Entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves, las costas de la localidad De Haan, en Bélgica, fueron escenario de un paisaje desolador y también poco común. Una ballena apareció varada, lo que es un fenómeno poco habitual en el litoral flamenco, según indicaron fuentes del Instituto Real de las Ciencias Naturales (IRSNB).

El animal es un rorcual macho de 18 metros de largo y 35 toneladas de peso. Según se ha explicado, ya estaba muerta cuando encalló. Equipos científicos lo habían seguido tras ser detectado en el mar en la jornada del miércoles.

Le recomendamos: ‘¡Vive Salvaje!‘: Delfines son protegidos médicamente

Según los medios locales, hacía 21 años que no aparecía varado en la costa belga un rorcual, que es el segundo mamífero más grande del mundo tras la ballena azul y, además, una especie protegida.

Por el momento, se desconocen las causas del fallecimiento. Un equipo de especialistas, bajo la supervisión de los científicos, deben despedazar este jueves el cadáver y trasladar las diferentes partes para su estudio.

Puede leer: Hallaron doce cangrejos vivos en una maleta en El Dorado

*Con información de AFP