En las últimas semanas, funcionarios de la Corporación Autónoma Regional de Valle del Cauca (CVC) y la Policía Ambiental han rescatado varios ejemplares de babillas en el Valle del Cauca, especie que no es de la zona, pero que de forma recurrente es avistada en diferentes áreas de este departamento. 

Los avisos de la comunidad han llevado a las autoridades ambientales a realizar operativos mediante los cuales han logrado la recuperación de por lo menos cuatro ejemplares, que han sido trasladados para su valoración y posterior liberación en su hábitat natural. 

Según informó la CVC, primero fueron rescatadas dos babillas juveniles en el espejo de agua del humedal El Samán, en el municipio de Cartago, en medio de una jornada de control de especies invasoras.

Los reptiles fueron trasladados al Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre, en donde pasan una cuarentena, luego de realizarles los análisis correspondientes para determinar sus condiciones de salud, para luego ser liberados en el Pacífico vallecaucano. Según informó la autoridad ambiental, el lugar en el que se encontraban las babillas no es el medio adecuado para su supervivencia.

Le recomendamos: Especies invasoras: amenaza para sitios declarados Patrimonio Mundial Natural

Unos días después, la Policiía Ambiental atendió el llamado de la comunidad que observó un ejemplar en el sector de La Morada, del municipio de Jamundí. El animal fue rescatado y entregado a profesionales de la CVC, quienes los trasladaron al centro de atención en San Egmidio, para su respectiva valoración.

Unos días antes de este rescate, la comunidad había reportado el avistamiento de un ejemplar; sin embargo, la CVC no ha logrado establecer si el animal rescatado es el mismo reportado con anterioridad. Las autoridades ambientales siguen atentas a cualquir información en torno a nuevas apariciones.

Dos días después de este hallazgo, otra babilla fue rescatada por funcionarios de la Corporación, pero esta vez en el Condominio Jardín de Potrerito, sector Paso de la Bolsa, en el mismo municipio. Como en el caso anterior, el reptil fue reportado por la comunidad y trasladado para su valoración.

Las babillas han sido restacadas por funcionarios de autoridades ambientales. Foto: CVC

¿Pero qué es lo que sucede y porqué la aparición permanente de estos animales en esta región del país?

Según Gabriel Rodríguez, biólogo de la Regional Suroccidente de la CVC, esta especie fue introducida al Valle del Cauca, proveniente de la Costa Atlántica. Los animales fueron dispuestos en lagos o reservorios, propiedad de narcotraficantes, en el sector de Jamundí. "Cuando les realizaron procesos de extinción de dominio, estas propiedades en muchas ocasiones quedaron abandonadas y sin ningún control y los animales empezaron a reproducirse y a crecer su poblaciones".

Le sugerimos: Especies exóticas aumentarán 36% en el mundo a 2050

Estos especímenes comenzaron a extenderse por la región y ha movilizarse por zanjones. "Son animales que buscan las zonas húmedas, las cuales se convierten en áreas aptas para su proliferación", explica Rodríguez.  De acuerdo con el experto, las babillas pequeñas empiezan a dispersarse y a bajar por las corrientes, colonizando diversos sectores.

Los ejemplares de babillas se han extendido por diferentes zonas del Valle. Foto. CVC

Rodríguez dice que lo que sucede con las babillas es lo mismo que ha ocurrido con el caracol africano o el camarón rojo, así como otras especies invasoras que han ido colonizando y distribuyéndose en el departamento. 

La autoridad ambiental le pide a los habitantes de la zona que en caso de observar estos animales, den aviso con el fin de rescatarlos y  trasladarlos a su hábitat natural.