En el marco de la Cumbre de Sostenibilidad, Natura expuso cómo desde su esencia del Bien estar Bien (bienestar: sentirse bien con uno mismo, con su cuerpo y estar bien, con quienes se relaciona), desencadena una serie de impactos positivos para crear un mundo mejor. No es un eslogan, sino una inspiración que desde el comienzo del desarrollo de sus negocios ha llevado a la marca a que, sin proponérselo, aporte firmemente al cumplimiento de 16 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

No es una elección simple, pero sí una que garantiza la existencia, no solo como seres humanos, sino también como empresas. Un diferencial que cada vez es más valorado por un consumidor consciente de las cadenas de producción que activa tras sus elecciones, y que por eso prefiere Natura.

Desde el proceso de creación de los productos, la compañía utiliza el principio de ecoeficiencia que une al conocimiento tradicional y a la ciencia en un modelo de innovación abierta –que involucra redes de investigadores globales–.  En este proceso la compañía de cosméticos ha encontrado en la Amazonía 18 activos, de los que se extraen 70 materias primas que se utilizan en sus productos.

Ha desarrollado, así mismo, un modelo de negocios que garantiza un pago justo, una mejora de la calidad de vida de las familias y que éstas pasen a preservar la selva en lugar de talarla. Con esto se benefician más de 30 comunidades, alrededor de 8500 familias. Se mantiene 257.000  hectáreas de selva en pie, que equivale a 277 canchas de fútbol, y se preservan 25 especies nativas, actuación reconocida por el sello UEBT (Union for ethical Biotrade)

Entre estos activos está el Ucuuba, que proviene de un árbol que alcanza una altura de 25 a 35 metros, cuya madera es más que apetecida para producción de láminas y enchapes, con una rentabilidad por cada tronco de 7 reales (brasileños), lo que equivale más o menos a 7 mil pesos colombianos. Un buen precio para las familias rivereñas, pero ha significado que este árbol nativo ya se encuentre en vías de extinción.

Para frenar este fenómeno, Natura activó el modelo de negocio, y con una investigación científica sumada al conocimiento ancestral de la comunidad, encontró que el mayor valor de esta especie no estaba en su madera, sino en los frutos, de cuyas semillas se extrae una manteca rica en colágeno y elastina. Resulta que un árbol maduro puede producir entre 30 a 50 kilos de semillas por año.

Con cada cosecha anual de Ucuuba, se paga a la comunidad 30 reales, unos 30 mil pesos colombianos cada año, y con ello los rivereños mejoraron su calidad de vida protegiendo el ecosistema de la selva. Haciendo las cosas bien con la naturaleza pasaron de ganar por cada árbol 7 mil pesos (una única vez) a 30.000  pesos cada año, ellos recogen 60% de la cosecha y 40% se mantiene para garantizar la renovación en equilibrio del ecosistema. Está en proceso de conservación la especie de Uccuba y se logró que cada árbol tenga mayor valor en pie que talado.

Se puede decir que, para esta compañía, la sustentabilidad es un factor de competitividad, que unido a una estrategia de gestión de personas y procesos flexibles, basada en la co-creación ha encontrado un camino que le permite crecer en Colombia a más de dos dígitos. Natura es hoy un grupo global de cosmética, es decir que hacer las cosas bien también es rentable.

Es muy positivo que muchas organizaciones estén hoy buscando acciones para promover la sustentabilidad de sus negocios en beneficio de la sociedad y que los ODS sirvan de inspiración. La reflexión que Natura deja es que si el camino es el de hacer las cosas bien no existe mejor inspiración que actuar de esta forma y dejarnos sorprender por los resultados…Bien estar bien.

Programa Amazonía: el impacto de Natura a los ODS

ODS 15: Vida en la Tierra. Busca promover el uso sustentable de los ecosistemas terrestres, gerenciando de forma sustentable las selvas y revirtiendo la degradación de la tierra y la pérdida de la diversidad.

ODS 1: Erradicación de la pobreza. Actúa desde hace 18 años en conjunto con cooperativas agroextravistas en la región amazónica. Genera desarrollo y renta para 2 mil familias e impacta directamente la mejora de la calidad de vida de 8 mil personas.

ODS 2: Hambre y agricultura sustentable. Prioriza modelos de producción que garantizan la seguridad alimentaria de las comunidades involucradas con los Sistemas Agroforestales (SAFs). Conocidas como “selvas de alimentos”.

ODS 4: Educación de calidad. Apoya el fortalecimiento de 30 escuelas rurales comunitarias en Pará, facilitando el acceso de 2 mil jóvenes a una educación de calidad, con formación técnica aplicada a la realidad local.

ODS 5: Igualdad de género. El trabajo con especies de la biodiversidad contribuye en importantes avances con relación a la formación de liderazgos femeninos y la generación de trabajo y renta para las mujeres de la Amazonia. Este es el caso del Movimiento de Mujeres de las Islas de Belém en Cotijuba, y del empoderamiento femenino a partir de la colecta de Andiroba en el Médio Juruá y de Cumaru por la asociación de mujeres AVIVE en el Amazonas.

ODS 6: Agua potable y saneamiento. A través de un acuerdo realizado al inicio de 2015 con el Ministerio de Desarrollo Social y lucha contra el Hambre, el Proyecto Sanear Amazonia, acercó el saneamiento básico y el acceso a agua potable a 500 familias ribereñas de la región del Médio Juruá (AM)

ODS 8: Trabajo decente y crecimiento económico. El Programa Amazonia tiene como prioridad el desarrollo económico inclusivo y sustentable. Fortalece cooperativas y genera empleo y renta para 25 comunidades y 2 mil familias en la región.

ODS 9: Industria, innovación e infraestructura. Invierte en innovación, capacitación e infraestructura de campo para apalancar la competitividad de las 24 cooperativas con las cuales tiene acuerdo en la Amazonia, siete de ellas con micro usina local. Además, conecta las cadenas productivas sustentables a la demanda de empresas por insumos de la biodiversidad a través del Ecoparque, polo industrial orientado a la economía de la selva y situado en Benevides (Brasil)

ODS 12: Consumo y producción responsable. Invertimos en el fortalecimiento de los liderazgos y cooperativas, rastreabilidad, práctica de comercio justo, en la distribución de beneficios por acceso a patrimonio genético y conocimiento tradicional (Sello UEBT).

ODS 13: Cambio del clima global. 41% de la cartera de proyectos de compensación de carbono de Natura se destina a proyectos en la Amazonia, evitando la emisión de un volumen de 1,2 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, por medio del apoyo a proyectos de energía limpia, restauración de áreas degradadas y conservación forestal (Redd+).

ODS 17: Acuerdos de ampliación de impacto de los ODS. Actuamos en colaboración con las comunidades de base, gobiernos, ONGs y empresas locales en acuerdos de desarrollo territorial, fortaleciendo liderazgos e instituciones, y haciendo converger esfuerzos de varios actores de una localidad en pro del desarrollo y de mejora de la calidad de vida en la región.