Parece una historia de nunca acabar. Cada año, California es víctima de miles de incendios que no solo arrasan con cientos de miles de hectáreas de vegetación, sino que ocasionan muerte y destrucción, pues su control cada vez parece más complejo. 

Las altas temperaturas y los fuertes vientes hacen que el fuego se propague como pólvora, sin que los bomberos logren su control de manera efectiva y rápida. 

Cerca de 400 incendios se han registrado en el transcurso de la semana y aunque muchos focos han logrado ser controlados, otro número importante se mantiene activo. Al menos 20 de estas conflagraciones son de gravedad, especialmente en la Bahía de San Francisco, donde cientos de personas recibieron la orden de evacuar sus hogares. 

Sin embargo, no es el único lugar. Los residentes de varios condados han debido huir, mientras el fuego consume parte del bosque y decenas de viviendas y negocios. 

Clasificados en al menos tres grandes grupos, los llamados incendios del SCU Lighting Complex, son una serie de conflagraciones forestales que se producen al este de Palo Alto y que, hasta ahora, han quemado más de 90.000 hectáreas. También están los denominados CZU August Lightning Complex que atraviesan varias localidades de los condados de San Mateo y Santa Cruz y que han arrasado con alrededor de 10.000 hectáreas. 

Le recomendamos: Incendios en Colombia prenden un nuevo debate

Las evacuaciones han sido permanentes ante el rápido avance de incendios masivos en el centro y norte de California, que además han creado columnas de humo en el área de San Francisco y afectado la calidad del aire. Las autoridades informaron que unas 60.000 personas habían sido evacuadas y otras 100.000 están bajo aviso de evacuación.

Miles de personas han debido ser evacuadas por las graves afectaciones que dejan las llamas. Foto:AP

"En los últimos cuatro días se han registrado más de 370 nuevos incendios forestales y casi dos docenas de esos grandes incendios siguen ardiendo en toda California", dijo Daniel Berlant, subdirector adjunto de Cal Fire, la agencia de combate de incendios de California.

Las llamas devoraron casi 142.000 hectáreas en la parte central y septentrional del estado, incluidas las regiones vinícolas de Sonoma y Napa, que todavía se están recuperando de los mortales y devastadores incendios de los últimos años.

"2020 nos ha arrojado muchas cosas. Una pandemia. Rayos. Olas de calor récord. Incendios. Pero si hay algo que sé de CA (California) es que somos resistentes", escribió en Twitter el gobernador Gavin Newsom, que ha declarado el estado de emergencia para liberar fondos para las operaciones contra el fuego.

Los incendios son agrupados en complejos e identificados con tres letras. Uno de los mayores es el LNU, que abarca los condados de Napa y Sonoma, y ya consumió más de 53.000 hectáreas. Cal Fire informó que los varios focos que conforman el LNU se habían empezado a fusionar para crear un gran incendio masivo.

"Honestamente nuestros recursos son limitados", dijo Shana Jones, jefa de la unidad de Cal Fire que aiste a Sonoma, Lake y Napa. Los incendios ya han destruido 105 casas y estructuras, y amenaza a otras más de 30.000, dijeron los oficiales de bomberos.

Pérdida de vidas 

Dos personas que participaron en los esfuerzos de lucha contra el fuego fallecieron. Uno era un piloto de helicóptero que murió en un accidente en el condado de Fresno, al sureste de San Francisco, cuando intentaba tirar agua sobre las llamas.

El segundo era empleado de la empresa eléctrica Pacific Gas and Electric (PG&E) que estaba desmalezando postes y líneas eléctricas en el condado de Solano y fue encontrado inconsciente en su vehículo el miércoles, dijo Cal Fire.

En el sureste de San Francisco, otro complejo de incendios llamado SCU Lightning provocó órdenes de evacuación en algunas comunidades cercanas a San José, pero los incendios se produjeron en su mayoría en zonas despobladas.

Por aire y tierra, los organismos de socorro tratan de controlar las llamas. Foto: Ringo H.W. Chiu/AP

En el condado de Santa Cruz, cerca de la costa, otra serie de incendios, denominada CZU, causó grandes daños al parque más antiguo de California, el Big Basin Redwoods, conocido por sus majestuosas secuoyas de hasta 2.000 años de antigüedad. "El fuego dañó la sede del parque, el núcleo histórico y los campamentos", dijeron las autoridades.

Le sugerimos: Las llamas en el Ártico son la mayor señal del cambio climático, dice la OMM

Más de dos docenas de otros parques y playas de la región también fueron cerrados a causa de los incendios. Las autoridades han dicho que los incendios fueron causados por casi 11.000 rayos que cayeron en la parte norte del estado, que soporta una ola de calor con temperaturas históricas, que llegaron a 54,4 grados Celsius en el Valle de la Muerte.

Los expertos creen que el cambio climático ha contribuido a la frecuencia de los incendios, que se están volviendo más comunes durante todo el año en lugar de ocurrir solo durante la temporada de incendios, generalmente entre agosto y noviembre. Los últimos incendios han provocado alertas sobre la calidad del aire en las regiones afectadas en los próximos días.

"La calidad del aire será extremadamente mala durante un período prolongado", escribió en Twitter Daniel Swain, científico de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

El incendio más mortífero en la historia del estado, Camp, se registró en el norte de California en noviembre de 2018 y mató a 86 personas. PG&E fue hallada responsable de este incendio que destruyó la ciudad de Paradise y causó miles de millones de dólares en daños. Los incendios también se produjeron el jueves en otros estados del oeste, como Washington, Colorado y Montana.

*Con información de AFP