Una tigresa blanca, especie que se encuentra en peligro de extinción, nació en el Zoológico Nacional de Nicaragua, lugar donde nunca antes se había registrado el nacimiento de este tipo de felinos. 

Nieve, como fue nombrada, nació hace siete días, con un peso de 954 gramos y es hija de dos tigres de Bengala de pelaje amarillo y negro. 

"Es la primera vez que nace en Nicaragua un tigre blanco, y es hija de dos tigres de bengala amarillos, pero la hembra lleva genes de su abuelo, que era blanco (...) no es que cualquier tigre que se cruce va a dar esa condición", dijo el director del Zoológico Nacional, Eduardo Sacasa, a AFP. 

Nieve pesa 954 gramos y es hija de dos tigres de Bengala de pelaje amarillo y negro. Foto: AFP. 

Le recomendamos: Una misión especial permitió el regreso de una tigrilla lanuda a su hábitat

La madre, que fue rescatada después de ser abandonada por un circo en el interior del país, rechazó a su cría, por lo que se convirtió en un completo desafío para sus cuidadores. 

Por esto, Nieve fue separada del regazo materno y es alimentada con un biberón por Marina Argüello, esposa de Sacasa, quien contribuye a administrar el zoológico nacional. 

"No ha perdido el apetito, cada tres horas se le da el tetero (...) si no, está pegando gritos", cuenta Argüello. 

Foto: AFP. 

De acuerdo con Sacasa, quien es también médico veterinario, la madre de esta tigresa llegó en estado lamentable y, durante su estadía en el circo, tuvo dos abortos. 

Para el director, el nacimiento es un hecho para celebrar, pues según describió es “un premio a la dedicación y cuidado” que se le da a los animales en la instalación, localizada en la ciudad de Masaya, a 20 kilómetros al suroeste de Managua. 

Le sugerimos: Cinco razones por las que 2021 sería crucial en lucha contra el cambio climático

El zoológico ya tiene otros dos tigres blancos que llegaron con anterioridad, como donación cuando tenían un año.

Una especie que amenaza con desaparecer

Los tigres blancos son animales majestuosos que son el resultado de una mutación que sufren, en algunas ocasiones, algunos miembros de las subespecies del tigre de bengala y del tigre siberiano. Por esta mutación, su pelaje pierde el anaranjado común, presentando un color blanco crema acompañado de rayas negras, grises o café claras.

Foto: AFP. 

Su población, actualmente, es escasa. Se estima que en el mundo existen unos 300 ejemplares, la mayoría en cautiverio. 

Sin embargo, a pesar de esta preocupante situación, no aparece catalogado, de forma directa, como especie en extinción en la Lista Roja de la Unión Internacional Para la Conservación de la Naturaleza (UICN), sino que lo hace a través del reconocimiento de la especie a la que pertenece, pues el tigre sí figura como una especie en peligro de extinción. 

La mutación que afecta el pejale de los tigres blancos, también afecta sus ojos. Por esto, tienen una coloración azul. Foto: Getty.

También: Tamaño de un abejorro, clave en su habilidad para encontrar las mejores flores

Las razones que están amenazando a estos sorprendentes felinos son, principalmente, la caza furtiva para la obtención de beneficios económicos a través de la venta de sus pieles y sus huesos (sus colmillos son utilizados como amuleto) y la pérdida de sus hábitats naturales.

Con información de AFP*