Medellín volvió a entrar en una fase crítica de contaminación atmosférica. La situación es de tal gravedad que las autoridades decretaron el estado de alerta y les recomendaron a los habitantes que se abstengan de realizar actividades al aire libre. En otras palabras, la calidad del aire está tan deteriorada que el simple hecho de respirar en esa ciudad puede llegar a ser riesgoso para la salud.

La contaminación en la capital paisa proviene de la combustión de la gasolina y el ACPM que mueven a los vehículos y a las industrias. Este proceso químico libera grandes cantidades de material particulado a la atmósfera. En condiciones metereológicas de poca radiación y baja nubosidad como las actuales, estos elementos no se dispersan sino que quedan suspendidos muy cerca de la superficie, donde son aspirados por los tres millones de personas que habitan ese estrecho valle de menos de siete kilómetros de ancho.

En contexto: La alerta roja por contaminación del aire que regresó a Medellín

Estas partículas son tan diminutas que la nariz no las alcanza a filtrar y pasan directamente a los sistemas respiratorio y sanguíneo. Una vez allí, estos agentes extraños se convierten en la causa de múltiples enfermedades intestinales, respiratorias, cardiovasculares y distintos tipos de cáncer. Incluso, en muchos casos pueden conducir a la muerte de las personas que se exponen a estos ambientes por periodos prolongados. 

Así lo confirma un estudio publicado el año pasado por el Departamento Nacional de Planeación, que muestra que hay una relación directa entre contaminación del aire urbano y aparición de síntomas respiratorios y bronquitis crónica en personas mayores de 44 años, así como enfermedades de las vías respiratorias en menores de cinco años. También tiene que ver con la mortalidad por cáncer de pulmón, enfermedad cardiopulmonar y con todas las causas de muerte en menores de cinco años.

Para el caso concreto del Valle de Aburrá, el informe contiene una cifra preocupante: el 12,3 por ciento de las muertes no violentas que se presentan cada año en la ciudad se pueden atribuir a la contaminación del aire. Así, de las 17.113 defunciones por causas no violentas que se registraron en 2016, 2.105 estuvieron relacionadas con esta situación. Además del drama humano que está detrás, esto representó un costo de $2,8 billones de pesos para el sistema de salud, una cifra equivalente al 5 por ciento del PIB del área.

Le sugerimos:Baja calidad del aire ocasionaría 5.000 muertes en Colombia

Sin embargo, el profesor Elkin Martínez tiene un diagnóstico más inquietante. Luego de contabilizar los certificados de defunción asociados a enfermedades respiratorias crónicas, cáncer de pulmón y accidentes cerebrovasculares registrados en el Dane entre 1980 y 2012, el investigador de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Antioquia llegó a la conclusión de que cada tres horas muere una persona en Medellín por causas relacionadas a la contaminación del aire.

Por eso, Martínez afirma que en la ciudad se está viviendo una epidemia de muertes por la pésima calidad del aire. Para probarlo, indica que mientras en 1980 murieron 200 personas por enfermedades obstructivas crónicas, en 2012 esa cifra ascendió a 1.000. Lo mismo ocurre con el cáncer de pulmón, cuya tasa de mortalidad por cada 100.000 habitantes pasó de 11,8 a 21,4 en ese periodo. En Medellín la tasa de mortalidad por esta causa es 3,4 veces la de Bogotá y 2,7 veces la de Colombia.

Le recomendamos: Medellín sufre un problema crónico de contaminación

Aunque los hallazgos de Martínez no son tomados como referencia por las autoridades ambientales porque no provienen de un estudio epidemiológico, sí evidencian un patrón en los impactos negativos que trae la contaminación para la salud pública. Como explica la investigadora de la Universidad de Antioquia Luz Yaneth Orozco, “es un hecho que hay una tendencia en el aumento de la incidencia del cáncer de pulmón y de las enfermedades cardiovasculares, así como de los contaminantes en el aire. Pero para saber con certeza la relación entre ambos factores habría que hacer un seguimiento desde los propios consultorios médicos”.

Según el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, actualmente está en proceso de elaboración un estudio epidemiológico que le dará dimensiones exactas a la problemática. Entre tanto, la alerta roja se mantendrá en principio hasta el viernes y lo recomendable es que las personas eviten al máximo estar a la intemperie. En este momento, respirar el aire de Medellín puede llegar a ser mortal.