La tenencia y tráfico ilegal de animales sigue estando a la orden del día en Colombia. A diario la Policía Nacional y autoridades ambientales regionales recuperan ejemplares que, en lugar de estar en su hábitat natural, permanecen encerrados en jaulas miniaturas, en casas de familia o están próximos a ser vendidos.

Hace un año, las autoridades incautaron alrededor de 54 animales víctimas de este delito. Loros, guacamayas y tortugas, algunas de las especies más traficadas en el país, entraron al Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre (CAV) de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) para recuperarse del tiempo que estuvieron en cautiverio.

Puede leer: EN VIDEO: El regreso al bosque de siete animales víctimas del tráfico de fauna

En el CAV, ubicado en Tocaima, Cundinamarca, el equipo de profesionales conformado por zootecnistas, veterinarios y biólogos, rehabilitó a estos ejemplares para que, de ser posible, regresaran a su hábitat natural del que nunca debieron salir. Este proceso suele ser largo y difícil, razón por la cual permanecieron allí durante un año.

Sin embargo, no todos los animales corren con la misma suerte que estos 54 ejemplares. En muchas ocasiones el proceso de rehabilitación, por más largo y completo que sea, no es exitoso. Esto ocurre cuando los animales pierden sus características silvestres por convivir tanto tiempo con humanos. Tanto así que, de ser liberados, morirían en cuestión de días por no saber cazar o defenderse.

Los animales estuvieron un año en rehabilitación en el CAV de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, ubicado en Tocaima. Foto: CAR

Pero para estos animales, por fortuna, la espera terminó y el próximo 22 de diciembre recobrarán su libertad en una reserva natural. Para ello, la CAR trasladó a este grupo de animales silvestres hasta el hogar de paso El Picón de la Corporación Autónoma Regional de la Orinoquia (Corporinoquia), ubicado en Yopal, Casanare. Allí terminarán de cumplir durante algunos días su proceso de rehabilitación para llegar en las mejores condiciones a su destino final.

“Después de un proceso técnico por parte de nuestros profesionales, se llegó a la determinación de trasladarlos a un hábitat propio donde ellos pueden culminar un proceso de adaptación más adecuado”, explicó Enrique Vargas, zootecnista de la CAR Cundinamarca.

Le recomendamos: Desarticulan banda de traficantes de fauna que operaba por redes sociales

Por su parte, Álvaro Flórez, médico veterinario de Corporinoquia, explicó que estos días serán claves para que los animales se adapten de nuevo a su hábitat y de esta forma sea exitoso el proceso de liberación. La rehabilitación nutricional, por ejemplo, será fundamental en este tiempo. 

“Se alimentarán con frutos que normalmente encuentran en su entorno, disponiéndolos de tal manera que deban realizar la búsqueda con algún grado de dificultad. Además, tendrán ejercicios de vuelo y serán sometidos a pruebas comportamentales para garantizar que ya estén listos para regresar a su entorno y sobrevivir por sí mismos”, aseguró el profesional. 

Nuevos rescates

Mientras estos 54 ejemplares están ad portas de recuperar su libertad, cuatro animales silvestres, por su parte, fueron rescatados por la CAR y la Policía Ambiental. 

Los ejemplares recibirán atención integral en el CAV de Tocaima. Foto: CAR

Se trata de un mono cariblanco, una guacamaya, un loro negro y una lora común, que estaban en cautiverio en viviendas de los municipios de Pacho y Topaipí. 

Puede leer: Liga de las Abejas, un proyecto que busca la conservación ambiental en Colombia

Con el fin de liberarlos en su hábitat natural, la Corporación trasladó a los individuos al CAV de Tocaima. Allí recibirán atención integral por parte de expertos para regresar posteriormente a la libertad. 

Un mono cariblanco, una guacamaya, un loro negro y una lora común fueron rescatados por las autoridades. Foto: CAR

“Se incautó en el municipio de Topaipí, Inspección de Policía de San Antonio de Aguilera, un mono cariblanco que se puso a disposición de esta entidad y en el municipio de Pacho se rescató una guacamaya, un loro negro y una lora común”, explicó, Alejandro Fiquitiva, director de la regional Rionegro de la CAR.