Este es un contenido periodístico de la Alianza Grupo Río Bogotá: un proyecto social y ambiental de la Fundación Coca-Cola, el Banco de Bogotá del Grupo Aval, el consorcio PTAR Salitre y la Fundación SEMANA para posicionar en la agenda nacional la importancia y potencial de la cuenca del río Bogotá y  sensibilizar a los ciudadanos en torno a la recuperación y cuidado del río más importante de la sabana.

Por la pandemia de covid-19, que obligó a la humanidad a repensar la manera en la que se relacionaba con su entorno, varios espacios medioambientales y de ecoturismo tuvieron que cerrar de forma temporal, prohibiendo el ingreso de visitantes a sus diferentes áreas.

Este fue el caso de los ecoparques de la sabana de Bogotá. En ese entonces, Carlos Silva, vocero de la CAR, aseguró que la medida fue tomada, a mediados de marzo, para evitar la transmisión del virus. "Queremos evitar que la propagación del coronavirus sea más grande y se dé por la afluencia de personas, en especial de adultos mayores y jóvenes", señaló Silva.

Sin embargo, en los últimos meses, los parques ecoturísticos han ido retomando actividades de forma paulatina. De hecho, el pasado octubre, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), informó que, luego de obtener el aval para su apertura y de contar con todo los protocolos de bioseguridad para hacerlo, reabrió tres de sus parques: Laguna del Cacique Guatavita, Río Neusa y Embalse Neusa.

También se retomaron otras actividades. El pasado nueve de enero, por ejemplo, regresó el "caomping" al Parque Embalse de Neusa. Foto: CAR.

Le recomendamos: Energías renovables, un aporte clave para ayudar al medioambiente

Entre las medidas que exige la CAR a los visitantes de los parques para hacerle frente a la pandemia y evitar posibles contagios, en conformidad con la Resolución 1421 de 2020 del Ministerio de Salud y Protección Social, se encuentran: el uso de tapabocas de forma permanente, la toma de temperatura antes de ingresar a todas las áreas de los parques, el cumplimiento de la distancia mínima de los dos metros, el diligenciamiento del Registro de Visitantes y Estado de Salud y el uso un kit que contenga por lo menos un alcohol glicerinado o toallas desinfectantes y tapabocas.

En las últimas horas, la Corporación informó que los siguientes parques estarán cerrados este domingo: Embalse del Neusa, en el municipio de Cogua; Embalse El Hato, en Carmen de Carupa; la Laguna del Cacique de Guatavita, ubicada en Sesquilé; el río Neusa, en Cogua y el puente Sopó, ubicado en el municipio del mismo nombre.

Con el segundo pico de contagios de covid-19 en el país se han venido tomando medidas para gestionar la crisis. Dentro de estas medidas, el gobernador de Cundinamarca, Nicolás García, decretó toque de queda para los municipios de Zipaquirá, Fusagasugá, Girardot y Facatativá a partir de este viernes 22 de enero, y restricción de movilidad para el resto de los 112 municipios, el sábado 23 de enero desde las 8:00 p.m. hasta el lunes a las 5:00 a.m., en concertación con los ministerios del Interior y de Salud.

La medida la adoptó la entidad ante el anuncio del Gobernador de Cundinamarca de decretar toque de queda en el departamento. Foto: Nicolás Acevedo.

Le sugerimos: Navegantes, el proyecto con el que jóvenes protegen y defienden el río Bogotá

Por esta decisión que restringirá cualquier tipo de movilidad el día domingo, la CAR anunció la medida, que no aplicará para el Parque Juan Pablo II, que se encuentra ubicado en Chiquinquirá. De acuerdo con Andrea Real, directora de Parques de la CAR, el servicio se restablecerá a partir del próximo martes 26 de enero. Asimismo, la funcionaria aseguró que la entidad estará al pendiente de las disposiciones que se adopten en materia de restricción por parte de los gobiernos nacional y departamental.