Colombia es el segundo país con mayor biodiversidad en el mundo. Sus más de 114 millones de hectáreas le sirven de hogar o refugio a 58.312 especies de animales y plantas, cifra superior a la de territorios mucho más extensos como China, India, Australia, México y Perú. Sólo Brasil le gana en el ranking más biodiverso del planeta.

A nivel mundial, el territorio colombiano es el que tiene mayor cantidad de especies de aves y orquídeas. Ocupa el segundo puesto en plantas, anfibios, mariposas y peces dulceacuícolas; el tercero en palmas y reptiles; y el sexto en mamíferos.

Le puede interesar: Cinco formas en que tiburones y rayas ayudan al planeta

Sin embargo, ese tesoro natural no ha escapado de las nefastas actividades humanas como la deforestación, la minería, la cacería y el tráfico ilegal de fauna y flora. Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), 1.203 especies están bajo alguna categoría de amenaza, de las cuales 407 corresponden a animales.

WWF destaca 12 de las más de 400 especies de animales amanezados en Colombia. Fotos: Rodrigo Gaviria, Parque Jaime Duque, Zoo Santa Cruz y Martin Harvey.

“El profundo proceso de transformación al que los seres humanos estamos sometiendo al planeta está provocando lo que los expertos han definido como la sexta extinción masiva de especies. Y las causas son muchas: la destrucción del hábitat, el comercio de especies, la sobreexplotación de recursos, la introducción de especies invasoras, la contaminación y el cambio climático”, indica la organización.

Le puede interesar: Póngase a prueba: ¿Qué tanto sabe de ballenas y delfines?

Para Saulo Usma, especialista de agua dulce en WWF Colombia, hay miles de especies que aparecen en los libros rojos del mundo, publicaciones que se hacen en cada país para categorizar especies amenazadas, pero todavía hay muchas cosas por hacer para que estos tengan cada vez menos páginas. 

Cada persona está en la capacidad de generar cambios en sus hábitos para tener una mejor calidad del aire, el agua, los ecosistemas. Si cada uno se encarga de sí mismo, las acciones van a convertirse en un gran movimiento colectivo de conservación”, dijo Usma. 

La deforestación figura como una de las mayores amenazas para la fauna que habitan en el territorio nacional. Foto: FCDS.

WWF elaboró el listado de 12 especies animales que no sólo enfrentan altos niveles de riesgo en Colombia, sino también a escala global, como lo indica la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

1. Oso de anteojos (Tremarctos ornatus)

También lo llaman oso andino porque habita en los bosques andinos localizados a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar. Es el único oso de Sudamérica, con presencia en Venezuela, Ecuador, Perú, Bolivia y Colombia.

En Colombia se estima una población cercana a los 8.000 individuos. “Se alimenta en gran medida de frutas silvestres, rizomas, bulbos y bromelias, aunque también llega a consumir carcasas de animales muertos”, indica WWF.

La pérdida de bosque y la cacería tienen en aprietos al oso de anteojos. Foto: Parque Jaime Duque.

Sus características manchas alrededor de los ojos, hocico y pecho son distintas en cada individuo. Al igual que el panda y el oso malayo, no hiberna. Es un excelente trepador y sus garras les sirven para agarrar y manipular ramas de árboles, tallos de plantas o cavar en la tierra. 

Le puede interesar: EN VIDEO: Una anaconda de 4,5 metros regresa a su hábitat natural

“Aunque son omnívoros, consumen principalmente frutas y plantas. Por su dieta y sus largos recorridos, ayudan a diseminar las semillas de las plantas que consume. En Colombia se encuentra en 22 de los 59 Parques Nacionales Naturales. Este mamífero está catalogado como vulnerable a la extinción en el mundo y en el país”, complementa la organización.

2. Jaguar (Panthera onca)

Es el felino más grande del continente americano. Su población mundial se ha reducido en un 45 por ciento y en países como Estados Unidos, El Salvador y Uruguay está declarado como extinto. 

En Colombia, las poblaciones más grandes de jaguares están en el Amazonas, la Orinoquia, Chocó y el Caribe. “Esta especie necesita grandes extensiones de tierra para sobrevivir, por eso la pérdida del hábitat, el desarrollo de infraestructura, la expansión de las actividades agrícolas y ganaderas y la pérdida de vegetación, son sus grandes amenazas”, afirma WWF.

El enigmático jaguar es una especie vulnerable a la extinción en Colombia. Foto: Zoológico Santa Cruz.

La organización impulsa la realizacio´n de actividades productivas sostenibles y el trabajo con las comunidades que habitan alrededor de las a´reas naturales protegidas y sitios Ramsar, como el río Bita y la Estrella Fluvial Inírida. 

