Desde finales de mayo, las langostas del desierto comenzaron a generar alarma en Suramérica. Primero fue Paraguay, luego Argentina y ahora esta plaga amenaza con extenderse a Brasil y Uruguay, poniendo en riesgo miles de hectáreas de cultivos y la seguridad alimentaria de habitantes de la región. 

La manga de langostas se ha desplazado a través de unos 1.000 kilómetros desde que ingresó a Argentina por la provincia de Formosa. Con capacidad para avanzar hasta 150 kilómetros diarios, atravesó también las provincias de Chaco y Santa Fé, y se encuentra actualmente en Corrientes, en cercanías de Entre Ríos. Sin embargo, en este país no han causado mayores daños debido a sus desplazamientos por zonas libres de cultivos.

Según el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), de Argentina, las autoridades están trabajando para detectar la ubicación actual de la nube de estos insectos. "Prácticamente la manga no se ha movido por las bajas temperaturas, que las afecta notablemente", indicó Héctor Medina, vocero del Senasa.

Le recomendamos: Langostas amenazan con matar de hambre a 12 millones de personas

Por su parte, el Ministerio de Agricultura de Brasil, declaró este jueves emergencia fitosanitaria en los estados de Rio Grande do Sul y Santa Catarina, para facilitar la adopción de medidas preventivas ante la eventual llegada de la plaga de langostas, aunque reconoce que es poco probable que esto finalmente ocurra. En caso de que esta situación se presentara sería grave porque se trata de una región agrícola, lo que pondría en riesgo importantes áreas de cultivos.

Los voraces insectos, que son capaces de acabar con la comida de miles de personas en menos de una hora, también amenazan con llegar a Uruguay, país en el que las alarmas también están prendidas. La nube de animales se encuentra a apenas 150 kilómetros de territorio uruguayo. 

De acuerdo con información dada a conocer por el gobierno de Brasil, la manga está compuesta por langostas de la especie Schistocerca cancellata, que pueden arrasar con cultivos de cereales como arroz y trigo, además de pastos. 

Sus movimientos dependen de las condiciones favorables del clima, pero también se mueven con el viento, además de ir hacia donde encuentran comida. Son animales que se desplazan en el día y se asientan por las tardes y las noches. Cuando la temperatura es muy baja, no vuelan. 

Le sugerimos: Impactantes imágenes de la invasión de langostas en Argentina

Estos insectos viven unos tres meses, y una langosta hembra pone unos 300 huevos. Un insecto adulto puede consumir aproximadamente su propio peso en alimentos frescos a diario, unos dos gramos, lo que pone en evidencia la magnitud de la situación a la que se enfrentan estos países. 

La langosta del desierto es considerada la plaga migratoria más destructiva del mundo, pues un enjambre de una extensión de un kilómetro cuadrado puede consumir la misma cantidad de alimentos en un día que 35.000 personas.