El compromiso de los emprendedores y ciudadanos con el medio ambiente en Bogotá cada día se consolida más. Desde diferentes frentes y temáticas se desarrollan iniciativas tendientes a proteger, cuidar y preservar los recursos naturales, así como a incentivar a los habitantes de la capital para que se involucren y trabajen en estos propósitos. 

Por esta razón, la Secretaría de Ambiente de Bogotá, teniendo en cuenta diferentes variantes, realizó una selección de aquellas ideas que apuntan a este objetivo y que se han venido consolidando durante años. 

Son diversos los temas que tuvo en cuenta la entidad ambiental en el momento de adelantar dicho proceso. Caminatas ecológicas y meditación, humedales, biodiversidad, residuos sólidos y jóvenes de Bogotá, son algunos de ellos. 

Caminatas ecológicas con meditación. Foto: Fundación Caminantes del Cielo

Precisamente, en el primer tema, uno de los proyectos seleccionados por la entidad ambiental fue la Fundación Caminantes al Cielo, liderado por Ricardo Espinoza, facilitador de técnicas meditativas. Esta Fundación trabaja en la generación tanto de conciencia personal como ambiental, teniendo diferentes espacios que vinculan un contacto con la naturaleza y realizando actividades de meditación para tener un contacto directo con los recursos naturales, creando una limpieza interna por medio de las actividades de meditación y que se refleje en el exterior.

Otro de los temas escogidos por la SDA es el de los humedales, ecosistemas que son clave en la capital del país, pero que se ven afectados por diversas problemáticas. Ante dicha situación, son varias las iniciativas que trabajan con el fin de protegerlos y preservarlos. 

La Secretaría de Ambiente seleccionó a la Fundación Grupo Banco de Semillas, una iniciativa que empezó trabajando por la defensa de los derechos vulnerados de familias que fueron engañadas con la adquisición de predios para vivienda; hecho que ocurrió en el año 1992, familias que en su mayoría provenían de diferentes zonas del altiplano cundiboyacense en desplazamiento por el conflicto armado y que construyeron en lo que hoy en día son los barrios aledaños al humedal La Vaca, en el sur de Bogotá.

Le recomendamos: Inclusión social y negocios verdes, claves en recuperación pospandemia

Dora Villalobos y su esposo empezaron a destacarse en su comunidad por la gestión realizada en torno a servicios públicos (agua y luz), autogestión de las viviendas del sector, diálogos con la administración Distrital debido a que eran barrios no legalizados y esta quería despropiar las viviendas ya construidas Re victimizando a sus habitantes. Tras diversos logros y acciones frente a las autoridades del Distrito, Dora decidió conformar legalmente la Fundación Grupo Banco de Semillas.

La recuperación del humedal La Vaca ha sido uno de los grande retos de Dora Villalobos. Foto: Humedales Bogotá

Esta Fundación participa en las mesas de trabajo con instituciones del Distrito, realiza apoyo, acompañamiento y vigilancia a la administración Distrital y a la Empresa de Acueducto para lograr el reasentamiento de familias involucradas en el área del humedal.

Ha trabajado en el rescate de semillas que permanecieron por muchos años bajo los escombros, basura y lodos mal olientes; semillas de vegetación acuática propia del ecosistema, las cuales se conservaron en el vivero del humedal La Vaca y ha realizado aportes para la construcción de la política pública de Humedales, su correspondiente plan de acción y sus actualizaciones, plantación de árboles y ha apoyado en la formulación y actualización del Plan de Manejo Ambiental, instrumento técnico de planeación del humedal La Vaca, entre muchos otros temas.

Esta Fundación involucra a la comunidad aledaña al ecosistema para generar un sentido de apropiación y pertinencia por el territorio y motiva a diversos actores para que se unan y trabajen para la recuperación y preservación del humedal. Su trabajo se centra en la conservación, restauración, preservación y uso racional de los ecosistemas de humedales, en especial el Humedal La Vaca. 

Le sugerimos: ESPECIAL: La boyacense que reverdeció el humedal de La Vaca

Sus planes se centran precisamente en la conservación y preservación del sector norte del humedal La Vaca; la restauración, recuperación, conservación y preservación del sector sur del mismo; la consolidación del Centro de investigación e innovación Comunitario CIIC, como espacio para potencializar habilidades científicas e históricas en torno a ecosistemas de humedales de la ciudad y continuar vinculando y motivando otras comunidades para que trabajen en este mismo propósito.

