En 2018, en la Amazonia, incluidos estos cuatro departamentos, tumbaron 138.176 hectáreas de bosque. En el Meta, sobre todo, aumentó este flagelo con cerca de ocho mil hectáreas devastadas, para un total de 44.712, según datos del Ideam.

En el Guaviare deforestaron 34.527 hectáreas, y en Putumayo, 13.903. Las razones apuntan a que se han fortalecido economías ilegales como los cultivos de coca, la explotación de madera y la especulación y el acaparamiento de tierras. Los responsables talan y queman el bosque para convertir grandes áreas en potreros para ganadería extensiva.

Estos departamentos albergan una cantidad considerable de baldíos de la Nación y más del 70 % de la Reserva Forestal de Ley Segunda. Es decir, en estas zonas no debería haber ninguna actividad agropecuaria. Y todos deberían respetar y mantener la frontera agrícola demarcada por la Unidad de Planeación Rural Agropecuaria (Upra).

Guaviare

Cuatro candidatos aspiran a heredar el puesto del cuestionado gobernador saliente Nebio Echeverry. Héctor Adolfo Solano, del Mais; Alexander García, de La U; Heydeer Palacios Salazar, conservador, y Williman Orozco, del Polo Democrático. En un acto público, todos firmaron un pacto por conservar la Amazonia. Sin embargo, en el mismo dejaron ver que buscarán sustraer algunas áreas de reserva forestal. Por lo menos así lo planteó Alexander García, al manifestar que esta figura de conservación restringe el desarrollo de los campesinos, pues les impide acceder a créditos que los haga más competitivos.

Le recomendamos: ¿Cómo puede contribuir la Iglesia a defender y preservar la Amazonia?

Todos están de acuerdo con la necesidad de hacer un proceso transparente de titulación de tierras, pues muchas de las personas que allí habitan no tienen títulos de propiedad, lo que dificulta el acceso a algunos beneficios. Sin embargo, ninguno tiene un plan claro para frenar la deforestación y proteger la Amazonia. Al contrario, siguen con la idea de fortalecer la malla vial secundaria y terciaria. Explotar el bosque de manera sostenible, dijo William Orozco, aunque no dijo cómo.

Caquetá

Lo que pasa en Guaviare se replica en Caquetá, donde también tienen cuatro candidatos. Jorge Hernán Camacho, del partido Colombia Justa Libre; Arnulfo Gasca Trujillo, conservador; César Augusto Torres, liberal, y James Urrego Carvajal, del Centro Democrático.

Gasca hace una propuesta contradictoria. Por un lado, busca aumentar el hato ganadero, principal causa de deforestación, y, por otro, convertir a Caquetá en la vitrina verde de la Amazonia, con una apuesta ecoturística. Habla de dos pactos: uno por los ecosistemas y otro agroambiental enfocado en ganadería, que pretende llevar más empresas lácteas a la región.

Jorge Hernán Camacho habla de “recuperar y proteger el medioambiente”, pero no aclara muy bien cómo. Así mismo, buscaría aumentar las hectáreas de suelo sembradas y un desarrollo ganadero. Dice, además, que le pedirá al Gobierno líneas especiales de crédito por medio de Finagro para promover la tecnificación del campo.

Torres se autoproclama ambientalista y animalista, y propone darle un giro económico al departamento sustentado en los recursos naturales. Plantea crear un consejo en el que se sienten entidades nacionales como Parques, alcaldías, organizaciones privadas y ONG a crear programas y proyectos que vayan de la mano con la conservación. Pero esto no es nuevo. Desde 2016 existe la Burbuja Ambiental. Finalmente, Urrego manifiesta que tiene su prioridad en luchar contra la deforestación, pero no dice cómo. Propone más educación ambiental, pero tampoco la precisa.

Putumayo

En este departamento hay cinco candidatos. Jorge Cancimance, de Colombia Humana; Jorge Eliécer Coral, de la Alianza Democrática Afrocolombiana; John Gabriel Molina, del partido Conservador; Buanerges Rosero, del movimiento ASI, y Leandro Romo, del partido Liberal.

Aquí también mencionan las palabras mágicas: sostenibilidad y medioambiente. No obstante, ninguno tiene propuestas suficientemente claras ni la forma de desarrollarlas. Jorge Andrés Cancimance busca consolidar una economía no extractiva y proteger los territorios, el agua y el ambiente.

Le sugerimos: La realidad de la Amazonia colombiana no es diferente a la de Brasil

Coral, quien enfrenta un proceso judicial por presuntos vínculos con narcotraficantes, tiene una de las mejores opciones. Sus propuestas puntuales para el departamento no son muy claras.

Por su parte, Molina, a quien también le cuestionan su relación con funcionarios investigados, habla de conservar el medioambiente y la biodiversidad. Dice que su eje principal, el emprendimiento, debe ir de la mano con proyectos productivos sostenibles que respeten la vocación productiva tradicional de la región. Rosero y Romo también se refieren a ello, pero poco en concreto.

Meta

Cinco aspirantes luchan por el cargo a gobernador del Meta. Entre ellos Arely Gómez, de los Verdes. Tiene amplias propuestas en materia ambiental, tan extensas que no explica cómo lograrlas. Habla de respetar y cumplir la sentencia que declara a la Amazonia sujeto de derechos, de construir 20 mil viviendas con enfoque ambientalista para todo el Meta y de levantar la primera planta de Residuos Sólidos Urbanos.

Nohora Tovar, del Centro Democrático, quiere reemplazar el petróleo por el turismo y la agricultura. Se parece mucho a lo que plantea Juan Guillermo Zuluaga, uno de los más opcionados al cargo. El exministro de Agricultura comenzó su campaña política con el aval de los partidos Liberal, Cambio Radical, ASI, Mais, Mira, Conservador, Colombia Renaciente, Aico y La U, y le apuesta a fortalecer la agroindustria con la idea de no depender del petróleo. Para algunos expertos no se sabe si la cura será peor que la enfermedad, pues el sector agroindustrial también ha acabado con los bosques del Meta.

A Antonio Cuéllar lo avala el ADA y Juan Diego Muñoz aspira de manera independiente, pues llegó por firmas. Ambos se refieren a un desarrollo sostenible. Muñoz plantea legalizar predios para planear y ordenar el territorio mientras protege los recursos naturales. Y busca dinamizar sectores como el agropecuario, la agroindustria y el turismo.