A 500 kilómetros al oeste del puerto de Buenaventura, en las aguas cristalinas del océano Pacífico, se impone con fuerza la isla de Malpelo, uno de los mayores reservorios de biodiversidad del territorio nacional.

Allí habitan 40 especies de artrópodos, como arañas, hormigas, grillos, escarabajos y lombrices; crustáceos como el cangrejo terrestre, especie endémica de Malpelo; reptiles como tortugas marinas y el lagarto punteado; y una gran variedad de aves marinas y migratorias.

Le puede interesar: EN VIDEO: Enorme tiburón sorprende a pescadores de Taganga

“Los atunes vienen a alimentarse alrededor de la isla durante su pasaje, al igual que los inmensos bola de peces. Varias especies de tiburones, como el martillo y galápagos, se agrupan durante el día por Malpelo. En la zona hay concentraciones de más de 1.000 tiburones sedosos, al igual que tiburón ballena, la manta diablo y el delfín nariz de botella”, indicó Parques Nacionales Naturales (PNN).

Varias especies de tiburones hacen presencia alrededor de la isla de Malpelo. Foto: Thomas Kotouc (suministrada por PNN).

Esa vasta biodiversidad de Malpelo fue la que inspiró a varios docentes y estudiantes de la Institución Educativa Confederación Brisas del Diamante de Ciudad Bolívar en Bogotá, a rendirle un homenaje a la flora y fauna de la isla por medio de la creación de piezas artísticas elaboradas con materiales reciclados.

Este proceso educativo, que cuenta con la asesoría de expertos de Parques Nacionales Naturales, hace parte del museo itinerante “Las Ramas Rotas de la Vida”, un espacio constituido desde hace seis años por un docente y estudiantes de noveno del plantel educativo que cuenta con varias figuras de diferentes especies de Colombia.

Tortugas, tiburones y estrellas de mar fueron elaboradas por estos jóvenes con materiales reciclados. Foto: PNN.

“Nuestros funcionarios del Santuario de Fauna y Flora Malpelo llevan a cabo un importante proceso educativo y de comunicación con los estudiantes, aprendizajes sobre la flora y fauna que ellos transforman en creaciones artísticas. También les brindamos conocimiento para el uso de materiales reciclables, así como el fortaleciendo de conceptos y la importancia de proteger las áreas protegidas del país”, informó PNN.

Le puede interesar: Armada de Colombia capturó a pescadores ilegales en Malpelo

Todo el material utilizado para hacer figuras como corales, tiburones, tucanes, estrellas de mar y tortugas, es seleccionado y separado por los estudiantes del colegio, residuos sólidos como botellas y bolsas plásticas que provienen tanto del plantel como de los hogares.


Los jóvenes también hacen corales con las basuras que reciclan en sus casas. Foto: PNN.

La crisis sanitaria por el covid-19 no frenó las actividades de estos niños y jóvenes. Desde sus casas y con el apoyo virtual de los guardaparques del Santuario de Flora y Fauna de Malpelo, siguen trabajando en la creación de piezas y fortaleciendo sus conocimientos sobre reciclaje.

“Este año, el objetivo del colegio es trabajar el tema de los océanos, por lo cual los apoyamos con talleres de interpretación ambiental y conocimientos necesarios para que los jóvenes se enfoquen en la creación de nuevas esculturas que representan la fauna y flora del área protegida. El ideal es que en la capital del país puedan sentir a Malpelo como parte de su vida”, precisó PNN.

Antes de la cuarentena, funcionarios de Parques Nacionales realizaban charlas ambientales en el colegio. Ahora, todas son virtuales. Foto: PNN.

A Breiner Quintero, uno de los estudiantes de la institución educativa, no le gusta ver las calles de su localidad repletas de basura. “Todo ese material va a parar al río Bogotá y después sigue al océano. Animalitos como las tortugas se comen ese plástico pensando que es comida y mueren. Nuestro proyecto ambiental ayuda a esas especies y disminuye la contaminación”.

Kevin Isaa, otro de los jóvenes del plantel, afirma que el propósito del museo es que muchos bogotanos tengan la oportunidad de conocer toda la naturaleza de Malpelo, “como sus animales migrantes y endémicos que hacen parte del bioma”.

Le puede interesar: El amor de las águilas harpía que peligra por el confinamiento

Con esta iniciativa le estamos dando una ayuda a la ciudad y al país, ya que al reciclar y reutilizar los residuos disminuimos la basura en Bogotá y a su vez no afectamos tanto a nuestro hermoso mar”, dijo Fabián Lamus.

Según Parques Nacionales, Malpelo es la única isla oceánica del Pacífico colombiano y un enclave de importancia mundial para la protección de la biodiversidad de ecosistemas marinos y terrestres, sitio que contribuye a la conservación de especies migratorias, endémicas y en peligro de extinción.