La comunidad de Cartago, Valle del Cauca, denunció a través de las redes sociales una migración masiva de las garzas blancas o del ganado (Bubulcus ibis) del ecoparque La Salud El Samán. Incluso algunas personas aseguraban que las aves estaban siendo exterminadas debido a la ausencia de las autoridades municipales.

Ante esto, funcionarios de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) inspeccionaron el humedal del ecoparque para verificar la situación y dar claridad a los ciudadanos sobre la presencia de esta especie en el departamento. 

Le puede interesar: Boa que escapó de sus captores volvió a la selva

La migración de estas aves se debe a las dinámicas naturales de la especie. Las garzas blancas o de ganado se reproducen en este humedal, pero pasados 30 o 40 días migran de manera voluntaria”, dijo Jhon Alexánder Aldana, técnico operativo de la CVC.

Las excretas de las garzas afectan considerablemente la calidad del agua del humedal. Foto: CVC.

Al recorrer el humedal, la autoridad ambiental evidenció un detrimento en la calidad del espejo de espejo por el exceso de excretas de las garzas, “ya que el pH se ve alterado y ello implica un gran riesgo para las demás especies que allí habitan, tanto acuáticas como terrestres y aéreas”, informó Aldana.

Le puede interesar: Ranas únicas del Pacífico se reproducen con éxito en el Valle del Cauca

Según el experto, la alcalinidad del agua afecta la flora, seca los árboles y también destruye la microfauna allí presente, “al igual que los mamíferos, reptiles y demás aves que la consumen. Estas problemáticas son consecuencia de la sobrepoblación de las garzas blancas”.

La CVC indicó que en el caso de especies invasoras como la garza blanca, es necesario adelantar acciones de control poblacional para mitigar el impacto negativo sobre los ecosistemas y la avifauna asociada.

La población de garzas debe ser controlada para evitar afectaciones a otros ecosistemas. Foto: CVC. 

“A lo largo y ancho del departamento monitoreamos los sitios de interés ambiental para determinar la presencia de esta garza y otras especies y así proceder con el respectivo control que garantice el equilibrio de los ecosistemas, los cuales se ven ciertamente afectados”, expresó la entidad.

A finales del año pasado, la CVC llevó a cabo el control poblacional de garzas mediante la remoción de árboles y nidos en el humedal del ecoparque de Cartago, al igual que los huevos y polluelos que se encontraban en el área del espejo lagunar. “De esta manera se garantizó la mitigación de la carga orgánica”.

Le puede interesar: Rescatan a un halconcito colorado con un ala herida en Buga

Aunque estas aves son muy llamativas, lo que podría percibirse como un punto a favor del embellecimiento paisajístico, la CVC advierte que su presencia masiva puede alterar el equilibrio biológico del lugar.

El control poblacional incluye la reubicación de los huevos de las garzas. Foto: CVC.

“Dentro de las acciones adelantadas se dio prioridad a la reubicación de los volantones en puntos estratégicos para garantizar su reproducción y supervivencia, de tal forma que los índices promedio de población no se vieran afectados”, informó la entidad.

Aldana aseguró que en las próximas semanas se emprenderán acciones para recuperar el espejo lagunar del humedal, donde se retomará el control no sólo de las garzas sino de las ranas toro y caracoles africanos, al igual que la extracción de dos babillas y el retiro de fauna doméstica, como gatos y gansos.