Un llamado urgente para que se protejan los bosques y la biodiversidad que ellos albergan, hace la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), pues se trata de ecosistemas que son clave para la subsistencia de millones de especies, claves para la preservación del planeta.

De acuerdo con el último informe de "El estado de los bosques del mundo" (Sofo, por sus siglas en inglés), dado a conocer hace unos días, los bosques contienen 60.000 especies diferentes de árboles, el 80 por ciento de las de anfibios, el 75 por ciento de las de aves y el 68 por ciento de las especies de mamíferos de la Tierra, cifras que ponen en evidencia la gran importancia de su preservación.

El informe advierte que es necesario tomar medidas urgentes en medio de unas tasas alarmantes de deforestación y degradación forestal.

Este estudio, elaborado por la FAO, en asocio, por primera vez, con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), y con el aporte técnico del Centro Mundial de Vigilancia de la Conservación (CMVC) del PNUMA, indica que para cambiar la tendencia de la deforestación y la pérdida de la biodiversidad, se requiere un cambio transformador en la manera en que el mundo produce y consume alimentos.

Así lo aseguran, el director general de la FAO, QU Dongyu, y la directora ejecutiva del PNUMA, Inger Andersen, quienes además consideran que se deben conservar y gestionar los bosques y los árboles dentro de un enfoque de paisaje integrado y reparar los daños causados haciendo esfuerzos de restauración de los mismos. 

Pérdida de bosques

Los autores advierten que desde 1990 se han perdido unos 420 millones de hectáreas de bosque por conversión a otros usos de la tierra, aunque la tasa de deforestación ha disminuido en las últimas tres décadas.

Cada año en el mundo se pierden alrededor de 10 millones de hectáreas de bosque en el mundo debido a su conversión a otros usos. 

Sin embargo, la urgencia del llamado obedece además a que la crisis de la covid-19 ha puesto sobre la mesa la importancia de conservar y utilizar de manera sostenible los recursos naturales, reconociendo que la salud de las personas está vinculada a la de los ecosistemas.

Le recomendamos: Tinigua, La Macarena y La Paya son los parques nacionales más afectados por la deforestación

La Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales 2020 de la FAO, mencionada en el informe, advierte que a pesar de la disminución de la tasa de deforestación en la última década, se siguen perdiendo unos 10 millones de hectáreas cada año por su conversión a usos agrícolas o de otro tipo de actividades económicas que han generado la degradación de los bosques.

"La deforestación y la degradación de los bosques siguen teniendo lugar a un ritmo alarmante, lo que contribuye de manera significativa a la pérdida continua de la biodiversidad", afirman Inger Andersen y QU Dongyu. 

En el informe también se cita un estudio especial del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea y el Servicio Forestal de los Estados Unidos, el cual encontró 34,8 millones de manchas forestales en el mundo, con tamaños que van desde 1 hectárea a 680 millones de hectáreas, por lo que el estudio hace un llamado urgente a que se adopten esfuerzos tendientes a lograr una restauración que permita la reconexión de los bosques fragmentados.

En momentos en que la FAO y el PNUMA se preparan para liderar el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas a partir de 2021 y mientras los países estudian un Marco Mundial de la Diversidad Biológica para el futuro, Qu y Andersen expresaron su compromiso de incrementar la cooperación mundial para restaurar los ecosistemas degradados y dañados, combatir el cambio climático y salvaguardar la diversidad biológica.

Le sugerimos: "La gran mentira verde": cómo la pérdida del Amazonas va mucho más allá de la deforestación

El informe reconoce que se ha alcanzado la Meta de Aichi para la biodiversidad de proteger al menos el 17 por ciento de las zonas terrestres del planeta para 2020 en lo que respecta a los bosques, aunque todavía es necesario avanzar para garantizar la representatividad y eficacia de esa protección.

Las áreas protegidas van en aumento en el mundo. 

Un estudio realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, indica que el mayor incremento de zonas forestales protegidas se produjo en los bosques siempreverdes latifoliados, como los que existen habitualmente en los trópicos. Además, más del 30 por ciento de todos los bosques tropicales húmedos, bosques secos subtropicales y bosques oceánicos templados están ahora dentro de zonas protegidas.

Aporte económico

La importancia de los bosques no solo se da por el tema de biodiversidad, sino por el aporte que desde una perspectiva económica brindan a millones de personas en el mundo, cuya seguirdad alimentaria y medios de subsistencia dependen de estos ecosistemas. 

Los bosques proporcionan más de 86 millones de empleos verdes. De las personas que viven en la pobreza extrema, más del 90 por ciento depende de los bosques para obtener alimentos silvestres, leña o una parte de su sustento. Solo en Latinoamérica, hay más de ocho millones de personas en condiciones de extrema pobreza y dependientes de los bosques, asegura el informe de la FAO.