De piel escamosa y dura, estos reptiles que se ubican en zonas tropicales de África, América, Asia y Australia aparecieron por primera vez en el planeta durante el Eoceno, escala temporal geológica que inició hace unos 56 millones de años y que terminó hace unos 34 millones. 

Los cocodrilos se asomaron casi al mismo tiempo que los dinosaurios. Cuando un cataclismo eliminó a la mayoría de estos animales al final del Triásico, algunos cocodrilos lograron mantenerse con vida, para luego habitar en los ríos y pantanos. 

También, hace unos 65 millones de años, muchas especies de estos reptiles, a menudo denominados como “los últimos dinosaurios vivientes”, lograron sobrevivir cuando un asteroide acabó con gran parte de la vida de ese entonces. Muchos científicos aseguran que la razón por la que los cocodrilos se mantuvieron con vida tiene que ver con su habilidad para permanecer largos periodos de tiempo sin comer y por su sangre fría. 

Le recomendamos: Dos gorilas de zoológico de California dieron positivo para covid-19

Estos excelentes nadadores han despertado el interés de los científicos, quienes buscan las respuestas a todas las interrogantes que estos reptiles plantean. 

Durante la era de los dinosaurios el clima era más cálido, lo que da una idea de por qué en ese entonces existían más variedades de cocodrilos de las que hay ahora. Actualmente hay muy pocas especies con vida, solo 25. Foto: Getty.

Bajo este interés, una reciente investigación llevada a cabo por profesionales de la Universidad de Bristol (Reino Unido), publicada este mes en la revista Nature Communications Biology, explica por qué los cocodrilos han cambiado tan poco desde la era de los dinosaurios.

De acuerdo con los científicos, un patrón de evolución de "inicio y parada", gobernado por el cambio ambiental, podría ser la respuesta.

Según explica el grupo de científicos, el ritmo de evolución de los cocodrilos varía. Generalmente es lento, pero en algunos momentos se acelera porque su entorno ha sufrido modificaciones. Este patrón de evolución es conocido como "equilibrio puntuado". Así, la investigación sugiere que su evolución se hace rápida cuando el clima es más cálido. 

Le sugerimos: El cambio climático debería ser una preocupación para la salud pública

"Para nuestro estudio, medimos el tamaño corporal, que es importante porque interactúa con la rapidez con que crecen los animales, la cantidad de alimento que necesitan, el tamaño de sus poblaciones y la probabilidad de que se extingan", explica el Dr. Max Stockdale de la Facultad de Ciencias Geográficas de la universidad, autor principal del estudio. 

Los hallazgos de los científicos exhiben que la poca diversidad de estos reptiles y su “aparente falta de evolución es el resultado de una tasa de evolución lenta”. Al parecer, los cocodrilos lograron una forma corporal que es lo suficientemente buena, eficaz y versátil, que no necesita ser modificada para mantenerse con vida. 

De acuerdo con la investigación, esta versatilidad también habría contribuido a su supervivencia luego del impacto del meteoro, pues según explican, los cocodrilos prosperan de una forma más eficiente en condiciones cálidas porque ellos no pueden controlar su temperatura y necesitan del calor del medio ambiente.

De hecho, según manifiestan, durante la era de los dinosaurios el clima era más cálido, lo que da una idea de por qué en ese entonces existían más variedades de cocodrilos de las que hay ahora. Actualmente hay muy pocas especies con vida, solo 25. 

También: Escasez de agua pone en riesgo la supervivencia del ornitorrinco

Para el Dr. Stockdale, “es fascinante ver cuán intrincada existe una relación entre la tierra y los seres vivos con los que la compartimos. Los cocodrilos aterrizaron en un estilo de vida que era lo suficientemente versátil como para adaptarse a los enormes cambios ambientales que han tenido lugar desde que los dinosaurios estaban alrededor".

El ritmo de evolución de los cocodrilos varía. Generalmente es lento, pero en algunos momentos se acelera porque su entorno ha sufrido modificaciones. Así, la investigación sugiere que su evolución se hace rápida cuando el clima es más cálido. Foto: Getty.

Ahora, el siguiente paso en la investigación, de acuerdo con el doctor, es averiguar por qué algunos tipos de cocodrilos prehistóricos se extinguieron y otros no.