Este lunes, 30 de noviembre, la Corte Constitucional decidirá si selecciona, para su análisis, una acción de tutela interpuesta por pueblos indígenas de Amazonas y Vaupés contra el Estado colombiano, al considerar que por acción u omisión, ha permitido la explotación ilegal de oro y el vertimiento de mercurio en los Territorios Indígenas del Macroterritorio de los Jaguares del Yuruparí.

La Alta Corporación tomará la decisión de si analiza o no el caso a profundidad con el fin de establecer si los derechos de los accionantes han sido vulnerados y el grado de responsabilidad que pueda tener el Estado en esta problemática. La acción judicial, que fue interpuesta con la asesoría de Gaia Amazonas, llegó a la Corte luego de haber sido considerada improcedente en las dos primeras instancias: Tribunal Superior de Bogotá y Corte Suprema de Justicia. 

Los pueblos indígenas decidieron instaurar la acción de tutela con el propósito de proteger su territorio y salvaguardar la vida y la integridad de las comunidades que lo habitan, frente a la contaminación por mercurio y sus nocivos impactos. Con este objetivo, establecieron una alianza con la Clínica Jurídica de Medio Ambiente y Salud Pública de la Universidad de los Andes (MASP) y la Procuraduría General de la Nación. 

Le recomendamos: Indígenas Nukak-Makú acorralados por palma, coca y bandas criminales

En caso de que la respuesta de la Corte sea negativa, algunos entes de control, como la Procuraduría, podrán insistir a la Corte que seleccione el caso, según informaron.

¿Qué pretende la tutela?

La acción judicial fue instaurada por el Territorio Indígena del Mirití-Paraná de Amazonas, los Territorios Indígenas del Río Tiquié y río Pirá-Paraná y el Territorio Indígena del Yaigojé Apaporis, fronterizo entre los dos departamentos. Esta le exige al Estado una respuesta integral y efectiva frente al desarrollo de actividades de minería ilegal, en contraposición a las acciones desagregadas y descoordinadas que hasta el momento se han implementado. 

Las actividades de minería ilegal de oro afectan los territorios y la vida de los puebvlos indígenas. Foto: Rodrigo Durán Bahamón

Por esta razón solicitan el diseño e implementación de planes que articulen a las instituciones del Estado, la producción de mayor información para una adecuada gestión de la problemática, además de la protección y atención a la población de los territorios indígenas relacionados en el caso, incluyendo un enfoque diferencial para las mujeres.

De forma concreta, los pueblos indígenas le solicitan a la Corte que declare la explotación ilegal de yacimientos y la contaminación por mercurio como una violación a los derechos fundamentales de los pueblos indígenas del Macroterritorio y de la Amazonia como sujeto de derechos. 

De igual manera, le piden que ordene el desarrollo de estudios de contaminación por mercurio en cabello y sangre para contar con más datos representativos y actualizados, dado que los existentes no son suficientes.

Le sugerimos: 1.131 territorios indígenas amazónicos están amenazados por la minería 

Adicionalmente, le piden a la Corte que declare a las 27 entidades accionadas como responsables, ya sea por acción o por omisión de la vulneración a estos pueblos y sus territorios. Asimismo, solicitan que les ordene el desarrollo de una respuesta integral que incluya: el enfoque de prevención y erradicación de las actividades mineras, fortalecer los sistemas de conocimiento y prácticas tradicionales, desarrollar un plan de atención en salud intercultural y descontaminar y restaurar el sistema ecológico y cultural.

Territorio indígena del Yaigojé Apaporis. Foto: Juan Gabriel Soler/ Gaia Amazonas

La respuesta también debe apuntar a fortalecer los Sistemas Alimentarios Indígenas de la Amazonia, desarrollar un plan binacional de coordinación para enfrentar la minería y la contaminación por mercurio. Además de incluir acciones para contrarrestar los impactos generados por la minería en las medidas de las Gobernaciones de Amazonas, Vaupés y Guainía. De igual forma, debe apuntar a que el Ministerio de Minas y la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) realicen la revisión y depuración de los títulos y solicitudes mineras existentes en el área del Macroterritorio.

¿Qué es el Macroterritorio de los Jaguares del Yuruparí?

Según la cosmovisión e historia oral de los pueblos indígenas del oriente amazónico colombiano, estos recibieron desde el origen unos territorios que integran un gran sistema territorial y cultural: el Macroterritorio de la Gente de Afinidad de Yuruparí. Allí cada pueblo, desde su jurisdicción ancestral, asume responsabilidades de buen vivir, además de especialidades rituales y de manejo del bienestar socio-ambiental de manera complementaria e interdependiente.  

Comprende los territorios ancestrales de más de 30 grupos étnicos indígenas de los ríos Pirá Paraná, Apaporis, Mirití Paraná, Caquetá y Vaupés, quienes comparten historias de origen, y complejos sistemas de manejo ambiental y chamánico. Este conocimiento fue declarado en 2011 como patrimonio inmaterial de la humanidad por la Unesco y hace parte de la Lista Representativa del Patrimonio Inmaterial de la Nación.