Le puede interesar: SOS por el jaguar, el tercer felino más grande del planeta

Además, WWF mantiene el plan regional Jaguar Road Map 2030, que busca trabajar en una red continental de paisajes prioritarios para asegurar la permanencia y recuperación de los jaguares, sus hábitats y los servicios ecosistémicos que brindan. “En el mundo está casi amenazado y en Colombia es vulnerable”.

3. Delfín rosado (Inia geoffrensis)

El delfín gris (Sotalia fluviatilis) y el delfín rosado son las dos especies que habitan en la Amazonia y Orinoquia, animales que enfrentan amenazas como la pesca incidental, cacería, pérdida de hábitat, contaminación, cambio climático y perturbaciones acústicas.

Le puede interesar: Indígenas y áreas protegidas son vitales para salvar al jaguar amazónico

En 2019, un grupo de científicos de WWF, Fundación Omacha, Instituto Mamirauá y Solinia realizaron una expedición para contar estos cetáceos en un tramo de 950 kilómetros del río Amazonas entre Perú, Colombia y Brasil, donde registraron 484 delfines rosados (una menor cantidad en la zona brasileña) y advirtieron sobre amenazas como las heridas causadas por hélices de barcos.

“Tras estos esfuerzos, en 2021 podría comenzar el desarrollo de un plan de manejo y conservación para los delfines de las cuencas de los ríos Amazonas, Orinoco y Tocantins-Araguaia. En el mundo es una especie en peligro de extinción y en Colombia es vulnerable”, menciona la entidad.

En el mundo, el delfín rosado está catalogado como en peligro de extinción. Foto: ©naturepl.com / Mark Carwardine / WWF.

4. Tortugas carey (Eretmochelys imbricata)

La contaminación, la utilización de su caparazón para la fabricación de artesanías, el consumo de huevos y la destrucción de su hábitat, son sus mayores amenazas. Su presencia en los océanos es un indicador de la salud de los ecosistemas. 

“Según la UICN, la categoría de amenaza de la tortuga carey en el mundo es de peligro crítico de extinción, la misma etiqueta con la que cuenta en el territorio nacional”, anota WWF.

La carey está en peligro de extinción en Colombia y en el mundo. Foto: PNN.

5. Tití cabeciblanco (Saguinus oedipus)

Especie declarada amenazada en 1973 y desde ese momento el comercio ilegal ha aumentado sus condiciones de amenaza. En Colombia se encuentra entre el río Atrato y el río Magdalena, en los departamentos de Atlántico, Bolívar, Sucre, Córdoba y el nordeste antioqueño. 

Le puede interesar: Encuentran a un tigrillo en el baño de una casa en Cali

La destrucción de su hábitat es el principal peligro en el país para esta especie que puede producir más de 40 vocalizaciones para comunicarse con sus familias. En el mundo y Colombia está peligro crítico de extinción”, informa la organización.

El tití cabeciblanco es un animal emblemático del Caribe colombiano. Foto: Martin Harvey / WWF.

6. Manatí del Caribe (Trichechus manatus)

Se encuentra en las costas del Caribe, desde el sureste de los Estados Unidos, México, el océano Atlántico en las Antillas y en las costas del norte de Sudamérica. En Colombia, está en el Caribe, la cuenca del Orinoco y parte del río Magdalena: desde Puerto Berrío, Antioquia hasta Bocas de Ceniza y el Canal del Dique. 

Según WWF, una de sus principales amenazas es la cacería por parte de pescadores. “Existe un programa nacional para el manejo de los manatíes colombianos desde 2004, que pronto será actualizado. En el planeta está en peligro y en Colombia es una especie vulnerable”.

El manatí del caribe (Trichechus manatus) es un mamífero pacífico y vulnerable. Foto: WWF - Vincent Kneefel.

7. Paujil piquiazul (Crax alberti) 

Es una especie endémica del norte de Colombia, presente desde el piedemonte de la Sierra Nevada de Santa Marta hasta la cuenca baja y media del río Magdalena. 

Está amenazado por la destrucción sistemática y masiva de su hábitat. La UICN y el Gobierno nacional lo catalogan como una especie en peligro crítico de extinción”, indica el Fondo Mundial para la Naturaleza.

Este paujil solo habita en Colombia. Está en peligro crítico de extinció. Foto: Rodrigo Gaviria.

8. Bagre rayado del Magdalena (Pseudoplatystoma magdaleniatum)

Pez ende´mico del ri´o Magdalena que alcanza a crecer hasta 1,5 metros de longitud. Es la segunda especie, después del Bocachico, en importancia comercial de la cuenca. 

