Los alimentos contaminados con bacterias, virus, parásitos, toxinas o sustancias químicas generan que más de 600 millones de personas se enfermen en el mundo cada año y que 420.000 mueran.

El dato fue dado a conocer en el marco de la Primera Conferencia Internacional sobre inocuidad alimentaria, organizada por la Unión Africana (UA), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El objetivo de esta reunión es identificar acciones clave que garanticen la disponibilidad y el acceso a alimentos inocuos ahora y en el futuro. Ello requerirá un compromiso internacional de alto nivel para apoyar la inocuidad alimentaria en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Le sugerimos: Con la comida que se bota en Colombia en un año se podría alimentar Bogotá durante 365 días

Líderes mundiales presentes en el encuentro dijeron que es necesaria una mayor cooperación internacional para evitar que los alimentos insalubres perjudiquen la salud y frenen el progreso hacia el desarrollo sostenible.

El análisis apunta a que las enfermedades vinculadas a la inocuidad alimentaria sobrecargan los sistemas sanitarios y perjudican a las economías, el comercio y el turismo.

Y va más allá. Indica que el impacto de los alimentos nocivos le cuesta a las economías de ingresos bajos y medianos alrededor de 95.000 millones de dólares anuales en pérdida de productividad.

Por estas y otras razones, la inocuidad de los alimentos debe ser un objetivo primordial en cada etapa de la cadena alimentaria, desde la producción hasta la recolección, el procesado, almacenamiento, distribución, preparación y consumo, subrayaron los especialistas participantes de la conferencia.

En el discurso de inauguración, el director general de Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano, dijo que no existe seguridad alimentaria sin inocuidad alimentaria.

Le puede interesar: Estos alimentos pueden ser peligrosos para su salud

“Esta conferencia es una gran oportunidad para que la comunidad internacional refuerce sus compromisos políticos y se involucre en medidas clave. Salvaguardar nuestros alimentos es una responsabilidad compartida. Todos debemos desempeñar nuestro papel. Hay que trabajar juntos para apoyar la inocuidad alimentaria en las agendas de las políticas nacionales e internacionales”, manifestó.

Se requiere seguridad alimentaria

Por su parte, el presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat, manifestó que la alianza entre la Unión Africana y las Naciones Unidas ha sido prolongada y estratégica y la conferencia que se desarrolla en torno al tema es una demostración de esta asociación. “Sin alimentos inocuos, no es posible lograr la seguridad alimentaria”, aseguró.

“Los alimentos deben ser una fuente de nutrición y disfrute, no una causa de enfermedad o muerte”, afirmó, a su vez, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director General de la Organización Mundial de la Salud. “Los alimentos insalubres son responsables de cientos de miles de muertes cada año, pero no han recibido la atención política que merecen. Garantizar que las personas tengan acceso a alimentos inocuos requiere una inversión sostenida en regulaciones más estrictas, laboratorios, vigilancia y seguimiento. En nuestro mundo globalizado, la inocuidad alimentaria es un problema de todos”.

Entre tanto, el director de la Organización Mundial del Comercio, Roberto Azevedo, consideró que la inocuidad de los alimentos es un elemento central de la salud pública y será crucial para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030.

Lea también: Empresarios y BID buscan reducir desperdicio de alimentos en América

El comercio es una fuerza importante para sacar a la gente de la pobreza... cuando nos volvamos a reunir en Ginebra en abril, consideraremos estas cuestiones con mayor profundidad”.

En un par de meses, los días 23 y 24 de abril se llevará a cabo en Ginebra el Foro Internacional sobre Inocuidad de los Alimentos y Comercio, el cual se centrará en los vínculos entre la inocuidad alimentaria y el comercio.