La edición número 25 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático pasará a la historia porque no pasó nada. Los líderes de la Unión Europea (UE) han sido, por ejemplo, incapaces de lograr la unanimidad y han decidido aplazar el objetivo de fijar la neutralidad climática para 2050, solo hasta junio de 2020, tras el bloqueo de Polonia por la falta de garantías económicas para realizar la transición energética.

Así las cosas, en junio próximo ya debería estar resuelto el Marco Financiero Plurianual –los presupuestos de la UE 2021-2020–, y las dudas económicas. 

Ángela Merkel, canciller alemana, señaló que pese a las intensas discusiones, Polonia no se ha comprometido y lo postergó para el próximo año. Sin embargo, la líder política ha querido aplacar las críticas al indicar que se pasó de ocho países que estaban a favor de la meta 2050 en mayo de 2019, a 27 en diciembre. Pero para que haya un acuerdo se requiere que todas las naciones acepten implementar las medidas. 

Le recomendamos: COP25: cumbre de incapaces

Este malogro llega horas después de que Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, presentara en el Parlamento Europeo su Pacto Verde, que establece aumentar del 40% actual al 50 o 55% la reducción de emisiones para 2030, como paso previo a la neutralidad climática en 2050.

De esta manera cierra la COP con pocos avances, muchas promesas y posiciones encontradas. 

Cuatro años después de la firma del Acuerdo de París, la ciencia elevó al máximo la alerta que supone el calentamiento global y los primeros efectos devastadores empezaron a manifestarse con fenómenos climáticos extremos. Ante esa situación ,millones de personas en el mundo hicieron suya la problemática saliendo a las calles para reclamar acciones inmediatas a los gobiernos y esa, quizá, ha sido la mayor ganancia en esta edición: el empoderamiento ciudadano.  

Le sugerimos: “Las COP no han servido para nada”

La militante ecologista Greta Thunberg, elegida personalidad del año por la revista Time, llevó a la COP25 en Madrid la voz de los jóvenes, cuyo grito se hizo sentir con una fuerza inédita en esta conferencia anual de la ONU.

Pero el entusiasmo político con el que se suscribió el Acuerdo de París con el fin de limitar el cambio climático a menos de + 2 ºC e idealmente a + 1,5 ºC, parece desvanecerse, a la par con un retroceso del multilateralismo y el repliegue nacionalista en el mundo.

"Estamos muy preocupados, la mayoría de los textos (sobre la mesa) no son compatibles ni aceptables respecto al espíritu del Acuerdo de París", indicó el ministro costarricense de Ambiente, Carlos Manuel Rodríguez.

El compromiso británico de 2020 

Unos 200 países están llamados a mostrar su determinación de elevar en 2020 sus metas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para alcanzar la seguridad climática del + 1,5 ºC. 

Pero grandes emisores como China e India descartaron hacerlo próximamente. Estados Unidos mucho menos al haber anunciado su retirada del Acuerdo de París.

Solo la Unión Europea aprobó el jueves en una cumbre en Bruselas lograr la neutralidad carbono en 2050, pero el pacto no incluye a Polonia, uno de los países miembros más contaminantes. 

Por su parte, el Reino Unido aseguró al día siguiente de la victoria electoral de Boris Johnson que la lucha contra el cambio climático será su "prioridad" en 2020, cuando albergará la COP26, en Glasgow (Escocia).

Le puede interesar: “Colombia debe llevar a cero la deforestación”

Pero en Madrid, las divisiones de la comunidad internacional se hacían cada vez más evidentes con el paso de las horas y pocos creían ya que la cita finalizara como estaba previsto.

Surgieron dos grupos: "Quien quiere ir más deprisa y quien quiere escudarse en lo que hasta ahora ha sido insuficiente para (así) no seguir avanzando", comentó Teresa Ribera, ministra española para la Transición Ecológica. 

El papel clave de Brasil


En la COP25 el Gobierno de Brasil exigió apoyo financiero internacional para proteger el Amazonia, debido a los que sus"ecoservicios tienen un gran valor". Foto: Víctor Moriyama / Greenpeace

Uno de los puntos más complejos y que hace parte esencial del Acuerdo es el que prevé la regulación de los mercados de carbono, un sistema de intercambio de emisiones entre países y empresas diseñado para rebajarlas. 

