Como nunca antes, la deforestación en Colombia es portada de revistas y tema de muchos artículos en diferentes medios de comunicación. Incluso, en aquellos en los que los asuntos ambientales no eran prioridad. Y no es para menos. El país enfrenta la tasa de deforestación más alta en su historia.

Le puede interesar: Colombia, uno de los cinco países con mayor deforestación en 2018

Según el ministro de ambiente, Ricardo Lozano, la cifra para 2018 llegará a las 280.000 hectáreas devastadas. Y, según las proyecciones del Ideam de mantenerse en los próximos cuatro años esta tendencia, se podrían perder hasta 1.200.000 hectáreas de selva colombiana.

Frente a esto, el gobierno, en cabeza del jefe de la cartera ambiental ha hecho énfasis en su Estrategia de Control Contra la Deforestación, basada en tres grandes acciones: legalidad, economía forestal y tenencia de la tierra, y monitoreo permanente.

En el componente de legalidad está enmarcada la estrategia Artemisa, que comenzó en firme el pasado 28 de abril y que busca recuperar las áreas acaparadas ilegalmente en los Parques Nacionales Naturales.

Para muchos ambientalistas, estas acciones son loables, pero no suficientes. Insisten en la necesidad de cambiar la meta de deforestación en el Plan Nacional de Desarrollo. Tan así es su exigencia que el pasado martes radicaron en el Congreso de la República casi cien mil firmas solicitando la modificación.

Lea también: Cerca de 100.000 firmas contra la deforestación de Colombia

Ante esto, Lozano afirma que el gobierno Duque está siendo sincero frente a la situación del país. “El 7 de agosto de 2018 recibimos una curva ascendente de deforestación. Según el Ideam, en 2022 la tasa de deforestación anual podría estar en 360.000 hectáreas. Por esto, nuestro compromiso es reducir esta cifra en 30 %”, agrega.

Esta es la gráfica con la que el gobierno Duque explica la meta propuesta contra la deforestación en el Plan Nacional de Desarrollo.

Este 30 % significa evitar que que se deforesten 108.000 hectáreas. Lo que dejaría la cifra en 252.000 hectáreas. Justo el número con el que el sector no está de acuerdo.

Pero, y qué pasará con el área de selva que inevitablemente se tumbe. Según Lozano, el plan del gobierno es reforestar 300.000 hectáreas de bosque a las que le sumarán 900.000 que se incluirán dentro de los sistemas agroforestales y de manejo forestal sostenible.

Aquí su propuesta de reforestar y restaurar los ecosistemas perdidos.

La opinión pública seguirá pendiente no solo de lo que se apruebe en el PND, sino sobre todo de las acciones que se ejecuten para evitar este flagelo y recuperar lo que se pierda.

Relacionados

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com