El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), le exigió a los gobiernos del mundo trabajar en un plan más ambicioso y completo para abordar la crisis mundial de los ecosistemas y la constante pérdida de biodiversidad. 

Según la organización internacional es importante que se tomen decisiones más realistas para evitar la pérdida irreparable de naturaleza a la que se viene enfrentando el mundo. 

En el documento, que se encuentra a consideración de los países y actores clave, se identifican las acciones necesarias a fin de lograr un mundo positivo para la naturaleza al 2030. Esto debido a que, para la organización, sin avances importantes en urgencia y ambición, se corre el riesgo de que el periodo 2021-2030 sea otra década perdida para el planeta.

La advertencia se da justamente cuando los países se preparan para reiniciar las conversaciones sobre un marco de biodiversidad global posterior al 2020.


Para WWF, los países deben aumentar el nivel de ambición en el borrador del plan de la Organización de Naciones Unidas, al mismo tiempo que garanticen que los impulsores de la pérdida de la naturaleza sean abordados, incluyendo las prácticas agrícolas insostenibles y la deforestación.
Los bosques han sido afectados en grandes proporciones en los últimos años en el mundo. 
"Los esfuerzos para conservar y proteger los hábitats naturales en la tierra y el mar, junto con las iniciativas para proteger y recuperar las especies, deben complementarse con el objetivo de reducir a la mitad el impacto de todo lo que el mundo produzca y consuma en la próxima década", asegura en una comunicación oficial.

Para revertir con éxito la pérdida de la naturaleza, la oenegé insta a los países a adoptar un marco que impulse a la sociedad y el gobierno a emprender una acción urgente y transformadora. Este debe ser inclusivo y considerar el pleno reconocimiento del papel y los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades  locales. 

De igual forma, la organización considera que los objetivos y metas ambiciosos solo son significativos si impulsan la acción, por lo que es clave que en las negociaciones se produzca un paquete que incluya un mecanismo de implementación que mejore significativamente la transparencia y la rendición de cuentas. 

Alineación con flujos financieros

Para WWF, el nuevo plan debe abordar el impacto negativo de las finanzas sobre los recursos naturales, alineando los flujos financieros con las prácticas positivas para la naturaleza y eliminando incentivos dañinos, incluyendo los subsidios perversos. Por esta razón, les pide a los países compromisos específicos sobre estos temas para establecer metas ambiciosas en otros elementos esenciales del marco, incluyendo acciones de conservación directas y la transformación de los sectores productivos que causan pérdida de naturaleza. 

Marco Lambertini, director General de WWF Internacional, dijo: la ciencia  nunca ha sido más clara. Estamos presenciando una disminución catastrófica de la biodiversidad. Esto no es nuevo. Se ha estado acelerando durante décadas, y el mundo ha fallado una y otra vez al momento de actuar”

Le sugerimos: Biodiversidad: el hombre es la especie más peligrosa de la historia

Los arrecifes coralinos se enfrentan a una problemática de blanquemiento. 

En su concepto, el mundo no se puede permitir otra década perdida para la biodiversidad. "Muchos ecosistemas como los arrecifes de coral y los bosques tropicales se están acercando a puntos de inflexión y un millón de especies están amenazadas de extinción. La pérdida de  la naturaleza aumenta el riesgo de pandemias, acelera el cambio climático, socava la seguridad alimentaria e hídrica y pone en riesgo nuestros sustentos. Es hora de que los  líderes cumplan con las personas y el planeta. Necesitamos un ambicioso acuerdo  de biodiversidad que restablezca nuestra relación con el mundo natural y ofrezca un  futuro positivo para la naturaleza”, señaló Lambertini

Por su parte, Guido Broekhoven, jefe de Investigación de Políticas y Desarrollo de la organización, mencionó que “el borrador del plan de la ONU contiene elementos necesarios para abordar la crisis de la naturaleza, pero corre el riesgo de ser ineficaz si no se incluyen componentes esenciales, como el  objetivo de reducir a la mitad nuestra huella ecológica, y un mecanismo de implementación que fortalezca la transparencia y la rendición de cuentas".

Le puede interesar: Ninguna de las 20 metas de conservación de la biodiversidad para 2020 se logrará

Para Broekhoven, el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales también es fundamental. "Necesitamos con urgencia que los líderes expresen su apoyo a la acción intersectorial para transformar los impulsores de pérdida de la naturaleza y movilizar fondos de manera adecuada”.  

Los países deben intensificar tanto su urgencia como su nivel de ambición,  asegurando que el borrador del acuerdo llegue a Kunming con los componentes  necesarios para lograr un mundo positivo para la naturaleza", agregó Broekhoven. 

Muchas especies de fauna se ven afectadas por la pérdida de hábitat y biodiversidad. Foto: Y. J. Rey Millet / WWF.

Las negociaciones sobre el borrador del plan de biodiversidad comenzaron en 2019. Sin  embargo, las conversaciones se pospusieron por la pandemia de COVID-19. El plan final  negociado está programado para ser adoptado en Kunming, China, este año. 

¿Por qué es pertinente este plan? 

Las acciones que se tomen para proteger y cuidar la naturaleza son determinantes. Las actividades humanas están destruyéndola a un ritmo más rápido de lo que  puede reponerse.

De acuerdo con el Informe Planeta Vivo 2020, desde 1970 las poblaciones mundiales de vida silvestre han disminuido un promedio de dos tercios. Tres  cuartos de toda la tierra y dos tercios de los océanos han sido alterados significativamente por acciones humanas. Y, un informe de la ONU reveló en 2020 que el mundo no cumplió ninguno de sus objetivos de biodiversidad de la década anterior, lo que pone en evidencia la dura realidad frente a la que se tiene que luchar.