Entre las verdes ramas de un árbol de aguacate se paseaba sigilosamente un puma concolor en el Parque de La Piedra del barrio La Enea de  Manizales.
Una mujer que paseaba con sus dos hijas por el lugar aquel 15 de diciembre de 2017 se percató de la presencia del felino. 

De inmediato llamó a la Policía para dar a conocer el sorprendente hallazgo. Sin embargo, los agentes pensaron que se trataba de una broma; tras la insistencia de la ciudadana decidieron acudir al lugar.

Al arribar al sitio lograron comprobar que se trataba de un animal salvaje. La noticia causó revuelo en el sector, por lo que de un momento a otro decenas de personas llegaron al lugar  para observar a este animal que se encuentra amenazado debido a la reducción de ecosistemas aptos para vivir y a que su taza de reproducción es muy baja. 


La Corporación Autónoma Regional de Caldas (Corpocaldas) asumió entonces el caso, junto al el Grupo de Atención y Rescate Animal (GARA). 

Para poder trasladar al puma a un lugar seguro era necesario sedarlo. Para lograr el cometido fue necesario acordonar el parque para evitar que el animal huyera y despejar la zona de tantos curiosos. 

Finalmente la tarea se cumplió y el animal, que al parecer arribó a ese lugar de la capital caldense debido a la escasez de comida en su hábitat y las bajas temperaturas que se registraron en esos días, fue llevado a las instalaciones de Corpocaldas donde permaneció por cuatro días en observación. 

Al percatarse que se encontraba en buen estado los funcionarios de esta autoridad ambiental decidieron liberar esta especie, también conocida como león de montaña, en la Reserva Forestal Protectora Bosques de la Chec, no sin antes instalarle un collar de telemetría satelital que permitiría conocer su ubicación a través del programa que se visualiza en Google Earth. 

De esta manera, este puma se convirtió en el primer ejemplar en colocarle esa tecnología en Colombia. 

Según los reportes el felino permaneció en la región durante los dos primeros meses y luego cruzó el norte de Caldas hasta llegar al departamento de Antioquia

"Su última ubicación fue registrada el sábado 4 de agosto en un punto cercano al municipio de Ituango", apuntó Corpocaldas en un comunicado. 

Sin embargo, la comunidad caldense, que estuvo muy pendiente de lo que pasara con el puma, se conmocionó al enterarse que el animal había muerto, al parecer, envenenado en Antioquia. 

Óscar Ospina Herrera, profesional especializado de Corpocaldas, afirmó que por medio de la comunidad de la vereda Altos de Chirí de Briceño, esa entidad supo que el puma estaba muerto y que le habían quitado el collar. 

"Nos enviaron fotos que nos permitieron verificar que se trataba del mismo ejemplar. A la fecha, continuamos adelantando gestiones conjuntas con las autoridades ambientales de Antioquia, que ayuden a recuperar lo que se pueda del cuerpo y enviarlo al laboratorio para hacerle pruebas que confirmen si falleció por envenenamiento como lo indican los habitantes”, comentó Herrera. 
Sobre el particular la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia (Corantioquia) señaló que se encuentran adelantando las indagaciones con la comunidad del sector para determinar las circunstancias en las que se dio la muerte del puma.
“Al confirmarse la muerte del animal se convocó a un consejo de seguridad con la administración municipal de Briceño en el que participó la Fuerza Pública y la personería. Allí se evaluaron las condiciones para visitar la zona donde fue reportado por última vez y de donde se tienen las fotografías”, apuntó Luz Adriana Molina, subdirectora de ecosistemas de Corantioquia, quien agregó que el cuerpo no ha podido ser recuperado porque había sido ubicado en un caño. 

Por su parte, Corpocaldas hizo énfasis en la necesidad de recuperar el collar, con el fin de  recuperar la mayor cantidad de información posible. 

Esa Corporación dio a conocer que de acuerdo a los registros, el puma concolor recorrió en promedio 11 kilómetros cada día. Durante du desplazamiento se identificaron algunos corredores biológicos que facilitaron su movilidad. 

Adicionalmente, no se detectaron ataques o conflictos asociados con pobladores. 

"Esta no es una especie que por naturaleza cause conflictos a los humanos, ataque a la población humana o al ganado como comportamiento natural. Existen medidas de ahuyentamiento que resuelven los conflictos que genera la presencia de estos animales. Nuestro llamado es a que aprendamos a convivir con la fauna silvestre", expresó Herrera.

El equipo de Fauna Silvestre de Corpocaldas ha recibido reportes sobre la aparición de estos mamíferos terrestres en Norcasia, La Dorada, Victoria, Pensilvania, Marulanda, Manizales, Neira, Riosucio y Risaralda.

Esta especie de puma puede vivir hasta 12 años. Es el segundo felino más grande de América, luego del jaguar. Es carnívoro y puede alimentarse de cualquier tipo de presa animal. Se caracteriza por ser ágil y solitario.