenómeno de democratización del acceso a la información lo cual es vital en cualquier democracia que se quiera fortalecer. Ayudan al seguimiento y monitoreo de la gestión pública y a que los procesos de transparencia, rendición de cuentas y seguimiento público, sean participativos, mejorando los estándares de gestión de las instituciones públicas”.

“Facilitan veedurías ciudadanas”


Ernesto Guhl Nannetti
Ex Viceministro de Ambiente

"La gran facilidad de acceso y amplia cobertura de las redes sociales las convierte en un poderoso instrumento para contribuir a una mejor comprensión y cuidado del medioambiente, compartir información y formar grupos de interés en temas específicos. Sirven para educar y crear sensibilidad hacia el medioambiente, cómo cuidarlo y usar sosteniblemente sus componentes. También facilitan las veedurías ciudadanas y la organización social para el control y seguimiento de los planes de las instituciones y lograr una mayor y más ilustrada participación pública en la gestión ambiental y en la defensa de los derechos sociales y son un mecanismo de alerta ante riesgos y peligros.  También pueden servir para la recreación y apreciar la belleza de la naturaleza. Pero naturalmente su maravilloso potencial requiere un uso responsable y buen criterio para prevenir las informaciones falsas o malintencionadas, que afecten su credibilidad y su eficacia".



“Afianzan el debate pero…”

Ángela Andrade
Presidenta de la Comisión de Manejo Ecosistémico. UICN

“Durante la actual pandemia las redes sociales han cumplido un rol importante, tanto a nivel global como local, al facilitar la comunicación y la interacción entre personas con intereses comunes, que habitan en diferentes territorios. Sin duda, han contribuido en afianzar y debatir de forma eficiente, temas ambientales de actualidad y alta relevancia para el futuro de comunidades y la sociedad en general. Sin embargo, cada vez es más recurrente poner a competir narrativas que reflejan intereses sociales y políticos y no necesariamente para difundir y analizar la evidencia científica y el conocimiento de la realidad. Esta situación ha llevado a la manipulación de la información, la selección y descontextualización de datos ambientales, la creación y difusión de noticias falsas, contribuyendo a la polarización y desconociendo el valor de la investigación científica ambiental y el conocimiento ancestral de comunidades locales y grupos indígenas. Esto reduce la confianza en las instituciones que generan conocimiento y en muchos casos lleva al ciudadano a distraerse, formarse una opinión desinformada y a obstaculizar la toma de decisiones basadas en la evidencia”.

“Visibilizan la complejidad de Colombia”


Sandra Vilardy
Directora de Parques Cómo Vamos

“Sin dudas las redes sociales tienen un papel muy importante en un país tan heterogéneo como el nuestro, en donde la posibilidad de hacer gestión, control y vigilancia ha sido un reto para las instituciones públicas. La ciudadanía ha podido empoderarse de la visibilidad que dan las redes sociales. Eso tiene, como todos sabemos, cosas muy buenas y también tiene cosas que no son tan deseables como las fake news y la simplicidad de algunos temas. En pandemia han visibilizado, por ejemplo, los incendios en muchas partes del país y han mostrado cómo la biodiversidad ha vuelto a zonas en las que no era tan frecuente ver especies y sin duda alguna han sido un escenario muy importante para poder reencontrarnos entre todos y debatir sobre temas fundamentales. Han servido para escuchar a los actores que normalmente no son tan escuchados. Tenemos que mejorar algunos ejercicios de gobernanza, pero las redes sociales están ahí, llegaron para quedarse, para fortalecer las voces y la visibilidad de un país tan complejo para Colombia”.

“Prefieren la digitación a la acción”

Camilo Prieto
Movimiento Ambientalista Colombiano

"Las redes sociales liberan los gritos desesperados de las comunidades olvidadas y pueden contribuir a darle visibilidad a los conflictos ambientales y a promover la solidaridad, o también pueden ser una suerte de vitrinas para darle alas a nuestro narcicismo. Las interacciones facilitan la circulación de oleadas robustas de indignación  frente a las noticias ambientales que aglutinan con facilidad, empero, el oleaje muchas veces se traduce en sacudidas volubles y fugaces que pocas veces son capaces de prescribir un cambio sobre los patrones de consumo masivo cotidiano. En la mayoría de los casos el pathos de la  indignación queda en nada porque el usuario de redes sociales prefiere la digitación a la acción. Hay espacio para las trincheras digitales desde donde los atacantes anónimos lanzan proyectiles sin hacerse responsables de sus efectos. Los  líderes ambientales, las  instituciones, las empresas y las comunidades pueden ser blanco de linchamientos que no requieren el peso de la evidencia para encender las hogueras. Es muy claro que  poder del big data consigue superioridad ante el Gran Hermano, debido a que tiene una memoria más potente que Ireneo Funes y nunca olvida".



