La tercera edición de Detonante en Bogotá contará un foro de conocimiento en el que podrán participar 400 personas. El festival de emprendimiento creativo, sostenibilidad y liderazgo más importante que se realiza en Colombia, se realizará en el Parque Metropolitano el Tunal, el próximo miércoles 11 de diciembre, entre las 9:00 de la mañana y las 5:30 de la tarde

Este escenario se convertirá en un espacio para movilizar oportunidades y generar conexiones entre los emprendedores, líderes, agentes de cambio y talentos extraordinarios.

Le puede interesar: Los cinco legados que dejó Detonante 2019

El objetivo que persigue Detonante es el de tender puentes entre un grupo de líderes y agentes de cambio de Bogotá, que trabajan para impactar positivamente sus comunidades, promoviendo procesos de regeneración cultural y transformación positiva. 

"Queremos detonar la confianza, cooperación e innovación necesarias para construir una ciudad incluyente y sostenible, en la que sus habitantes desarrollan todo su potencial", indicó Viviana Mayor, directora de Detonante. 

El festival que cree en la necesidad de reescribir la narrativa de Colombia y se ha constituido en una plataforma de liderazgo, por medio de la cual se potencializan las buenas ideas de ciudad, girará en torno a cuatro temáticas claves: diálogo social, cultura y liderazgo; talento digital y economía circular.

Le sugerimos: Detonante impulsa el talento de los jóvenes del Pacífico

Adicionalmente, se adelantará el Mercado Detonante en el que los emprendedores sostenibles darán a conocer lo mejor de su talento, productos y servicios. 

Así las cosas, después de su exitosa realización en Quibdó a comienzos de noviembre de este año, Detonante regresa a la capital del país. En su primera edición en Bogotá (2016) asistieron 3.900 personas al Parque Simón Bolívar, quienes se inspiraron a través de referentes positivos e ideas de cambio.

La segunda versión, entre tanto, se desarrolló con éxito en El Bronx, aportando al resignificado de ese lugar que, antaño, se constituyó en el principal centro de expendio y consumo de drogas de Bogotá. Ese año (2018) participaron 60 emprendedores pertenecientes a las industrias creativas y culturales de la ciudad, que lograron fortalecerse y visibilizar su trabajo.