Un respiro tomaron los habitantes de las poblaciones de Mongua, Socha, Tasco, Jericó, Pisba y Socotá, en el departamento de Boyacá, que residen o laboran en el páramo de Pisba, el único en Colombia que falta por delimitar.

El fallo del Tribunal Administrativo de Boyacá que confirmó una sentencia de una tutela interpuesta por los habitantes de la zona y los trabajadores de la empresa CI Bulk Trading Sur América Ltda., a través de la cual se ordena al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible abstenerse de emitir un acto administrativo definitivo de delimitación, le garantiza a la comunidad su participación en este proceso. 
En esa región del departamento (provincias de Valderrama, Sugamuxi y La Libertad) había bastante inconformismo al considerar que el Ministerio no tuvo en cuenta a las comunidades que dependían directa o indirectamente de esta reserva natural conformada por 106.243 hectáreas, distribuidas entre Boyacá y Casanare. 


"Se deberán priorizar en los planes de compensación a los sujetos reconocidos como beneficiarios de una especial protección constitucional", indica el fallo. 

La sentencia también estipula que además del consenso, se debe adelantar un procedimiento previo, amplio, eficaz y deliberativo. 

"De ser solicitado por la sociedad civil ambientalista, la comunidad que pretenda salvaguardar el ecosistema del páramo o los pequeños agricultores, ganaderos o mineros, se deberá brindar el acompañamiento de centros de educación superior o de las organizaciones sociales para construir una posición informada", señala el Tribunal. 

La sentencia además recalca que Corpoboyacá y Corporinoquia, corporaciones autónomas regionales que tienen bajo su jurisdicción este ecosistema, no podrán autorizar nuevos planes de manejo ambiental que tengan por objeto servir de requisito a la obtención de un título minero en las zonas que sean delimitadas como páramo.

"El Ministerio deberá diseñar un cronograma de las actividades que aseguren el derecho fundamental a la participación ciudadana", agrega la decisión. 


Adcionalmente, se aplicará el Convenio de Diversidad Biológica de las Naciones Unidas para la protección de los recursos naturales existenets en ese páramo.
"Se trata de un tratado internacional jurídicamente vinculante con tres objetivos principales: la conservación de la diversidad biológica, la utilización sostenible de sus componentes y la participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos. Su objetivo general es promover medidas que conduzcan a un futuro sostenible”, apunta el fallo.

Esta sentencia también declaró al parámo de Pisba como sujeto de derechos (estatus de protección autoejecutiva), razón por la cual el Ministerio de Ambiente deberá asumir como representante legal del páramo y velar por la defensa de sus intereses ante la Agencia Nacional de Minería, tras cualquier pretensión de explotación. 


Esta medida se suma a la adoptada por el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos, quien antes de culminar su gobierno decidió declarar al parámo de Pisba como zona de protección y desarrollo de recursos naturales.
"Esto quiere decir que va a estar protegido mientras se resuelve la tutela que impide su delimitación", apuntó Santos el último día de su mandato, luego de resaltar que los 37 páramos que tiene Colombia quedaron amaprados bajo alguna medida de protección especial. 
El páramo de Pisba tiene 3.008 registros biológicos de plantas, aves, anfibios y artropodos que fueron obtenidos para la realización del estudio biótico para la delimitación de ese complejo.