Entre la lluvia y la sequía se encuentra Colombia. Mientras en el municipio de Floridablanca (Santander) el desbordamiento de la quebrada Río Frío provocó la afectación de más de 40 viviendas y 200 vehículos, luego de un intenso aguacero, en otras regiones del país las altas temperaturas han ocasionado una fuerte reducción de los caudales en las fuentes hídricas.

La sequía ha originado el desabastecimiento de agua potable en 37 municipios, ubicados en 10 departamentos, según informó el Ministerio Vivienda, Ciudad y Territorio. 

Córdoba es una de las regiones más afectadas por la falta de lluvia. En ese departamento la Oficina Departamental para la Gestión de Riesgos de Desastres decidió declarar la calamidad pública, debido a que en varias zonas se registra desabastecimiento del vital líquido y la alerta roja permanece vigente en los 30 municipios que conforman el departamento. 

Le puede interesar: 2.600 millones de personas viven en países con problemas de agua extremos

De hecho, ya seis poblaciones de esa sección del país habían reportado ante el Gobierno nacional problemas de suministro, tras sufrir graves afectaciones. Se trata de Canalete, Chima, Los Córdobas, Lorica, Puerto Escondido y San Pelayo. 

“En en el consejo departamental de riesgo se aprobó la declaratoria de calamidad pública por temas de sequía en el departamento para poder ampliar el decreto que tenemos en estos momentos, el cual solamente nos permitía proveer de agua a cuatro municipios y ahora lo vamos a tener extendido para atender a los demás afectados y actuar de manera inmediata”, manifestó Aldrin Pinedo, director de la Oficina Departamental para la Gestión de Riesgos de Desastres de Córdoba.  

A estas poblaciones se suma Montería en donde 20 corregimientos han tenido que ser provistos de agua potable en carrotanques. Se estima, de hecho, que en todo Córdoba cerca de 200.000 personas están siendo afectadas por la escasez del vital líquido.

Le sugerimos: Cambio climático aumentará la violencia en el mundo, dice la ONU

“Esta sequía hace que los ríos disminuyan su caudal y, por ende, la captación que entra a los sistemas de acueducto se reduce, afectando el servicio, de allí la importancia de aplicar medidas de racionalización en el consumo en todos los hogares colombianos”, manifestó Jonathan Malagón, ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio. 

Más afectados 

Otros departamentos fuertemente impactados por la temporada de sequía son Cesar y Boyacá en donde 13 municipios han reportado problemas de desabastecimiento ante el Ministerio de Vivienda. Floresta, Motavita, Paipa, San Pablo de Borbur, Sora, Chiquinquirá y Guateque, en Boyacá, así como Astrea, Bosconia, Aguachica, El Paso y Valledupar (zona rural), en Cesar, son las localidades que están padeciendo de sed en esas dos regiones. 


En tres poblaciones de La Guajira se ha tenido que suministrar agua en carrotanques. Foto: archivo/Semana.  

Entre tanto, Cundinamarca registra cuatro municipios (Soacha, Subachoque, Guaduas y Pulí), en Antioquia son tres (Arboletes, Campamento y Necoclí), al igual que Atlántico (Puerto Colombia, Repelón y Suan), La Guajira (Barrancas, Maicao y San Juan del Cesar) y Tolima (Coyaima, Natagaima y Carmen de Apicalá). Santander reportó dos poblaciones (Málaga y Los Santos) y Sincelejo, en Sucre. 

Arboletes (Antioquia), Los Santos (Santander) y Sincelejo (Sucre), son los tres municipios que han declarado la calamidad pública por insuficiencia del recurso hídrico. 

El jefe de esa cartera hizo un llamado a las administraciones municipales y las empresas de servicios públicos  a activar los planes de emergencia y contingencia, pues -según él - estos permiten responder a las coyunturas y prevenir cualquier eventualidad en la prestación de los servicios. 

Le recomendamos: 48 municipios se declararon en calamidad pública por desabastecimiento de agua

"Como Ministerio estamos haciendo dos llamados: el primero a la ciudadanía para que hagan un consumo responsable del agua y el segundo es a las administraciones municipales para que tengan activos sus planes de emergencia y contingencia. 

José Luis Acero, viceministro de Agua y Saneamiento Básico, explicó, a su turno, que los planes de emergencia y contingencia deben contar con el análisis de situaciones de vulnerabilidad y amenazas de los sistemas de acueducto, alcantarillado y aseo, en los que claramente se identifiquen fuentes de abastecimiento alternas y medidas de choque como movilización de carrotanques y de plantas potabilizadoras, entre otros. Además deben verificar que se cuente con recursos financieros y humanos para atender cualquier eventualidad.

Puede leer: En 2050 Buenos Aires será tan caliente como Sídney y Londres como Barcelona

"En un mes ya completamos 37 municipios de Colombia que presentan alguna afectación o desabastecimiento de agua. Ante esta realidad, todos debemos unirnos y ser conscientes de las medidas, por pequeñas que parezcan, que podemos implementar para ahorrar el preciado líquido”, expresó. 

Desde el ministerio señalaron que continuarán, junto a la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, monitoreando aquellas zonas que presenten afectaciones.