;
AFP

La adolescente sueca militante de la lucha contra el cambio climático, Greta Thunberg, respondió a los ataques que recibe por hablar sobre el calentamiento global, durante una visita al parlamento francés que fue boicoteada por diputados de derecha y extrema derecha.

Varios diputados de derecha y extrema derecha llamaron a boicotear el discurso de Thunberg en la Asamblea Nacional, a la que tacharon de "gurú del apocalipsis" o de "profetisa en pantalones cortos".

"No cuenten conmigo para aplaudir a una profetisa en pantalones cortos, ‘Premio Nobel del Miedo‘", tuiteó Julien Aubert, candidato a liderar el partido conservador LR, mientras que el diputado ultraderechista Sébastien Chenu se negó a ir a "aplaudir a la Justin Bieber de la ecología".

Pero Thunberg, de 16 años, respondió a sus críticos, diciendo que todo lo que ella estaba haciendo era exponer los riesgos a los que el mundo, y sobre todo las futuras generaciones, se enfrentan con el calentamiento global.

"Algunos decidieron no venir hoy, algunos escogieron no escucharnos. Muy bien. No están obligados a hacerlo, después de todo solo somos niños. Pero deben escuchar a la ciencia. Es todo lo que les pedimos", instó.

Le puede interesar: 

Acusó a políticos, líderes empresariales y periodistas de no comunicar la verdad científica, y de dejar la carga en manos de los niños. "Nos hemos convertido en los malos que tenemos que contarle a la gente cosas que no son fáciles, porque nadie quiere hacerlo o se atreve a hacerlo", dijo Thunberg.

"O tal vez no son lo suficientemente maduros para decir las cosas como son", agregó en tono irónico. Greta Thunberg ha puesto rostro a un movimiento que se ha vuelto mundial, con centenares de miles de jóvenes que se han aglutinado en torno a su nombre en decenas de países en las manifestaciones "Friday For Future".

El domingo recibió el Premio a la Libertad 2019 en Caen (noroeste de Francia), que se otorga a quienes se han comprometido en la lucha por la libertad en todo el mundo.

La joven prometió que entregará los 25.000 euros de premio a cuatro organizaciones que trabajan "por la justicia climática y para ayudar a las personas del sur del planeta afectadas por la emergencia climática y el medio ambiente".