Esta entidad financiera, a través de su Plan de Responsabilidad Corporativa, desarrolla diversos programas como Educapazcífico, Escuela para el Emprendimiento BBVA, un plan de becas de formación tecnológica y superior en alianza con Fundación Plan, apoyo al emprendimiento femenino, Niños Adelante y un amplio portafolio de apoyo a deportistas de diferentes disciplinas.

Aquí, algunas experiencias exitosas como resultado de estas iniciativas en el país.

EMPRENDIMIENTO PARA JÓVENES

Escuela para el Emprendimiento BBVA es un proyecto de aula que se desarrolla en cooperación con las secretarías de Educación en diferentes ciudades y municipios de Colombia. La escuela permite integrar la formación de estudiantes y docentes en competencias financieras y de emprendimiento, además de estimular la creación de ideas de negocio que impacten directamente los proyectos de vida de los beneficiarios, permitiéndoles ser autosostenibles para continuar con sus estudios técnicos o superiores y ser apoyo para sus familias.

El proyecto, que ha llegado a más de 14 departamentos del país, ha beneficiado a más de 190.000 estudiantes y 1.100 docentes. “La profe” Cristina Fontalvo, de la institución educativa María Auxiliadora de Galapa, Atlántico, municipio a menos de una hora de Barranquilla, da testimonio de lo que el programa logró en su grupo de trabajo.

La Escuela para el Emprendimiento BBVA llegó a esta región del país en 2014. Fontalvo, al igual que otros docentes, se ha convertido en formadora de estudiantes enfocados en hacer realidad proyectos de vida propios de cara al futuro.

Este es el caso de Efraín García y Léider Cera, dos jóvenes de esa institución educativa que pasaron de ser dos estudiantes ‘problema’ a convertirse en un ejemplo de trabajo. “Nadie apostaba por ellos, eran conflictivos, no colaboraban y estaban a punto de ser expulsados del colegio”, cuenta la profesora Fontalvo, mientras recuerda cómo, cuando llegó BBVA con Escuela para el Emprendimiento, pensó en las posibilidades que tenía para ayudar a estos jóvenes, que al final fueron quienes tuvieron la iniciativa y la idea.

“Un día, molestando con la máquina de peluquear, Edgar vio que tenía habilidades para hacer cortes especiales y entonces fue ahí cómo nació Manchester United, una peluquería para hombres que lleva ya más de cinco años y que les ha permitido terminar la secundaria, convirtiéndose además en su soporte económico”, afirma la docente Fontalvo.

Otro ejemplo de las más de 1.300 ideas de negocio que han surgido con esta iniciativa en Barranquilla y el resto del Atlántico es Artesanías Joha, un emprendimiento liderado por Johanna Loaiza, estudiante de grado 11 de la IE Marco Fidel Suárez y quien desde muy niña trabaja con cerámica. Con la Escuela para el Emprendimiento BBVA, Johanna comenzó a trabajar su arte como empresa, convirtiéndolo en un negocio sostenible.

“Trabajo la cerámica, la cual adquiero ya con algunas formas de animales, objetos y figuras humanas como mujeres africanas y máscaras indígenas, y a las que posteriormente les hago un tratamiento para pintarlas al frío, especialmente con pátinas”, dice Johanna, que ha desarrollado este emprendimiento con la ayuda de su mamá, quien reconoce las enormes competencias que su hija ha adquirido con esta experiencia.

“Johanna concibe su labor como una empresa. Gracias a los conocimientos adquiridos en la escuela, tiene un manejo claro de su dinero y después de que la apoyé con la compra de materiales, ahora ha consolidado un flujo de caja que le ha permitido no solo mantener su negocio al día, sino también ahorrar y ayudar en la casa con algunos gastos”, dice Ofelia Velásquez, mamá de Johanna y representante legal de Artesanías Joha.

ESCUELA PARA EL EMPRENDIMIENTO BBVA

Estudiantes: 190.000

Docentes: 1.100

Departamentos: 14

BECAS PARA EL FUTURO

Yodeinis Benavides es una joven habitante del barrio El Pozón, en Cartagena de Indias, que desde hace un año hace parte de un grupo de jóvenes que, gracias al apoyo de BBVA y de la Fundación Plan, se están formando como técnicos laborales en salón, restaurante, mesa y bar, programa del Centro de Formación para el Trabajo Acceso.

“Tengo 26 años y soy madre de dos hermosos hijos, por quienes me he comprometido a hacer, de esta oportunidad que me han dado BBVA y la Fundación Plan, el primer paso para convertirme en una profesional, hacer realidad mis sueños y darles un mejor futuro a mis hijos”, dice Yodeinis, quien junto a 53 jóvenes de ??la Heroica??, avanzan en su formación tecnológica.

Estos jóvenes hacen parte de un grupo de 178 beneficiados que están también en las ciudades de Sincelejo y Tumaco, donde pueden cursar carreras técnicas en Asistencia en Primera Infancia, Gastronomía, Asistencia Administrativa, Mecánica Diésel, Cocina y Bar, Secretariado Ejecutivo, Asistencia Social y Contabilidad y Costos, entre otras. Junto a los 155 jóvenes que se graduaron en la primera fase, se conforma un grupo de más de 300 tecnólogos que, gracias a la alianza entre BBVA y Fundación Plan, aportan al desarrollo de estas regiones.

PLAN DE BECAS BBVA

Beneficiados II Etapa: 178

Beneficiados I Etapa: 155

Ciudades: Cartagena, Sincelejo, Tumaco y Quibdó.

Profesiones: Asistencia en primera infancia, técnico en sistemas y mantenimiento de redes, técnico laboral en salón, restaurante, mesa y bar, entre otras.

PROYECTO APÍCOLA QUE EMPODERA

En Socorro, Santander, un grupo de mujeres campesinas ha encontrado en un proyecto apícola una manera de empoderamiento. El BBVA lidera esta iniciativa con el apoyo técnico de las universidades Industrial de Santander y George Mason, de Virginia, EE. UU.

El proyecto que comenzó con 20 familias, 60% en cabeza de mujeres, ya va a cumplir un año. En este momento se encuentra en una primera fase de capacitación de las familias en la producción de la miel. La segunda abordará la estandarización del proceso.

Giovanni Monsalve, coordinador técnico del proyecto de la UIS, destacó la participación de la universidad en esta iniciativa: “Con un enfoque científico, a través de trazabilidades de calidad de la miel, características ambientales y comportamiento de las abejas, logramos convertir una problemática en una oportunidad de trabajo encaminado a la sostenibilidad”, dijo Monsalve.

Por su parte, Samantha Silva, estudiante de la UIS y beneficiaria de la iniciativa, destacó el papel de la mujer en el mismo: “Mujeres campesinas pueden trabajar desde sus casas y consolidar su papel protagónico en las economías familiares”, concluyó.