Una especie de raya: la rayo con nariz de vaca brasileña, Rhinoptera brasiliensis, y el pez rey del golfo, Menticirrhus littoralis, han aparecido cuando el clima se calienta en la ensenada Barnegat de Nueva Jersey, ubicada a dos horas al sur de Nueva York. La raya nunca se había registrado en los Estados Unidos al norte del Golfo de México. El pez rey del Golfo, no había sido visto al norte de la Bahía de Chesapeake, Virginia, a unos 400 kilómetros al sur.

Dirigido por Mark Stoeckle de la Universidad Rockefeller y publicado en la revista Frontiers in Marine Science, el estudio que determinó esta inusual migración incluyó la extracción de agua de mar dos veces al mes durante dos años y la prueba de material genético. 


El pez rey del golfo, fue otra de las especies que cambió por primera vez su ruta migratoria. Foto: Laboratorio Pascagoula.

El doctor Stoeckle explicó que el ADN de las especies marinas se degrada y dispersa a los pocos días de la partida de un animal, pero  permanece en el agua, a pesar de las corrientes y las mareas, el tiempo suficiente para detectar la presencia pasajera de una especie. Durante dos años, desde la primavera de 2017 hasta la primavera de 2019, el muestreo se realizó en un par de sitios de la ensenada Barnegat, Nueva Jersey, a unas pocas millas de distancia entre sí, para tomar muestras de las aguas del Océano Atlántico y dentro de una bahía protegida.

En 2010, un programa del Censo de Vida Marina, el Futuro de las Poblaciones de Animales Marinos (FMAP), pronosticó cambios en la diversidad de especies marinas en función del hábitat disponible y cambios anticipados en la temperatura del agua. Jesse Ausubel, Director del Programa para el Medio Ambiente Humano de la Universidad Rockefeller, dice que la raya común de Brasil o el pez rey del golfo, al norte de su rango conocido, se ajusta a la predicción de FMAP, aunque señala que otras explicaciones siguen siendo posibles.

Puede leer: EN IMÁGENES: 10 datos que hacen de las tortugas unos animales increíbles

Por ejemplo, los animales pueden haber evadido las redes de arrastre de Nueva Jersey durante años. Con los cambios en los océanos debido al clima, la contaminación química, los escombros, el ruido, la iluminación nocturna y otros factores. Ausubel subraya que “este estudio establece además el ADN ambiental acuático como un innovador, económico y de bajo impacto sistema de monitorear las migraciones de la vida marina, cambiando los rangos, la diversidad y la distribución".