Eliminar el uso de 20 toneladas de mercurio en la minería de subsistencia en los próximos cuatro años es la apuesta del Ministerio de Minas y Energía, y Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, Pnud. 

Para lograrlo implementarán un proyecto que estará concentrado en 11 municipios de los departamentos de Cauca, Antioquia y Bolívar, en donde la utilización de este químico en la pequeña minería es alta. Se trata de las poblaciones de Buenos Aires, Suárez, Timbiquí y Guapi, en Cauca; Segovia, Tarazá y Cáceres, en Antioquia, y Tiquisio y otros tres que se encuentran en evaluación, en el sur de Bolívar. 

Estas localidades fueron priorizadas de acuerdo con su producción aurífera, consumo de mercurio, legalidad, puntos calientes por emisiones de mercurio identificados en aire, suelo y agua, y reportes de intoxicación por este químico. 

Le puede interesar: En 5 años, Colombia debe estar libre de uso de mercurio en su industria

“Este proyecto se articula con la política del gobierno nacional de legalidad y emprendimiento para la equidad. Desde el Ministerio de Minas y Energía, y con la aprobación del Plan Nacional de Desarrollo, venimos trabajando en el marco legal para conseguir una minería desarrollada con altos estándares y sostenibilidad ambiental”, mencionó María Fernanda Suárez, ministra de Minas y Energía. 

En esta iniciativa, que será financiada por el Fondo Global para el Medio Ambiente -GEF GOLD con una inversión de 6 millones de dólares, estarán trabajando directamente con 2.000 mineros en los mencionados municipios para evitar o eliminar el uso de cuatro toneladas de mercurio por año. De esta forma -según las cifras manejadas por el Ministerio- se impactarán a 292.697 beneficiarios indirectos de las poblaciones priorizadas, distribuidos en 141,924 mujeres y 150,773 hombres, por cuenta de que tendrán menos exposición al mercurio.

“La minería de oro artesanal y en pequeña escala (ASGM) es una fuente de empleo para 10 o 20 millones de mineros en más de 80 países, que producen, aproximadamente, el 20% del oro del mundo, por eso facilitar la aplicación de las mejores prácticas ambientales es indispensable para el bienestar de las poblaciones rurales que dependen para su sustento de esta actividad, que es la mayor fuente de contaminación mundial por mercurio en el mundo, ya que representa más de un tercio de las emisiones globales. Con este proyecto avanzamos en los compromisos del Convenio de Minamata sobre Mercurio que promueve que los países con ASGM significativo tomen medidas para eliminar el uso de este químico en el sector”, afirmó Jimena Puyana, gerente Nacional de Ambiente y Desarrollo Sostenible del Pnud, organismo que en enero de 2019 firmó este convenio con el Ministerio de Minas y Energía. 

Le sugerimos: Sembrarán yarumos y piñones para captar mercurio

El proyecto, en el que también participan el Ministerio de Ambiente y el Ministerio de Salud, sienta sus bases en el desarrollo de mejores prácticas en beneficio aurífero que contribuyan con el cuidado de la salud de los mineros, pero también del medioambiente, al igual que al fortalecimiento institucional, la inclusión financiera y el aumento de la legalidad en el sector. Adicionalmente, se adelantará una intervención con enfoque diferencial y de género, incluyendo tres organizaciones de mujeres mineras.

“Con este proyecto estamos recogiendo todas las experiencias que se vienen realizando de tiempo atrás de forma exitosa y que nos han dado ejemplos de cómo se puede realizar la actividad cumpliendo estándares ambientales”, mencionó Ricardo Lozano, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

La instalación de tres plantas de beneficio fijas, una en cada departamento, es una de las acciones que se adelantarán, al igual que la rotación de otras seis plantas más por los municipios priorizados para la transferencia de conocimiento y capacitación de los mineros en buenas prácticas.

Un estudio de la cadena de mercurio realizado por la Unidad de Planeación Minero-Energética, Upme, y el Ministerio de Minas y Energía en 2014, estableció un consumo de 193 toneladas de mercurio al año en el país con fines mineros, de las cuales 105 se concentraban en operaciones legales y 88 que están fuera del marco de la ley.

Lea también: Mercurio, el veneno de la minería artesanal en Colombia

Desde entonces, el ministerio ha venido adelantando varias acciones para mitigar su impacto como la realización de convenios para la asistencia técnica en recuperación de oro sin uso de mercurio; caracterizaciones de yacimientos de oro en ocho departamentos con propuestas eficientes y la modernización de la institucionalidad minera. Producto de esta intervención se estima que hasta la fecha se ha eliminado el consumo de 90 toneladas de mercurio por año, a través de la transferencia de técnicas de producción más limpia en 76 plantas y 42.700 barequeros.

Entre tanto, se viene trabajando en la construcción de un proyecto de ley en contra de la explotación ilícita de minerales, entre los que se incluyen agravantes por uso de mercurio. Esto le dará "dientes" a las autoridades para poder combatir más férreamente esta problemática.