La situación por la que atraviesa el país como consecuencia de las decisiones tomadas por el gobierno para frenar la expansión del coronavirus, les empezó a pasar factura a muchos lugares que tienen a los animales como protagonistas. Los zoológicos, unos de ellos.

Estos sitios de esparcimiento, contacto con la naturaleza y, en las últimas décadas, de rehabilitación de fauna que ha sido víctima del tráfico ilegal, suelen financiar sus gastos de funcionamiento con los ingresos que les genera la llegada de visitantes, pero actualmente no es posible obtener dichos recursos y la emergencia tiende a complicarse con la ampliación de la cuarentena.

Le recomendamos: Semana Santa en cuarentena: aproveche para hacer caridad por los animales

En su mayoría, las directivas de estos establecimientos han informado que los recursos con los que contaban se agotaron, por lo que han iniciado una serie de campañas tendientes a llamar la atención de las personas y obtener su solidaridad, con la idea de que obtener los alimentos necesarios para cuidar a los animales, pues está en peligro la vida de muchos de ellos. Se estima que en los diferentes zoológicos del país habitan más de 12.000 ejemplares de diversas especies.

Los animales del zoológico Santa Cruz, en su mayoría son adultos. 

Las directivas de los zoológicos de Santa Cruz, el de Cali, el de Barranquilla y Santa Fe, en Medellín, no han ocultado su preocupación ante esta realidad. Solo en el de Santa Cruz, que está ubicado, en el municipio de San Antonio de Tequendama, en Cundinamarca, habitan 780 animales, la mayoría en edad adulta. Se estima que el funcionamiento mensual de este lugar se acerca a los 204 millones de pesos. Por esta razón sus trabajadores iniciaron a una colecta tendiente a ayudar con el cuidado de los animales durante el periodo de crisis.

Caso similar se presenta con el Zoológico de Cali, que alberga 2.500 animales. Voceros de la institución indicaron que dado el aislamento preventivo oligatorio, no hay presencia de visitantes por lo que ha sido imposible percibir recursos y por tanto se está poniendo en riesgo el mantenimiento y sostenimiento del lugar. 

Le recomendamos: Lanzan SOS por comida para 700 animales del zoológico de Santa Cruz

Este parque no recibe recursos de ningún ente territorial, ni del municipio, ni de la gobernación y menos de la nación. Los costos fijos del lugar son altos debido a que además del importante número de animales, se generan puestos de trabajo para 250 personas. 

La Fundación Zoológica y Botánica de Barranquilla también enfrenta sus propias premuras y por ello sus directivas iniciaron una campaña con el fin de buscar apoyo para mantenerse mientras termina el confinamiento. Farah Ajami, directora ejecutiva, del zoológico manifestó el objetivo es recolectar fondos para asegurar la supervivencia de los más de 800 animales que habitan en el centro de conservación, para lo que se necesita un promedio de 250 millones de pesos mensuales. La donación se puede hacer en dinero o especies, a través de la cuenta bancaria destinada o las plataformas tecnológicas.

Por su parte,  el director del Parque Zoológico Santa Fe, Jorge Abaud Echeverri, expresó su preocupación por la situación tan difícil a la que se enfrenta este lugar que alberga 960 especies, entre los que destacan: leones, tigres, osos, cebras, hipopótamos y distintos monos, reptiles y aves.

Al mes este parque requiere más de 400 millones de pesos que se destinan a cubrir los gastos de alimentación, insumos y nómina, que normalmente son cubiertos con la entrada de unos 280.000 visitantes que reciben cada año.

Este oso hormiguero es habitante del Zoológico Santa Fe. 

Ante las circunstancias, iniciaron una campaña en redes sociales para recaudar donaciones y también han tocado las puertas de autoridades en busca de recursos. "Realmente necesitamos encontrar apoyos", dijo el directivo.

El gerente del Parque Zoológico Santa Fe de Medellín, Jorge Aubad, informó que la entidad adelanta una campaña solicitando las donaciones de los ciudadanos. 

El Parque Zoológico Santa Fe se encuentra desde este año en un proceso de reestructuración que cambiará su vocación de lugar de exhibición a conservación, a pesar de que desde hace un tiempo viene realizando esta última labor.

Sin embargo, estos no son los únicos lugares con necesidades. También las fundaciones, refugios, bioparques y otros establecimientos requieren ayuda para poder sostenerse en momentos en que no hay ingreso de visitantes. El bioparque La Reserva es uno de ellos. Allí habitan 150 animales rescatados del tráfico ilegal. Ubicado en el municipio de Cota, en Cundinamarca, se quedó sin recursos para comprar alimentos y medicinas para las diferentes especies, por lo que solicita ayudas y donaciones que permitan mantener con vida a estos animales. 

Lea también: 150 animales silvestres del Bioparque La Reserva también necesitan ayuda