Cada año, entre los meses de julio y noviembre, el Pacífico colombiano le da la bienvenida a más de 3.000 ballenas jorobadas o yubartas, cetáceos que alcanzan a medir hasta 16 metros de largo y a pesar 30 toneladas.

Le puede interesar: EN VIDEO: Las jorobadas ya llegaron al Parque Natural Utría

Para los habitantes de Buenaventura, municipio del Valle del Cauca, la llegada de las ballenas es una fecha bastante esperada, ya que atrae a miles de turistas interesados en avistar los movimientos de los cetáceos por las aguas del Pacífico.

Ante esto, la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) trabaja con la comunidad de Buenaventura para poner en marcha varias acciones ante una eventual apertura de turismo, actividad que está suspendida por la cuarentena del coronavirus.

Aunque aún no se sabe si los turistas podrán presenciar la llegada de las ballenas, la comunidad trabaja en varias acciones. Foto: PNN. 

“Nos hemos reunido con las entidades del Distrito de Buenaventura que conforman el comité de ballenas. El ideal es que las comunidades preparen algunos sitios en tierra para hacer los avistamientos y analizar las medidas para evitar las aglomeraciones”, dijo Edward Leonardo Sevilla, director territorial de la CVC Pacífico Oeste.

Le puede interesar: Se anticipó la llegada de las jorobadas al Pacífico colombiano

Uno de los puntos de trabajo es el ajuste de la directiva 001 del 2001 de la Dirección Marítima (Dimar), con el fin de mejorar los protocolos de control. “Junto con las autoridades de salud se están revisando los protocolos de bioseguridad para tener una respuesta oportuna y responsable”, afirmó Sevilla.

Sin embargo, el funcionario aclara que la apertura del turismo depende de la decisión que tomen las autoridades de salud. “Estamos en reuniones con la Secretaría Distrital y Departamental de Salud, pero no queremos dar falsas expectativas”.

Más de 3.000 ballenas jorobadas llegan al Pacífico colombiano en el segundo semestre de cada año. Foto: PNN.

Mientras se define la posible apertura del turismo, la CVC y la comunidad de las playas buscan alternativas que permitan a los turistas disfrutar de las ballenas.

Le puede interesar: Ballenas jorobadas atraen a turistas en su paso por el Pacífico

Sevilla precisó que se exigirá un turismo más responsable con el medioambiente y la vida, “pues es lo que está en juego en esta crisis sanitaria. Nos reuniremos con los consejos comunitarios y los gremios de lancheros y hoteleros para continuar con los procesos de educación ambiental y protección de las ballenas”. 

Uno de los peligros para las ballenas jorobadas son las mallas de pesca, por lo cual la CVC pondrá en marcha talleres de sensibilización para evitar que los pescadores dejen estos objetos abandonados en el mar.

Los habitantes de Buenaventura dependen de los ingresos que dan los avistamientos de las ballenas. Foto: PNN. 

“Además, realizaremos recorridos de control para evitar acciones que puedan afectar a las ballenas. La ballena jorobada es una especie vulnerable a la extinción y protegerla es tarea de todos, no sólo de la la autoridad ambiental”, puntualizó Sevilla.

Las ballenas jorobadas arriban al Pacífico colombiano para aparearse y dar a luz a sus ballenatos. En aguas nacionales permanecen normalmente entre julio y noviembre.