“Redes, claves para la conservación”

Esteban Payán Garrido

Director Regional para América del Sur Panthera

“Las redes sociales son claves para la divulgación de la importancia de conservar las especies de animales, pues llegan a mucha gente. Hoy en día la construcción de la opinión y los sentimientos hacia causas particulares de la personas se hacen, en gran parte, a partir de mensajes y videos cortos en redes. Esto es un reto especialmente serio para mensajes complejos y temas que no son en blanco y negro. No obstante, es necesario trabajar con las redes para mantener nuestros mensajes actualizados, comunicar nuestras acciones y permanecer a la vanguardia de la conservación de los grandes gatos salvajes”.

“Claves para apropiación de temas ambientales”

Fernando Trujillo
Director Científico Fundación Omacha

“Las redes sociales en el tema ambiental han sido de gran importancia para denunciar múltiples amenazas y situaciones con especies y ecosistemas estratégicos. Sin embargo, en ocasiones se hacen señalamientos apresurados o se reenvían mensajes sin corroborar su veracidad y se generan sentimientos reactivos que no siempre son los mejores, porque los temas se desgastan en la opinión pública y se pierde la capacidad de direccionar acciones asertivas y de involucrar a los actores adecuados. 

Son fundamentales para generar procesos de apropiación social de los temas ambientales, y deben orientarse a poner a disposición información seria y con sustento. Igualmente deben invitar a la consolidación de la ciencia ciudadana y convertirse en una herramienta que genere información útil sobre biodiversidad y amenazas”.

“Clave para la defensa de los humedales”

María Fernanda Rojas

Concejal de Bogotá por el Partido Verde

Sí, sí son entendidas y utilizadas como medio de democratización de la información que permite la manifestación de las ideas, opiniones y acciones de grupo por un bien comunitario, ambiental y social. A través de las redes sociales, se puede evidenciar situaciones que afectan el ambiente, llamar la atención, presionar, unir a personas de distantes partes del mundo y ejecutar movimientos, estudios y acciones con la academia, los gobiernos y las organizaciones civiles, que unidos pueden proteger y brindar herramientas para solucionar problemáticas ambientales. La posibilidad de estar “conectados” con el mundo permite que la información llegue más rápido. A un clic, se puede alertar a las autoridades, denunciar y divulgar un caso que debe ser atendido de inmediato o juntar esfuerzos en torno a problemáticas universales como la necesidad de un consumo responsable o la transición hacia energías limpias. En Bogotá han sido una herramienta clave en la defensa de los humedales, de los árboles y del sistema hídrico”.

“Temas ambientales ahora ocupan agenda pública”

Mary Lou Higgins 

Directora de WWF Colombia

Definitivamente. Las nuevas tecnologías de la comunicación han demostrado ser una herramienta muy poderosa e indispensable para generar información, propiciar conversaciones, movilizar, vincular nuevos actores -especialmente los jóvenes- y crear cooperación y comunidad.  Los canales digitales nos han permitido ocupar un lugar importante en la agenda pública con temas ambientales que están permeando el debate público con información y argumentos. Desde WWF reconocemos su importancia para informar y movilizar  a un enorme número de personas y llegar a nuevas audiencias, a jóvenes no informados o cautivos por la causa ambiental. Hay un público enorme al que sí llegan otros creadores de contenido y que son más que “influenciadores”. Su creatividad, carisma y manejo de los temas transforman la forma de contar y crear audiencias, y pueden ser una forma eficaz de mediar la información ambiental de manera ágil, impactante y motivadora.  

Las dinámicas de las redes sociales también implican enormes desafíos.  Estamos frente a discusiones mucho más abiertas, horizontales e inmediatas, pero también frente a mares de información falsa, fuera de contexto o tendenciosa y muchas veces los temas corren el riesgo de desdibujarse. Otro desafío es la conectividad de todos los territorios. Aunque en Colombia la penetración de las redes sociales es casi del 70%, muchas regiones aún se encuentran desconectadas”. 

“Tienen especial connotación ambiental”


César Jérez
Presidente de Frutos de Paz


Durante la pandemia, en el contexto de la crisis económica y climática, las redes sociales han demostrado ser un poderoso instrumento de información y comunicación. En Colombia, ante la pérdida de credibilidad en los medios centrales escritos, de radio y TV, por ser monopólicos y representar intereses económicos y políticos, se ha desatado toda una respuesta ciudadana en redes sociales y aplicaciones de mensajería, a través de los cuales nos enteramos casi en tiempo real de los acontecimientos muchas veces censurados o tergiversados en grandes medios de comunicación. Este hecho innegable tiene una especial connotación en los temas ambientales, a través de redes sabemos a diario de la gravedad de la magnitud de la deforestación, de los impactos de la ganadería extensiva, de la agroindustria, de las fumigaciones con glifosato,  de las hidroeléctricas, de la minería y de la explotación petrolera en nuestra naturaleza. Debates y encuestas ciudadanas en internet y aplicaciones sensibilizan y crean una nueva conciencia y ética del cuidado de la casa común. El reto es cualificar esta información de a pie y hacerla eficaz en la solución de los problemas ambientales, una solución que está en muchas agendas y que parte de la misma gente ¿Qué tal en Colombia una red ciudadana de cuidado ambiental basada y organizada en las redes sociales? ¡Magnífico!”