De continuar la tendencia en el calentamiento global como hasta ahora, todos y cada uno los arrecifes de coral del planeta podrían blanquearse antes de que finalice el presente siglo.

Así lo advirtió el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), organismo que enfatizó que de no reducirse de forma inmediata las emisiones de gases de efecto invernadero, las condiciones de estos ecosistemas pueden cambiar de manera significativa, una situación de es altamente preocupante, pues son grandes indicadores del impacto del cambio climático en los océanos, además de generar el amimento para millones de personas en el mundo.

La advertencia la hizo la responsable de la división Marina y de Agua Dulce del organismo de la ONU, Leticia Carvalho, al afirmar que la inacción provocará la desaparición de los arrecifes de corales.

"Antes de que sea demasiado tarde, la humanidad debe actuar con urgencia, ambición e innovación basadas en evidencias científicas a fin de modificar la trayectoria de este ecosistema, que es el equivalente del canario en la mina de carbón sobre el impacto climático en los océanos”, explicó.

Arrecifes de coral en San Andrés. Foto: Juan Pablo Caldas/Ministerio de Ambiente

La importancia de estos arrecifes no deja lugar a duda: alimentan a una amplia variedad de especies marinas, protegen las costas de la erosión de las olas y las tormentas, absorben nitrógeno y carbono, y ayudan a reciclar los nutrientes. 

Según la Agencia de Noticias de la ONU, la pérdida de estos ecosistemas no solo tendría consecuencias devastadoras para la vida marina, sino también para más de 1.000 millones de personas en todo el mundo que se benefician directa o indirectamente de ellos.

¿Qué es el blanqueo de corales?

Las altas temperaturas oceánicas son uno de los principales desencadenantes del blanqueo de los corales. Cuando las aguas se calientan demasiado, los corales liberan su fuente de energía de algas y se vuelven blancos. Los corales pueden recuperarse del blanqueamiento si las condiciones mejoran.

Sin embargo, el calentamiento progresivo puede debilitar los arrecifes más allá de toda reparación. El último episodio de blanqueo global comenzó en 2014 y se extendió hasta 2017. Se propagó por los océanos Pacífico, Índico y Atlántico, y fue el más prolongado, generalizado y destructivo que se haya registrado.

Santuario de Flora y Fauna Malpelo, en el Pacífico colombiano. Foto: Parques Nacionales Naturales

El informe del organismo de la ONU, explica los vínculos entre el blanqueo de los corales y el cambio climático y formula dos posibles escenarios: el peor muestra los efectos de una economía mundial impulsada mayoritariamente por los combustibles fósiles y uno intermedio que formula la hipótesis de que los países superan sus compromisos actuales de limitar las emisiones de carbono en un 50%.

Le recomendamos: Arrecifes coralinos de Providencia, gravemente afectados por el paso de Iota 

En el primer caso, el estudio prevé que todos los arrecifes del mundo se blanquearán para finales de siglo, y que se producirá un blanqueo anual grave hacia 2034, nueve años antes de las predicciones publicadas hace tres años.

De producirse el primer supuesto supondría un punto de no retorno para los arrecifes afectando su capacidad de prestar una amplia gama de servicios de los ecosistemas más allá de los ya mencionados, como la consecución de medicinas y las oportunidades de recreación, advierte el informe.

“Es crucial que los arrecifes sostengan alrededor del 25% de todas las especies marinas de las que dependen por lo menos 1.000 millones de personas”, indica el informe.

En el caso de que los países alcancen la “situación intermedia” el blanqueamiento severo se retrasará once años, hasta 2045.

Ante estas estimaciones pesimistas, el autor principal del informe, el investigador de corales de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de América, Ruben van Hooidonk, afirmó que "lo triste es que las proyecciones son aún más nefastas que antes".

Gran Barrera de Coral, en Australia. 

Si bien los corales han existido durante cientos de millones de años y se han adaptado al cambio climático, no sabemos exactamente cómo se aclimatan a los cambios de temperatura. El informe examina la posibilidad de que estas adaptaciones se produzcan entre los 0,25°C y los 2°C de aumento de las temperaturas medias.

Le sugerimos: Buscan 500 millones de dólares para salvar los arrecifes de coral

También revela que por cada cuarto de grado de proceso de adaptación conlleva un posible retraso de siete años en el blanqueo anual previsto: esto significa que los corales podrían beneficiarse de un periodo de gracia de 30 años de blanqueo severo si pueden adaptarse a 1 grado centígrado de calentamiento. 

Sin embargo, si la humanidad mantiene el ritmo de sus actuales emisiones de gases de efecto invernadero, los corales no sobrevivirán ni siquiera con 2°C de adaptación.