El número de ejemplares de fauna silvestre recuperado por las autoridades ambientales va en aumento. Solo en el departamento de Quindío, en el presente año se han incautado más de 850 animales víctimas de tráfico ilegal, producto de diversos operativos realizados en diferentes zonas. 

Mónica Jaramillo, líder del área de Fauna Silvestre de la Corporación Regional de Qundío (CRQ), explicó que en lo corrido de 2020 la entidad ha realizado un total de 703 operativos que dieron como resultado la recuperación de estos ejemplares que se encontraban en cautiverio.

Una vez recuperados, los especímenes han iniciado un proceso de rehabilitación con el fin de que posteriomente puedan ser dejados en libertad en su hábitat natural. La funcionaria informó que los individuos de la fauna silvestre se encuentran cumpliendo protocolos de rehabilitación en algunas fundaciones del país y en el Centro de Atención y Valoración de la Fauna Silvestre de la Corporación. 

Le recomendamos: Desarticulan banda de traficantes de fauna que operaba por redes sociales

De igual manera, manifestó que tienen algunos puestos de control activos con los que vienen trabajando desde el primero de diciembre, los cuales están ubicados en sitios estratégicos del departamento con el propósito de realizar la mayor recuperación de fauna que es víctima del tráfico y a la vez blindar al departamento de la entrada de especímenes que hacen tránsito por este territorio, pero no que no poseen rango de distribución en el departamento. 

Las ves son uno de los animales más traficados en el país. Foto: Corporación Autónoma Regional de Quindío

"Es muy importante dejarle claridad a la comunidad que el 90 por ciento de los especímenes que las autoridades incautan dentro del departamento no tienen rango de distribución en el mismo, sino que son extraídos de otras zonas del país y llegan hasta al Quindío para ser distribuidos o utilizar este territorio como sitio de paso", informó la funcionaria.

Rutas de tráfico de animales

Jaramillo dijo que por esta razón al interior del equipo de fauna están diseñando y trabajando en un mapa que les permita identificar estas rutas de tráfico y de acceso de especímenes y las de cacería para extracción de los mismos. Este proyecto será socializado antes de finalizar el presente año y entregado al Ministerio de Ambiente para que sea incluido dentro de las rutas nacionales y sirva como aporte a ese trabajo que se viene haciendo con el fin de hacerle frente al tráfico ilegal de fauna silvestre. 

Es de recordar que el tráfico de fauna es un delito que se comete de manera frecuente en el país. De hecho, la pandemia, en lugar de darle un respiro a los animales silvestres, los expuso a un peligro mayor. La falta de ingresos generada por la crisis para muchos colombianos, impulsó aún más este delito pues muchas personas recurrieron a vender ilegalmente animales para poder comer. 

La pandemia ha disparado el tráfico de fauna silvestre en Colombia. Foto: Paula Ruiz

Le puede interesar: Decomisan en Bogotá productos elaborados con más de 300 animales silvestres

Además, las redes sociales e internet han sido determinantes a lo largo de estos meses de cuarentena y un mecanismo efectivo para que los criminales comercialicen cientos de animales. La situación es preocupante porque se prevé que 2020 superará las cifras de animales incautados por este flagelo en el año anterior. Hasta ahora las autoridades han incautado más de 17.000 ejemplares víctimas de este flagelo, frente a las 18.860 que recuperaron en 2019.

De acuerdo con el Sistema de Información Estadístico, Delincuencial Contravencional y Operativo de la Policía Nacional, las especies más traficadas son reptiles, aves y algunos mamíferos, varios de los cuales son endémicos, es decir, que solo existen en Colomb