En el tema de Humedales, la SDA también destaca el trabajo realizado por la Corporación Vida del río Fucha, la cual se dedica a la preservación, recuperación, restauración y desarrollo sostenible e investigación social y técnica de los recursos naturales, con un enfoque eco sistémico.

También trabajan en el desarrollo, articulación y gestión en ejes de recursos naturales, la promoción y divulgación sociocultural y de formación del arte y los valores del ser humano.

Residuos sólidos y separación en la fuente

Otra de las temáticas alrededor de las cuales se generan proyectos amigables con el ambiente en Bogotá está relacionada con el manejo de residuos sólidos. Son varios las iniciativas valoradas en este aspecto. 

Una de ellas es la Organización Trébola Ecológica, que desarrolla su proyecto RetroCD, una iniciativa que nació como resultado de más de ocho años en el sector de residuos electrónicos, evidenciando que existen residuos "huérfanos" cómo los cd/dvd que de forma permanente llegaban a rellenos sanitarios y fuentes de agua como los humedales.

La finalidad de RetroCD es evitar que los cds y dvs lleguen a fuentes como los humedales. Foto: Organización Trébola Ecológica. 

Por esa razón, nació en 2016 RetroCD, una iniciativa coordinada por Alba Cecilia Sandoval, que busca cerrar el ciclo de vida de estos elementos a partir de la educación ambiental por medio de un contenedor interactivo para incentivar en los ciudadanos el deseo de hacer una correcta disposición de este y otros residuos especiales.

Desarrollan talleres de educación ambiental, eventos temáticos, activaciones y campañas para promover el cuidado de los espacios de agua como los humedales y dar un adecuado cierre de ciclo de vida a los residuos pos consumo. Vinculan a la comunidad a través de convocatorias, talleres, actividades como círculos de palabra, carnavales ambientales y otras actividades.

Diez personas trabajan hoy en este proyecto que busca ampliar la cobertura y las acciones de educación ambiental con otras rockolas distribuidas en lugares de afluencia masiva.

Le puede interesar: Así es Luca, el auto eléctrico hecho con residuos y materiales reciclados

En este tema, otras dos iniciativas fueron destacadas por la SDA. Se trata de Gente de Zona Trece, un grupo de familias que residen, trabajan o tienen algún tipo de relación con la localidad de Teusaquillo y trabajan para que los habitantes tengan una apropiación efectiva del territorio local y propender por el enriquecimiento del hábitat. Así mismo, hacen el ejercicio de la recolección de los residuos pos consumo y la tarea de concientización para hacer la separación adecuada en la fuente.

Colectivo Comunidad Nueva Roma, es el otro proyecto que  busca contribuir al manejo adecuado de residuos sólidos, separación en la fuente, en la localidad de Kennedy, barrio Nuevo Roma. Allí buscan generar conciencia ambiental, disminuir el impacto ambiental, dignificar el trabajo de recuperadores ambientales, y generar iniciativas económicas a partir de la transformación de residuos sólidos.

Cerros Orientales

La protección de los cerros Orientales es una de las preocupaciones de muchas habitantes de la ciudad. En esta temática trabaja la Red de Amigos del Zuque y Cerros orientales, un proyecto que inició hace 10 años de la idea de dos amigas que les gustaba realizar actividad física y subir a la montaña a caminar.

Esta iniciativa realiza recorridos de observación, limpieza de basura y escombros en el cerro el Zuque, limpieza a fuentes hídricas, en el que también participan otras organizaciones. También realizan un intercambio de saberes.

Cada día es mayor el número de persomnas que se involucran con el proyecto en los Cerros Orientales. Foto: Red de Amigos del Zuque

El trabajo se concentra en la siembra de árboles, recorridos, agricultura urbana y limpieza en la montaña, con el fin de dejar su granito ambiental de recuperación al entorno. Hoy son 20 personas a quienes les encanta cuidar y disfrutar del medio ambiente. Su objetivo es seguir recuperando el Zuque con el desarrollo de diversas actividades. 

