Sembrar 180 millones de árboles es uno de los principales propósitos del presidente Iván Duque para luchar contra la deforestación. Así lo anunció el en  Davos, Suiza, donde participó del lanzamiento de la plataforma ‘Campeones por un billón de árboles’. El mandatario fijó así la meta de reforestación en el país. 

"El principal desafío de nuestra época es el cambio climático y nosotros no seremos exitosos en nuestra forma de hacerle frente al cambio climático hasta que no le pongamos fin a la deforestación a todo el mundo", dijo el primer mandatario. 

De acuerdo con su intervención, desde que se posesionó, su administración ha logrado sembrar 24.7 millones de árboles y para este año la meta es plantar 60 millones más. "Queremos que todas las entidades ambientales y autoridades locales sean quienes lideren esta iniciativa", dijo. 

La activista ambiental y geógrafa Hindou Oumarou Ibrahim resaltó en el foro la biodiversidad del país y la importancia de los bosques colombianos para recuperar ecosistemas. "Los conocimientos milenarios de las comunidades indígenas en Colombia los llevan a sembrar las especies que permitirán restaurar ecosistemas de la forma como queremos", dijo.

El presidente resaltó que la deforestación es un problema que por años ha afectado a los ecosistemas del país, principalmente con el fortalecimiento de actividades criminales alrededor de ellos. Lo cierto es que en las últimas tres décadas, los dientes afilados de la motosierra le han arrebatado a Colombia más de 6,7 millones de hectáreas de bosque, un mordisco de verde similar a un área como el departamento de Antioquia, repleta con más de 93.800 millones de árboles que le brindaban refugio y alimento a varias especies representativas del segundo territorio más biodiverso del planeta.

Con la salida de algunos grupos armados ilegales de los bosques y las selvas colombianas, la deforestación llegó a un tope histórico: casi 220.000 hectáreas boscosas arrasadas, un accionar que se alimenta por actividades envueltas en la ilegalidad: acaparamiento de tierras, ganadería extensiva, cultivos ilícitos, extracción ilícita de minerales e infraestructura.

En Davos, el presidente resaltó su compromiso por mejorar las instituciones contra la deforestación. A finales de 2018, el gobierno anunció la creación del Consejo Nacional para Combatir la Deforestación y Otros Crímenes Ambientales Asociados (CONALDEF), una unión de varias entidades ambientales, policivas y judiciales que tendrá como fin desincentivar el accionar de los grupos y personas involucrados en la deforestación.