Algunas países, en especial, Brasil, pero también Australia, son acusados de buscar un "doble conteo", es decir, poder anotarse una reducción de emisiones incluso cuando las venden, lo que dejaría sin efecto el propósito del mecanismo.

"Déjenme ser claro, queremos un compromiso (...) pero de ninguna manera aceptaremos un acuerdo que comprometa la integridad medioambiental", dijo el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans.

Lea también: Siete claves para entender lo que se juega el mundo en la COP25

Para Brasil cualquier negociación sobre ese punto debe ir a la par con que los países ricos materialicen su compromiso de apoyar financieramente a las naciones en desarrollo para hacer frente y adaptarse al cambio climático.

"Los países ricos deben cumplir su promesa sobre los fondos", dijo el ministro de Medio Ambiente brasileño, Ricardo Salles.

También reclamó apoyo financiero internacional para proteger el Amazonia, porque sus "ecoservicios tienen un valor".

"Es difícil tomarse en serio la posición de Brasil cuando en casa están incrementando la deforestación", afirmó la directora de Greenpeace International, Jennifer Morgan. "Brasil parece estar aquí en busca de dinero".

Hacia un calentamiento de hasta 5 ºC 

Mientras la ONU estima que habría que reducir las emisiones en un 7,6% anual entre 2020 y 2030, estas siguieron aumentando en 2019 en el mundo.

Al ritmo actual, la temperatura mundial podría aumentar hasta 4 o 5 ºC a finales de siglo respecto a la era preindustrial y comprometer el futuro de las jóvenes generaciones.

"Es como si lo que pasara en el mundo real y en las calles con los manifestantes, no existiera", dijo Alden Meyer, un veterano observador de las negociaciones. "Aquí estamos en un mundo imaginario".

El despertar de los jóvenes

La creciente presión ciudadana para que los gobiernos adopten medidas concretas y efectivas para mitigar los impactos de la crisis climática quedó evidenciada en la COP25. 

Greta Thunberg, ícono de esa lucha, volvió a criticar a los líderes mundiales por actuar "como si no hubiera un mañana" y desde Italia invitó a los jóvenes a considerar el 2020 como "el año de la acción", el inicio de una década de lucha. 

En la próxima década, que inicia en pocas semanas, "se definirá nuestro futuro", aseguró la joven activista de 16 años, quien participó este viernes en Turín (norte) en una nueva jornada de huelga escolar por el clima.  

Lea también: La defensa de Michelle Obama a Greta Thunberg a través de redes

La adolescente sueca hizo una parada por esa ciudad norteña, afectada por una fuerte nevada, de regreso a su hogar, en Suecia.

"En menos de tres semanas entraremos en una nueva década, una década que definirá nuestro futuro", comentó Greta, vestida con un grueso impermeable amarillo y gorra.


Greta estuvo participando en una huelga escolar por el clima este viernes en Turín (Italia). Foto: Filippo MONTEFORTE / AFP

Frente a una multitud de estudiantes de secundaria y universitarios, que la ovacionaron, la joven comentó sobre la reciente Cumbre del Clima en Madrid, donde habló ante el plenario de su lucha contra la crisis climática y resaltó que la esperanza no viene de los gobiernos, sino de las personas.

"Todavía están tratando de eludir sus responsabilidades", dijo al referirse a los líderes mundiales. Y agregó: "no es justo que las generaciones mayores transfieran la responsabilidad de resolver la crisis a los jóvenes que no han generado esta situación", agregó.

Le sugerimos: Greta Thunberg es la persona del año, según la revista TIME

"Los adultos se comportan como si no hubiera un mañana", lamentó. Aseguró, además, que los jóvenes "hemos dejado de considerar el futuro como una certeza", afirmó con tono sereno y claro.

Entre las posibles candidatas al premio Nobel de la Paz, Greta es apreciada por su capacidad de movilizar a millones de personas a favor de su batalla contra el cambio climático

*Con información de AFP.