En 2013, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) y la Universidad de los Andes unieron fuerzas para que las empresas de la sabana de Bogotá mejoraran su producción sin la necesidad de impactar negativamente los recursos naturales.

Así nació la Red de Empresas Sostenibles (RedES-CAR), una alianza entre los sectores público, privado, empresarial y académico que buscaba concretar una transformación productiva de las empresas por medio de la producción más limpia, una simbiosis industrial o intercambio de subproductos o servicios y la gestión integral del agua. 

En el primer año del programa, más de 60 empresas de Cundinamarca, su gran mayoría dentro de la ronda hidrográfica del río Bogotá, decidieron mejorar su producción y disminuir sus impactos ambientales por medio de la asesoría y capacitación de expertos de la CAR y Los Andes.

El director de la CAR asegura que la academia es fundamental para que los empresarios hagan un cambio hacia la producción sostenible. Foto: CAR.

Hoy en día, esta cifra ya alcanza las 570 empresas que han puesto en marcha estrategias de producción más limpia basadas en el uso eficiente de recursos e insumos, "las cuales les ha permitido generar ahorros económicos y beneficios ambientales", dijo Néstor Franco, director general de la CAR. 

Según Franco, la producción más limpia de estas empresas funciona a partir de alianzas entre grandes compañías y sus proveedores o asociados. "Por medio de talleres, los empresarios identifican oportunidades de prevención de la contaminación para generar beneficios ambientales y económicos. Hoy en día, estas empresas ya están en capacidad de diagnosticar sus puntos críticos y formular medidas de mejoramiento".

Le puede interesar: Distrito no podrá tocar la Reserva Van der Hammen

Esta red también ha concretado modelos de gestión ambiental por medio de proyectos colaborativos entre dos o más empresas, donde los residuos de un negocio son aprovechados como materia prima. “También comparten infraestructura para el tratamiento de residuos y vertimientos, lo que les permite disminuir el impacto ambiental y obtener beneficios económicos significativos”, dijo el experto holandés en ecología industrial Bart van Hoof, director del programa RedES-CAR.

A su vez, estas empresas han desarrollado un modelo de gestión ambiental empresarial para asegurar la sostenibilidad en el largo plazo de servicios de agua y saneamiento básico de uso agrícola e industrial.

"Además de las 570 empresas, la CAR y Los Andes, esta red cuenta con el apoyo de cuatro universidades más: Javeriana, El Bosque, Piloto y Uniminuto, y la participación activa de 36 cadenas de suministro o empresas anclas", anotó Franco.

Bart van Hoof, director de RedES-CAR, aseguró que esta red es una comunidad con acciones concretas hacia un cambio positivo. Foto: Centro ODS América Latina. 

Beneficios verdes y económicos

En el seminario RedES-CAR para la economía circular, evento realizado en la ciudad de Bogotá hace pocos días, la CAR y la Universidad de los Andes presentaron los principales logros alcanzados por esta red empresarial sostenible.

En los seis años que lleva esta iniciativa, las empresas han logrado disminuir en más de 2 millones de metros cúbicos el consumo de agua por año, además de dejar de emitir anualmente 81.879 toneladas de CO2 (material emitido por 12.765 vehículos circulando).

Le puede interesar: “Las empresas representan grandes oportunidades para la conservación": directora de la Fundación Natura

La red disminuyó el consumo de energía en más de 30 millones de kilovatios anuales, dejó de generar 28.308 toneladas de residuos y de utilizar 1.107 toneladas de agroquímicos. 

Por medio de la producción más limpia, simbiosis industrial y gestión integral del agua, las empresas que hacen parte de la red han logrado un ahorro superior a los 56.900 millones de pesos, cifra equivalente al pago en salarios mínimos de 5.726 personas por año”, anotó van Hoof.

En el seminario RedES-CAR para la economía circular, participaron expertos ambientales como el ex ministro de Ambiente Manuel Rodríguez. Foto: CAR.

El director del programa RedES-CAR, quien lleva más de 20 años en Colombia impulsado el desarrollo sostenible empresarial, manifestó que esta estrategia es una actividad colectiva que genera de forma transparente cambios concretos en la transformación de las empresas.

Esta red es una comunidad con acciones concretas hacia un cambio positivo. Estas empresas tienen el deseo y la capacidad de cambio y liderazgo, las cuales están comprometidas con la sostenibilidad ambiental y social, cumplen indicadores de reducción de impactos y han aumentado sus ingresos”, dijo el holandés.

El director general de la CAR afirmó que esta alianza entre el sector público, privado, empresarial y académico ratifica que cada parte necesita de la otra para ser exitosa. “Nuestro primer desafío fue entender que todos nos necesitamos y debíamos trabajar de la mano para lograr una articulación igualitaria que estuviera liderada por la academia, la única institución que genera confianza para la transmisión de conocimiento”.

Las más de 500 empresas que hacen parte de esta red han alcanzado ahorros significativos en agua y energía. Foto: CAR. 

Por último, Manuel Rodríguez, primer ministro de Ambiente de Colombia y actual presidente del Foro Nacional Ambiental y docente de los Andes, catalogó a la iniciativa como uno de los proyectos de mayor importancia en economía circular en Colombia.

“Este es un programa exitoso y ejemplar que en seis años ha logrado involucrar a más de 500 empresas en la producción más limpia. Hoy en día estos empresarios están comprometidos con el desarrollo sostenible”, dijo el ex ministro. 

Los Oscar sostenibles

Cada dos años, la CAR y Los Andes le entregan un premio a las empresas que más han mejorado sus aspectos ambientales y productivos, y las cuales presentan los indicadores de ecoeficiencia más elevados.

El reconocimiento ambiental a empresas sostenibles busca fomentar el mejoramiento ambiental continuo de las empresas micro, pequeñas, medianas y grandes. Pueden participar empresas o instalaciones productivas de todos los sectores y tamaños que no cuenten con procesos ambientales sancionatorios”, afirmó Martha Carrillo, directora de cultura ambiental y servicio al ciudadano de la CAR.

En las tres ceremonias de estos premios ambientales han sido reconocidas 72 empresas, de las cuales 24 ganaron el premio especial por contar con los mejores resultados.

Cada dos años, la CAR y Los Andes premian a las mejores empresas ambientales de Cundinamarca. Foto: CAR.