;
AFP

La epidemia de coronavirus, que paraliza la actividad económica en China, podría haber reducido las emisiones de CO2 del gigante asiático al menos en una cuarta parte, según un estudio publicado, pero el impacto podría ser solo momentáneo.

Las vacaciones de Año Nuevo Lunar, que cayeron el 25 de enero, se prorrogaron de facto hasta el 10 de febrero. Desde entonces, debido a las drásticas medidas de contención y a las restricciones a la circulación para frenar la epidemia, muchas fábricas permanecen inactivas o funcionan a media marcha. 

Le puede interesar: El coronavirus podría ser una bendición para los animales salvajes

Como consecuencia, el consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero han disminuido en 100 millones de toneladas en comparación con el mismo período el año pasado, según un estudio difundido por el sitio especializado Carbon Brief.

Por otro lado, expertos del Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA) con sede en Finlandia, señalaron que en las dos últimas semanas (del 3 al 16 de febrero), las emisiones de CO2 se acercaron a los 300 millones de toneladas. Sin embargo, en las dos semanas siguientes a las vacaciones de Año Nuevo en 2019, el país había emitido 400 millones de toneladas.

Le sugerimos: Día Mundial del pangolín: entre el exterminio y el coronavirus

"La reducción del consumo de carbón y petróleo muestra una reducción de, al menos, un 25% de las emisiones con respecto al período comparable el año pasado, equivalente a una reducción del 6% de las emisiones mundiales durante el periodo", señala el estudio.

Una caída de este tipo durante dos semanas podría representar, en sí misma, una reducción de aproximadamente el 1% de las emisiones anuales de la segunda economía mundial.