Desde el pasado jueves fuertes lluvias causaron un represamiento de material vegetal sobre el río Ubaté. La situación tuvo que ser atendida por la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) que trabaja en la remoción de sedimentos, con maquinaria.

A su vez, con ese operativo la entidad ambiental busca controlar la acumulación de plantas acuáticas invasoras, lo que ocasiona que se rebasen los niveles permisibles de operación del sistema hidráulico en todo el ancho del río, evita el flujo normal de las aguas, reduce la eficiencia del drenaje y ocasiona desbordamientos.

 “Atendimos la emergencia presentada en el río Ubaté a la altura del Puente Las Palmas, vereda Némoga Bajo en el municipio de Fúquene. Los días jueves y viernes se presentaron grandes precipitaciones de lluvia en la zona que generó un arrastre de sedimentos y de material flotante sobre todo lo ancho del río. La corporación trasladó una excavadora brazo largo para realizar la limpieza y mantenimiento desde este punto y 2,5 kilómetros aguas arriba”, informó Elkin Villamil, director de Infraestructura Ambiental de la CAR.

Le puede interesar: Crean bonos de esperanza para ayudar a los operadores turísticos

Para realizar esta labor de limpieza, también se necesitó del apoyo de una cuadrilla que trabajó sobre los jarillones del río. Para la realización exitosa de este trabajo, la entidad tuvo que coordinar las maniobras de apertura y cierre de compuertas de ‘El Cubio’, cuya función principal es almacenar agua proveniente del río Ubaté para el abastecimiento hídrico de la región. Estas maniobras se realizaron con el propósito de evacuar el material retenido.

La CAR determinó que se deben adelantar labores pertinentes de limpieza y mantenimiento para estabilizar los taludes y el cauce del río, desde el puente Palmas, en un tramo no inferior a 2,5 kilómetros.