Guaviare, una de las joyas ambientales de la Amazonia colombiana, está en alerta roja por causa de los incendios, un panorama que lo ha agobiado desde octubre del año pasado.

Cerca de 20 mil hectáreas de bosque, área comparable a 18 mil canchas de fútbol, han sido calcinadas por el fuego, causado tanto por las altas temperaturas que vive el país como por redes ilegales dedicadas a la deforestación.

Le recomendamos: Amazonia en llamas: siete incendios consumen la selva del Guaviare

Así lo anunció Luis Gilberto Murillo, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, en una rueda de prensa en la que estuvo acompañado por el Director del Ideam Omar Franco y varios representantes del gobierno nacional.

“Esta cifra aún no incluye los estragos de los 29 incendios forestales presentados en las últimas dos semanas en el Guaviare y sitios cercanos al Meta, como La Macarena, de los cuales las autoridades han logrado apagar completamente 12 y controlado parcialmente 15. Dos siguen activos, y están ubicados en la zona rural de San José del Guaviare”, aseguró el Ministro.

Según Murillo, las altas temperaturas de los últimos días han complicado la situación, “pero ya tenemos conocimiento de la presencia de personas con intereses no muy santos que han incrementado la problemática. A la fecha, cinco personas han sido capturadas en flagrancia por propiciar quemas y talar los bosques, las cuales están siendo judicializadas por la Fiscalía General de la Nación”.

En contexto: Las mafias de la deforestación en el Guaviare

El funcionario complementó que el gobierno puso en marcha un plan de acción inmediata para controlar el fuego en el Guaviare. “Se declaró calamidad pública y se restringió el uso de motosierras y aceite quemado. Trabajamos en judicializar a los infractores, quienes podrían pagar entre 2 y 6 años de cárcel y multas de hasta 10 mil salarios mínimos diarios vigentes por aprovechamiento ilícito de los recursos naturales”.

Por su parte, el Director del Ideam reveló que en el país hay activos 137 focos de calor en 48 hectáreas, que representan el 23 por ciento de todos los focos de Suramérica, ubicados en su mayoría en departamentos como Guaviare, Casanare, Vichada, Meta, Caquetá y Arauca.

Sumado a esto, 16 departamentos fueron declarados bajo amenaza alta de ocurrencia de incendios: Antioquia, Arauca, Atlántico, Bolívar, Boyacá, Casanare, Cesar, Córdoba, Guainía, Guaviare, La Guajira, Magdalena, Meta, Norte de Santander, Santander y Sucre.

“Entre marzo y abril se espera la presencia de lluvias ligeras. Sin embargo, se mantendrán las alertas en estos sitios. En Guaviare, el departamento más crítico, están en amenaza alta los municipios de San José del Guaviare, Calamar y El Retorno”, anotó Franco.

Patrimonio arqueológico, a salvo

Uno de los 29 incendios en las selvas del Guaviare se registró en inmediaciones de Cerro Azul, montaña del escudo guayanés que hace parte de los 20.000 kilómetros cuadrados de la Serranía de La Lindosa, un de las reservas naturales del país.

En este cerro hay más de mil metros cuadrados de paredes con pinturas e ilustraciones rupestres de más de 12 mil años de antigüedad, representadas en 7.000 pictografías, catalogado como uno de los patrimonios arqueológicos más grandes del mundo.

El Ministro de Ambiente informó que este evento ya fue controlado, al igual que los puntos en La Macarena, el sector marginal de la selva y áreas de veredas de los municipios de Calamar y El Retorno.

Le sugerimos: En video: Así se consumen los bosques del Guaviare por las quemas ilegales

En incendio en Cerro Azul llegó a 500 metros del sitio donde están los pictogramas, razón por la cual el gobierno evalúa las posibles afectaciones. “Estamos precisando las afectaciones ambientales en los 29 incendios de las últimas dos semanas, al igual que en la evaluación de las pinturas rupestres”.

Por último, Murillo recalcó que no se bajará la guardia en la zona. “Nos enfrentamos al desafío de la sequía y las pocas lluvias. Hacemos un llamado a las autoridades locales para poder capturar a las personas que están deforestando la selva e incrementado las posibilidades  de los incendios forestales”.