En medio de los últimos enfrentamientos entre la Policía y los grupos manifestantes en varias ciudades del país como protesta por la muerte del abogado Javier Ordóñez, salió a relucir el tema sobre el uso de animales para tareas de control marchas.

Por redes sociales, la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá informó, por ejemplo, que cinco caballos del grupo de caballería resultaron heridos con cortaduras y golpes en múltiples partes del cuerpo tras los disturbios. 

Entre tanto en Bogotá, un sondeo realizado por 64 personas, entre animalistas, integrantes de ONG y algunas autoridades, permitió establecer que de los 156 perros y 15 gatos que vivían en los 51 de los CAI que resultaron afectados en la capital, luego de las revueltas del pasado del 9 y 10 de septiembre, dos murieron por cuenta de las quemaduras y la inhalación de gases, tres perros fueron atropellados cuando huían de los disturbios, diez huyeron y no han regresado y 111 perros están a salvo en hogares de paso. Adicionalmente, 43 animales permanecieron en los CAI, pese a los disturbios y uno perro fue adoptado por una familia que lo encontró.

Le puede interesar: Animales, víctimas silenciosas de los disturbios entre humanos

Ante este panorama, en Medellín, un grupo de defensores de los animales y ONG radicaron ante la Alcaldía un proyecto de decreto que busca que animales como caballos y perros sean sacados de las marchas y protestas ciudadanas y no sigan siendo utilizados por la Policía para tareas de control, al ser considerados como seres sintientes y con derechos.

Y es que según informaron, en las últimas revueltas registradas los uniformados utilizaron los caballos para repeler las marchas, situación que generó una gran indignación y motivó a la elaboración del proyecto de acuerdo. 

Óscar Montoya, vocero del colectivo Centro de Bienestar Animal, Zona 5 (Castilla), quien abandera el proceso en Medellín, sostiene que la propuesta es viable ya que los alcaldes son los jefes de Policía en las ciudades y pueden regular sus actuaciones.

Afirmó que el proyecto se sustenta en la Ley 1774 de 2016, que establece la protección animal como un hecho obligatorio en el país y cuyo artículo 3 define que los animales deben ser objeto de respeto, solidaridad, compasión y prevención del sufrimiento.

Le sugiermos: Navidad sin pólvora: el regalo que buscan darles a los animales domésticos

La iniciativa fue respaldada, además, por el concejal Juan Jiménez Lara, al considerar que los animales no pueden inmiscuirse en los conflictos. 

"En Colombia se debe prohibir el uso de animales como elementos disuasivos en protestas sociales. Esa guerra no es de ellos", sostuvo en su cuenta de Twitter. 

Aseguró que los animales no estaban ahí por su voluntad y sí eran los más expuestos a sufrir las consecuencias de la confrontación. "No son ni armas ni escudos para ser usados en la guerra, es algo que no se compadece con estos tiempos”, expresó. 

Los ponentes recordaron que era el Esmad el organismo que se debía encargar de controlar las protestas y que los caballos habían sido usados a lo largo de la historia por los carabineros para labores de patrullaje e inpección en el sector rural y allí deberían permanecer.

La respuesta del alcalde Daniel Quintero Calle no tardó. A través de un trino el mandatario respaldó la iniciativa. "He pedido a la Policía Metropolitana no hacer más uso de caballos en el control de marchas en la ciudad", indicó.  

No obstante, esta no será una medida tan fácil de adoptar, ya que la Policía recordó que los animales hacen parte del componente de carabineros y siempre se requieren para controlar alteraciones de orden público, por tal razón, aclararon que la última respuesta la tiene el Ministerio de Defensa y la Dirección Nacional de la Policía. 

Adicionalmente el proyecto de acuerdo también le fue entregado a los congresistas antioqueños Nicolás Albeiro Echeverri, Germán Blanco y Juan Diego Gómez para que adelanten el trámite pertinente ante el Congreso y que la medida tenga alcance nacional.  

A esta propuesta, también se sumó el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, quien afirmó que apoya la idea del mandatario de Medellín, de no usar caballos en medio de las jornadas de protestas, debido a que - según él - los equinos de la Policía sufren heridas en estos procedimientos. 

Comparto el criterio de los animalistas que no se deben de involucrar los equinos en las multitudes donde hay presencia de explosivos por la salud de los animales. Estoy valorando la manera en que la Policía no los incorpore en estas prácticas”, apuntó Ospina en la FM. 

El alcalde considera que se debe hallar una alternativa para reemplazar a los caballos de la Policía de Carabineros.