La tan anhelada descontaminación del río Bogotá, la serpiente ancestral de los muiscas, tiene su mayor epicentro en la puesta en marcha de las Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) Salitre y Canoas, obras que a finales de esta década mermarán el mayor golpe que recibe el afluente en sus 380 kilómetros de trayecto.

La ampliación y optimización de la PTAR Salitre entrará en funcionamiento en 2021, cuando tratará 30 por ciento de las aguas residuales generadas por los habitantes del norte y centro de la capital que fluyen por el río Salitre. Esta obra, ubicada en el noroccidente de Bogotá, actualmente está en etapa de pruebas técnicas.

En la PTAR Canoas, que estará ubicada en el municipio de Soacha, recae el mayor peso de la descontaminación del río Bogotá. Allí será tratado el 70 por ciento de los vertimientos de Bogotá y 100 por ciento de los producidos en el municipio cundinamarqués.

Los habitantes de Bogotáy Soacha son los grandes responsables de la contaminación del río Bogotá. Foto: Jhon Barros.

Según Cristina Arango, gerente general de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB), el primer paso para esta PTAR es la construcción de la estación elevadora Canoas, una infraestructura que cuenta con una inversión de 373.000 millones de pesos.

Le puede interesar: Las megaobras que harán renacer al alma de la sabana

“Esta estación, que estará lista en 2022, permitirá poner en funcionamiento los interceptores Fucha-Tunjuelo y Tunjuelo-Canoas. Recogerá los diferentes vertimientos que llegan a lo largo del río Bogotá en un gran interceptor que los conducirá después a la PTAR Canoas. Allí serán tratados, permitiendo recuperar los niveles de oxígeno en el agua y retener los residuos sólidos que se arrojan al sistema de alcantarillado”.

Arango informó que además de elevar las aguas que son transportadas a profundidad por estos dos interceptores, para ser tratadas en la futura PTAR Canoas, la estación permitirá generar 8 por ciento de la energía que hoy necesita el país.

La estación elevadora presenta un avance de 6,4 por ciento en términos físicos y 89 por ciento en diseños. Foto: EAAB. 

“El beneficio se verá reflejado tanto en la calidad del agua del río como en la calidad de vida de 7,3 millones de habitantes del centro y sur de la ciudad y del municipio de Soacha. En la ejecución de la obra se generan más de 4.000 empleos, permitiendo la reactivación de la economía del país y de la población vecina al proyecto”, dijo Arango.

Le puede interesar: ¿La CAR va a canalizar el río Teusacá?

Los 373.000 millones de pesos para la estación elevadora hacen parte de aportes de la EAAB, EMGESA, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), el Ministerio de Vivienda y el Fondo Nacional de Regalías.

La gerente de la EAAB afirmó que la actual administración desarrollará dos hitos para recuperar el río Bogotá: la construcción de la estación elevadora y la adjudicación e inicio de obras de la PTAR Canoas, “proyectos que permitirán concluir el plan de saneamiento en la cuenca media de este cuerpo de agua”.

La estación elevadora estará lista en 2022 y generará ocho por ciento de energía para el país. Foto: EAAB.

¿Y la PTAR Canoas?

En cuanto a la planta de tratamiento, Arango informó que actualmente se adelanta la consultoría para los diseños de detalle del tratamiento secundario con desinfección, contrato que finaliza en diciembre de 2020.

“A finales de este año, el Distrito contará con los diseños definitivos de la planta y la actualización del modelo financiero, así como con los insumos para solicitar la licencia ambiental, que se estima se radique ante la ANLA en el mes de octubre de 2020”.

Le puede interesar: ESPECIAL: Córdoba, el humedal que la comunidad salvó del cemento

Cuando se cuente con la licencia, en febrero de 2021 iniciará el proceso de precalificación de los posibles interesados en participar en la licitación y el trámite de vigencias futuras para amparar el proceso de selección. 

La PTAR Canoas tratará 70 por ciento de los vertimientos que le llegan al río Bogotá en la cuenca media: Render: EAAB.

“Según el cronograma de la EAAB, la PTAR Canoas se adjudicará a finales de 2021, y su entrega e inicio de operación se prevén para el año 2026. La inversión en este megaproyecto ronda los 4,5 billones de pesos”, anotó Arango.

La PTAR Canoas tratará 16 metros cúbicos por segundo de agua residual, lo que la convertirá en la planta de tratamiento de aguas residuales más grande de Colombia. Evitará el vertimiento de 600 toneladas por día de materia orgánica y de residuos sólidos al río Bogotá.

La PTAR Salitre empezará a funcionar en 2021, tratando 30 por ciento de los vertimientos de la capital del país. Foto: CAR.

Luis Fernando Sanabria, director de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), informó que Canoas y Salitre le cambiarán el aspecto al río Bogotá. “Salitre presenta un 90 por ciento en su construcción. Cuando Canoas empiece a funcionar, sin lugar a dudas nuestro río tendrá vida”.

Arango anotó que este es el proyecto ambiental más grande que se haya ejecutado en el país, “el cual está consignado en el Plan de Desarrollo de la ciudad para cumplir el sueño que por décadas han tenido los bogotanos: un río limpio”. 

* Este es un contenido periodístico de la Alianza Grupo Río Bogotá: un proyecto social y ambiental de la Fundación Coca-Cola, el Banco de Bogotá del Grupo Aval, el consorcio PTAR Salitre y la Fundación SEMANA para posicionar en la agenda nacional la importancia y potencial de la cuenca del río Bogotá y  sensibilizar a los ciudadanos en torno a la recuperación y cuidado del río más importante de la sabana.