Por considerar que en Gobierno no es coherente en materia medioambiental entre lo que dice en los escenarios internacionales y lo que realmente ocurre en el país, el Comité para la Defensa del Agua y el Páramo de Santurbán le envió una carta al Secretario General de la ONU, António Guterres, en la cual acusa al presidente Iván Duque de mentirle al mundo al manifestar, constantemente, que es defensor del medio ambiente y de los ecosistemas.

Por esta razón, piden al organismo multilateral su intervención con el fin de evitar que en este ecosistema se desarrollen proyectos que terminarán impactando no solo sus recursos naturales, sino a las comunidades que allí habitan.  

Según la organización, las afirmaciones del primer mandatario no son coherentes con las decisiones que se toman internamente. Recuerda la carta que el pasado 22 de septiembre el presidente Duque, en su discurso ante la Asamblea Genenal de las Naciones Unidas hizo una defensa de los páramos y argumentó que Colombia posee la mitad de estos ecosistemas del mundo, en un territorio en el que 37% es selva amazónica, además de hacer un llamado a la comunidad internacional para su defensa.

Le recomendamos: Minesa no renuncia a Santurbán y apelará decisión de la Anla

Sin embargo, los voceros de la organización aseguran en la misiva que estas palabras contrastan con la realidad que se vive en el país y que ha ocasionado el aumento de los conflictos ambientales. 

Santurbán es una fuente de recuros hídricos. Foto: Más Media

La misiva indica que el interés del presidente Duque por desarrollar los pilotos de fracking, práctica prohibida en varios países del mundo por su impacto ambiental, es contrario a quien asegura velar por la biodiversidad del territorio. Dicen, además, que a pesar de las afectaciones geológicas, ambientales, hidrológicas e hidrogeológicas, el Gobierno recientemente aprobó el primer piloto en el municipio de Puerto Wilches, departamento de Santander, el cual pondrá en riesgo el agua de las comunidades y especies de animales en peligro de extinción como el manatí. 

Conflictos ambientales

En la carta, los miembros del Comité Santurbán llaman la atención sobre los conflictos ambientales ocasionados por los proyectos de minería a gran escala, que se impulsan precisamente en ecosistemas tan frágiles como los páramos y sus zonas circundantes cuya importancia hídrica y en biodiversidad es altamente reconocida por la comunidad científica del país. 

También, denuncian que las comunidades están siendo desplazadas y afectadas por la concentración de títulos mineros multinacionales, debido a que una de las principales actividades económicas de la región es la minería artesanal y de pequeña escala. 

El Comité señala que, desde hace diez años tras la llegada de las multinacionales mineras, se han presentado conflictos ambientales que han generado movilizaciones y debates de diferentes actores de la sociedad colombiana. 

Le sugerimos: Organizaciones internacionales piden a Procuraduría intervenir en caso Santurbán

Las peticiones

Dado lo anterior, le piden al Secretario General de la ONU enviar una comisión para realizar una visita de campo a la región de del Páramo de Santurbán que se verá afectada por los proyectos mineros y realizar acompañamiento al proceso de licenciamiento ambiental que está en curso.

La biodiversidad es determinante en este ecosostema de páramo. Foto: Guillermo Torres

De igual forma, le piden a Guterres que le solicite al gobierno colombiano aplicar el Principio de Precaución reconocido por la Cosntitución Política, que frente a la amenaza de un daño grave e irreversible se debe provilegiar la protección ambiental.

En la carta también solicitan permitir la intervención de los firmantes ante la ONU para exponer la problemática ambiental que representa la explotación de minería a gran escala y la historia de conflicto ambiental suscitado por este tipo de proyectos.

Por último, le piden al Secretario de la ONU establecer lineamientos para conservar, preservar y recuperar ecosistemas de alta montaña, páramos y áreas protegidas con particpación de la comunidad de tal manera que se privilegien los ecosistemas y sus servicios ecosistémicos para garantizar la vida y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la lucha contra el cambio climático.