La producción de leche en Colombia se caracteriza, entre otros aspectos, por los bajos indicadores de desempeño productivo, lo que se traduce en baja competitividad. Esta situación afecta especialmente al Cesar, la principal cuenca de producción de leche de trópico bajo, con más de 10.000 productores que gestionan alrededor de 750.000 litros diarios.

En su mayoría, estos pequeños productores tienen fragilidad en los títulos de propiedad y tradición de sus predios, deterioro progresivo de la rentabilidad de su negocio y una participación baja o nula en el sistema bancario.

La empresa Alquería busca doblar el ingreso neto de cientos de estos pequeños lecheros por medio del proyecto Vaca Madrina, que impulsará más de 600 sistemas productivos en el Cesar a partir de la posibilidad de acceso a crédito bancario con un horizonte a diez años. Uno de los propósitos de esta iniciativa es ayudar a los pequeños productores a alcanzar, en el año siete del programa, un ingreso neto familiar superior a 2 millones de pesos. El proyecto se realizará de la mano de aliados en la banca local y multilateral.

“Los pequeños productores de leche son parte fundamental de Alquería. Es por esto que movilizamos recursos y ayudas que impulsan su competitividad, promoviendo el desarrollo del campo en el país”, afirma Carlos Enrique Cavelier, coordinador de Sueños de la compañía.

La fase piloto otorgará cerca de 1.000 millones de pesos en créditos y contempla, inicialmente, el trabajo con 20 productores con el objetivo de multiplicar sus ingresos por cinco en diez años. En cuanto a productividad, busca hacer que los lecheros produzcan más de 10 litros por vaca al día. Si el proyecto piloto es exitoso, en 2021 estaría incluyendo a 700 campesinos para llegar a reconvertir más de 30.000 hectáreas del departamento.

En cuanto a lo ambiental, el territorio tiene un alto grado de deforestación, por lo que Vaca Madrina tiene también como objetivo reforestar más de 3.000 hectáreas de bosque seco tropical para que sean recuperadas, y que representan más del 10 por ciento del área restaurada. Así mismo, buscará alcanzar eficiencia en las emisiones de gases de efecto invernadero, con la expectativa en el mediano plazo de generar bonos de carbono, y lograr así sistemas productivos ambientalmente más resilientes y sostenibles.

“Vaca Madrina debe ser un piloto para recuperar el campo, alcanzar la sostenibilidad económica de los pequeños productores y nutrir la clase media. Solo así se superará la línea de pobreza y se contribuirá a la construcción de un mejor país para todos los colombianos”, asegura Cavelier.