Biodiversidad

En el tema de biodiversidad, la SDA destaca el trabajo de la Fundación Bioethos, que trabaja por la conservación de especies y ecosistemas colombianos, principalmente aquellos en vías de extinción, ideas que desarrollan a través de la investigación, la educación ambiental, el turismo ecológico y el arte.

Involucra el arte y la cultura con el mundo animal a partir de cursos, exposiciones, asesorías, acompañamiento a emprendimientos artísticos basados en fauna y conservación, desarrollo y producción de material audiovisual que estén inspirados en la biodiversidad y la fauna, generando valor agregado en los productores, artesanos y comerciantes, apoyando estrategias de conservación de especies y ecosistemas en peligro de extinción.

De igual forma, en esta temática fue seleccionada Natural Planet Foundation, que trabaja por el cuidado de los humedales  y las practicas en bici. De igual forma, desarrolla el programa En la vía respeto la vida, diseñado por la preocupación que genera la alta tasa de accidentabilidad de fauna silvestre en las vías y la falta de un buen comportamiento ambiental en carretera tanto por conductores como ocupantes.

Esta campaña nace con la necesidad de sensibilizar a conductores y ocupantes de sus vehículos en carreteras, con la finalidad de proteger la vida de animales silvestres que puedan transitar por vías. El objetivo es apropiar un cultura ambiental de buenas prácticas para quienes transitan por las carreteras para que no arrojen residuos y cero colillas de cigarrillo, entre otros.

Jóvenes de Bogotá 

En este tema, según la SDA, las organizaciones que hacen parte del Voluntariado ambiental y que realizan trabajos con jóvenes, se destacan según grado de participación y de acuerdo con las actividades realizadasdurante el año anterior. 

Aquí destacan la Fundación Valores y Talentos, cuyo trabajo se enfoca en apoyar a los más necesitados fomentando en los niños, jóvenes y adultos el cuidado del medio ambiente y el cuerpo por medio de la recreación, actividad física y deporte como medio de superación personal con mirar al futuro. 

También está mi Barrio Bonito del Programa Prosofí de la Universidad Javeriana. Esta iniciativa pretende formar a los jóvenes en liderazgo, proyecto de vida y participación ciudadana, para lo cual, parte de las actividades realizadas se enfocan al cuidado de huertas comunitarias en la Localidad de Usme.

En general, los jóvenes reciben refuerzo escolar para las Pruebas Saber, actividades de trabajo en equipo y liderazgo, reconocimiento personal y del otro, formación ciudadana, cuidado y utilización de Huertas Comunitarias y formación en el cuidado y uso de los recursos naturales. Gracias al mismo se benefician directamente alrededor de 30 jóvenes de la localidad de Usme, cada semestre. 

Lea también: Urbes verdes: necesitamos más que nunca árboles en las ciudades

Otra idea verde destacada es Grupo Scout Chimizipagua, del cual participan varios colectivos ambientales de la localidad de Ciudad Bolívar y trabajan para promover el respeto a la naturaleza a través de actividades de educación medio ambiental y deportivas y que los niños, niñas y jóvenes sean agentes del cambio activo, viviendo una experiencia directa con la naturaleza, cultura del medio ambiente, aprendiendo procesos y cuidados ambientales.

Los niños y niñas son agentes de un cambio activo. Foto: Grupo Scout Chimizipagua

La Fundación Recivivir es otra de las iniciativas verdes. Trabaja en la recuperación de puntos críticos, realiza jornadas de siembra,  reforestación, agricultura urbana, educación ambiental, jardinería y ornato, recolección de residuos sólidos, mantenimiento de fuentes hídricas, un proceso en el que se involucran niños, niñas, jóvenes, adultos y personas mayores.

De igual forma, destaca Grupo Scout 41 Guardianes de los Cerros, proyecto que se dedica al desarrollo de acciones en torno a la recuperación de espacios físicos, formación en valores, cuidado con el ambiente, manejo del tiempo libre, servicios sociales, formación de ciudadanos y ciudadanas de bien, actividades de educación ambiental, recuperación de espacios, caminatas de reconocimiento del entorno, servicios sociales, ocupación del tiempo libre.