El Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) y la Corporación Autónoma Regional del Quindío (CRQ) presentaron los resultados de un estudio detallado de suelos en aproximadamente 7.500 hectáreas del municipio de Salento (Quindío), que hacen parte de la cuenca hidrográfica del río Navarco.

Le puede interesar: Colombia aún no captura a alguno de los grandes deforestadores

Entre los principales hallazgos están un importante aumento en el cultivo de aguacate, varios movimientos en masa y avanzados procesos de erosión en un buen porcentaje de la cuenca, zona donde este año la CRQ evidenció la desviación del río y varias actividades de minería ilegal.

Más de 40 por ciento de la cuenca, alrededor de 3.300 hectáreas, está afectado por algún tipo de erosión. Según el IGAC, esto se debe al exceso de ganadería y al desmesurado incremento de aguacate, que entre 2009 y 2019 pasó de 16 a 600 hectáreas.

Ganadería y aguacate generan erosión y movimientos en masa en Salento. Foto: IGAC.

El estudio identificó un total de 463 movimientos en masa, proceso por el cual un volumen de material constituido por roca, suelo, tierras, detritos o escombros se desplaza ladera abajo por acción de la gravedad.

Le puede interesar: Ganado no tiene cabida en los suelos de la cuenca del río Bogotá

Se comprobó que en estas zonas se dan pérdidas de suelo que, en promedio, son inferiores a 10 toneladas por hectárea cada año, lo cual refleja un grado ligero de erosión. Sin embargo, las características de los suelos y la adecuada protección de la cobertura vegetal permiten atenuar los efectos de la agresividad de la lluvia y las fuertes pendientes”, dijo el IGAC.

Olga Lucía López, directora general del instituto, afirmó que este informe debe convertirse en un insumo fundamental para las autoridades departamentales y municipales a la hora de hacer la planificación del territorio y para el desarrollo de campañas en pro del manejo del recurso suelo, “así como para la adopción de las medidas preventivas y correctivas que tengan lugar”.

La cuenca del río Navarco también padece por minería ilegal. Foto: IGAC.

La funcionaria recalcó que las autoridades del departamento de Quindío ya cuentan con los insumos necesarios para determinar los factores que originan los procesos erosivos, como los desplazamientos y pérdida de la capa superior del suelo presentados en la cuenca del río Navarco. “Estos permiten establecer los mecanismos necesarios para mitigar los impactos generados por este fenómeno”.

Entre estos insumos están ortofotomosaico que contiene la información necesaria para la interpretación de la cobertura y el uso de los suelos, y para realizar el mapa de las zonas en donde se estén detectando procesos erosivos.

Le puede interesar: En cerca del 30% del territorio nacional no se hace un uso adecuado del suelo

También hicimos entrega de análisis multitemporal de erosión y coberturas de la tierra entre 2009 y 2019 y un modelo aplicado de la ecuación universal de pérdida de suelo, productos de gran utilidad que constituyen información base para la toma de decisiones en diferentes ámbitos, como los Planes de Ordenamiento Territorial y en la gestión ambiental del territorio”, anotó la entidad.

Quindío es el primer departamento del país en contar con un estudio semidetallado de suelos y uno detallado de cobertura de la tierra.