Le puede interesar: Red de tráfico internacional pone en riesgo a extraña especie de tortuga de la Orinoquia

“La alta demanda la ha sometido a una alta presión pesquera. Para contrarrestar esta situación, la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca declaró vedas que garanticen la reproducción, crecimiento y sostenibilidad de la especie. Su talla mínima de captura es de 80 centímetros”, dice WWF. En el mundo la UICN la ubica como una especie en peligro y en Colombia está en peligro crítico de extinción.

Ilustración del bagre rayado elaborada por el Instituto Humboldt.

9. Águila solitaria (Buteogallus solitarius)

En Colombia habita en la vertiente de la Sierra Nevada de Santa Marta, en la serranía de Perijá, cordillera occidental en Cauca y en la cordillera oriental en el oeste de Caquetá. 

También hace presencia en el noroeste de México, en el norte de Venezuela, en Bolivia y en el noroeste de Argentina. Se alimenta principalmente de serpientes, aves y pequeños mamíferos. 

La cacería, destrucción y fragmentación de su hábitat son sus mayores amenazas. Por eso está casi amenazada en el mundo y en peligro crítico en Colombia.

El águila solitaria está en peligro de extinción en Colombia. Foto: © Emily Hoyer publicada en iNaturalist. https://colombia.inaturalist.org/photos/66689?size=large

10. Caimán negro (Melanosuchus niger)

Es llamado así por el color oscuro que adquiere su piel en la adultez. Vive en lagos, ríos y otros hábitats de agua dulce, principalmente en la cuenca del Amazonas entre Colombia, Ecuador y Perú. Es el mayor depredador en estos humedales. Gracias a su potente vista y audición, caza durante la noche. 

Le puede interesar: Tras las huellas de la tortuga sabanera del Casanare

La caza ilegal y la pérdida y fragmentación de su hábitat son sus mayores amenazas. En Colombia es una especie vulnerable y en el mundo la UICN lo considera como de preocupación menor.

Actualmente, WWF y Parques Nacionales Naturales participan en el establecimiento de un corredor trinacional para incrementar las poblaciones de la especie, entre el Parque Nacional Natural La Paya (Colombia), la Reserva de Producción de Fauna Cuyabeno (Ecuador) y el Parque Nacional Güeppi-Sekime (Perú), 

En Colombia, el caimán negro es una especie vulnerable a la extinción. Foto: vía DW.

11. Mero guasa (Epinephelus itajara)

Especie longeva, de crecimiento lento y reproducción sexual tardía, lo que la hace incompatible con la explotación intensa a la que ha sido sometida por pescadores artesanales. 

Se distribuye en el Atlántico occidental, desde la Florida y el golfo de México, pasando por todo el mar Caribe y las costas de Sudamérica hasta el sureste de Brasil. 

El mero guasa está en peligro crítico en Colombia. Foto: Vincent Kneefel (WWF).

En Colombia se ha registrado en lugares como La Guajira, Santa Marta, el golfo de Salamanca, Islas del Rosario, Barú y Cartagena. Es vulnerable a la extinción en el mundo y en peligro crítico en el territorio nacional.

El mero del Pacífico (Epinephelus quinquefasciatus) es una especie descubierta recientemente, por lo que no se tiene suficiente información para categorizarla como una especie en alto riesgo. “Sin embargo, se sospecha que está en las mismas condiciones que el mero guasa. WWF realizó un estudio que aporta datos sobre las amenazas que enfrenta esta especie en el Pacífico colombiano, entre ellas la sobrepesca y la captura de individuos pequeños. Además, en 2020, la organización ha planteado la necesidad de reducir la cuota de extracción y generar una campaña para desestimular su comercialización”.

12. Pez sierra (Pristis pectinata)

Se encuentra distribuido en el sur del Caribe colombiano. Una evaluación reciente del estado de las poblaciones de peces sierra, que incorporó el conocimiento tradicional de los pescadores artesanales, muestra un preocupante escenario para la especie, pues parece encontrarse en niveles mínimos poblacionales. 

El pez sierra está en peligro crítico en todo mundo. Foto: ©Cliff publicada en iNaturalist https://www.inaturalist.org/photos/160836?size=original.

Los pescadores aseguran que no la han capturado por más de 25 años y algunos expertos consideran a la especie como localmente extinta. En Colombia no se tienen medidas de conservación específicas para esta especie”, anota WWF.

Sin embargo, el plan de acción nacional para la conservación y manejo de tiburones, rayas y quimeras de Colombia, identificó esta especie con prioridad muy alta para el desarrollo de acciones de la conservación y manejo sostenible. “Está en peligro crítico en todo mundo”.